EÑE
| 18 OCT 2016, 12:00 AM

Una de romanos


Aunque parezca una incongruencia a los números también se les aplican las reglas ortográficas, y, para escribir correctamente un texto, tenemos que prestar atención a estos detalles. Recuerdo que antaño formaba parte de nuestra formación escolar el aprendizaje de la numeración romana, un sistema de representación de los números mediante letras del alfabeto. Siete letras con un valor fijo cada una, siempre en mayúsculas y sin espacios que las separen.

Las mayúsculas tienen una razón de ser histórica: el alfabeto latino originalmente solo utilizaba letras mayúsculas. Aunque en nuestra lengua este sistema de numeración ha quedado restringido a usos muy concretos, desplazado por el sistema arábigo desde la Edad Media, no está de más conocerlo. Los encontramos en las series de reyes o papas que tienen el mismo nombre. Como el papa Francisco es el primero de su serie (en tantas cosas, no solo en el nombre) obviamente no necesita acompañarlo con la cifra romana.

Los números romanos se aplican en la numeración ordinal de las series de congresos, exposiciones, certámenes o competencias deportivas: XVIII Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo. Los números romanos llevan en sí mismos este valor ordinal por lo que no debemos recurrir a la letra volada: *II.ª Jornada de Investigación Académica. Aparecen con frecuencia para indicar el mes en una fecha: 12-X-2016. Con este fin los leemos en los monumentos y en las placas conmemorativas. Por cierto, y no solo en lo relacionado con los números romanos, no estaría de más que nuestras autoridades prestaran un poco de atención ortográfica a estos rótulos. Como ciudadanos y buenos hablantes, o aspirantes a serlo, nos lo merecemos.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese