Biden: "Nuestra política ahora es trabajar con América Latina juntos como socios"

Foto White House

P. La República Dominicana inició recientemente un Programa de Regularización de inmigrantes ilegales a fin de resolver la mayoría de la inmigración haitiana al país. ¿Es un paso en la dirección correcta de acuerdo con los Estados Unidos?

R. Ciertamente, aplaudimos al Presidente Medina y al poder legislativo por la promulgación de los programas de regularización y naturalización. Estos son pasos importantes. También reconocemos el continuo compromiso de su gobierno con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la comunidad internacional. La clave ahora será la implementación justa de estas leyes para asegurar que todos sean tratados de manera igualitaria en función de las circunstancias individuales de cada caso.

P. América Latina siente que ocupa un segundo lugar, en cuanto a la política exterior de los EE.UU., a pesar de que el Presidente Obama goza de una extraordinaria popularidad en el continente. ¿Cuáles son las preocupaciones más importantes de los EE.UU. en el contexto latinoamericano actual?

R. Nuestra relación con la región se basa en profundos lazos económicos y culturales, valores compartidos de democracia y derechos humanos, y un compromiso compartido por el progreso. Tema tras tema, desde la seguridad energética a la prosperidad económica y a nuestros esfuerzos por expandir la educación y la innovación, nuestras alianzas en el Hemisferio Occidental son esenciales para nuestro éxito colectivo.

Cuando el presidente Obama anunció por primera vez, en la Cumbre de las Américas en 2009, que los EE.UU. buscaría alcanzar una "asociación entre iguales" con los países de América Latina, sorprendió a mucha gente. Algunos comentaristas pensaban que no estábamos listos para un nuevo tipo de relación, o que la región no estaba preparada. Pero casi cinco años después, se ha alcanzado un resultado. Les comunico que ya hemos cambiado la forma de hacer negocios y la forma en que lo planteamos. Nuestra política ahora es acerca de lo que podemos hacer con América Latina - trabajando juntos como socios. A lo largo de las Américas, estamos comprometidos con una causa común de fortalecer la seguridad ciudadana, fortalecer las instituciones democráticas, ampliar las oportunidades económicas y la prosperidad, promover la inclusión social para todos, incluyendo a las poblaciones vulnerables. Asimismo, desarrollar mecanismos de energía limpia y segura en un futuro, mientras trabajamos conjuntamente para hacer frente al cambio climático.

Estamos muy entusiasmados con el progreso de la región de Latinoamérica y sus perspectivas para el futuro. Como he dicho antes, el hemisferio occidental siempre le ha importado a los Estados Unidos, pero cobra mayor importancia aún más hoy cuando nuestros vecinos asumen cada vez más roles globales y nuestra propia prosperidad y seguridad se vinculan aún más estrechamente con las de nuestros vecinos. Esa es una razón por la que me estoy realizando mi octavo viaje a la región como Vicepresidente e incluyendo una importante visita a la República Dominicana.

P. El narcotráfico y el tráfico ilícito de drogas son problemas que conducen a la corrupción ya la desestabilización de los Estados. Recientemente, la OEA presentó un estudio en el que recomienda que los países miembros trabajen para despenalizar el uso de drogas. ¿Su gobierno apoya esta iniciativa?


R. Como le he dicho a muchos de mis colegas de América Latina antes, los Estados Unidos de América da la bienvenida a una discusión honesta y abierta sobre la cuestión de la política de control de drogas. El estudio reciente sobre el tráfico de drogas de la OEA destacó una serie de posibles enfoques y escenarios, y lo vemos como una importante contribución al debate hemisférico sobre el control de drogas. Al igual que la propia estrategia nacional de control de drogas de Estados Unidos, que hace hincapié en la importancia de reconocer la adicción como una enfermedad y la necesidad de romper el ciclo de las drogas, la delincuencia y el encarcelamiento. Como dijo el presidente Obama, nuestro enfoque está "basado en la ciencia, no en la ideología."

Cada país tiene que determinar por sí mismo la mejor manera de elaborar políticas de drogas que satisfagan las necesidades específicas de sus circunstancias individuales, en el marco del derecho internacional. En mi propio país, estamos debatiendo algunas de estas cuestiones. Pero no creemos que la legalización sea una "bala de plata". Y si hay una cosa que todos podemos estar de acuerdo, es que las drogas ilegales pueden tener efectos devastadores en la vida de las personas, especialmente los jóvenes.

Enfoques holísticos son esenciales para el éxito a largo plazo. Durante los últimos cinco años, los EE.UU. ha gastado más de $ 40 mil millones de dólares en los enfoques de salud pública como el tratamiento y la prevención. Al mismo tiempo tenemos que seguir reduciendo el suministro de drogas peligrosas; y tenemos que fortalecer la cooperación internacional para desbaratar las organizaciones criminales transnacionales violentas que amenazan la salud pública y la seguridad en todo el hemisferio. Tomamos nuestra responsabilidad de reducir la demanda de drogas en el país en serio, y estamos orgullosos de que en los Estados Unidos se ha reducido el consumo de cocaína en aproximadamente un 40 por ciento en los últimos seis años. También estamos orgullosos de las asociaciones fuertes que tenemos con nuestros vecinos en las Américas, donde estamos trabajando juntos para enfrentar la demanda de drogas, fortalecer las instituciones, compartir inteligencia policial, e interrumpir operaciones criminales transnacionales.

P. Después de la firma de acuerdos de libre comercio entre los EE.UU. y varias naciones del continente, los Estados Unidos han sido el mayor beneficiado, ya que es evidente que los negociadores del gobierno estadounidense estaban mejor preparados durante las negociaciones. ¿Existe la posibilidad de que los acuerdos pudieran ser renegociados, tomando en cuenta lo que la balanza comercial era antes de la firma de los acuerdos y lo que son después de la firma de los mismos?

R. Mientras estoy halagado por su elogio de los negociadores comerciales de Estados Unidos - y son bastante buenos - sé que América Latina también tiene algunos negociadores comerciales muy tenaces. Y creo que si se mira más de cerca, se encontrará que los acuerdos de libre comercio que los Estados Unidos firmó con sus socios en el hemisferio occidental han producido beneficios para todos los involucrados. Las exportaciones de nuestros socios del CAFTA-DR a Estados Unidos aumentaron en un 67 por ciento desde 2005, mientras que las exportaciones de Estados Unidos a los países del CAFTA-DR se incrementaron en 80 por ciento en el mismo periodo. Más comercio significa economías en crecimiento y más empleos para los ciudadanos de nuestros países. De igual importancia, estos acuerdos igualan las condiciones para una competencia económica justa y aseguran importantes protecciones laborales y ambientales. Estos son los objetivos de nuestras políticas comerciales en todo el mundo.

Si bien esto es positivo, hay que recordar que los acuerdos de libre comercio son sólo un conjunto de herramientas para lograr la prosperidad económica. En el mundo actual, los países sólo obtendrán el máximo beneficio de los acuerdos de libre comercio si emprenden políticas para aumentar la competitividad económica, liberar capital y mejorar sus climas de inversión. Apoyamos estos esfuerzos mediante la ampliación de asistencia para la creación de capacidad comercial a un número de nuestros socios de libre comercio, y trabajamos con nuestros socios para revisar la implementación de los acuerdos, lo que garantiza su correcto funcionamiento y la obtención de beneficios mutuos.

P. ¿Cómo percibe las relaciones futuras entre los EE.UU. y la República Dominicana?

R. Los Estados Unidos de América y la República Dominicana disfrutan de una relación fuerte basada en valores compartidos y el compromiso de mejorar las vidas de nuestros ciudadanos. Nuestra gente forma parte central de esta relación. Más de un millón y medio de dominicanos y sus descendientes viven en los Estados Unidos. Más de 250,000 ciudadanos estadounidenses viven en la República Dominicana, y cerca de millón y medio de turistas estadounidenses visitan cada año. Ellos continuarán acercando a nuestros países. Por mi parte, me siento orgulloso de ser el primer funcionario de la Casa Blanca en visitar en más de 20 años.

Nuestro reto como gobiernos es trabajar juntos para promover la prosperidad, la seguridad y la fuerte gobernabilidad democrática. Los Estados Unidos de América es el mayor socio comercial de la República Dominicana, y el año pasado el intercambio comercial alcanzó aproximadamente $11.5 mil millones de dólares. Estamos unidos en nuestros esfuerzos para combatir el crimen transnacional y para proteger los derechos humanos y el Estado de Derecho a través de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe. Además, nos comprometemos a incrementar las oportunidades educativas y económicas para los ciudadanos de nuestros dos países. Una República Dominicana próspera beneficia a nuestras dos naciones.

 

20140619 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas