Casos en Centro Nacional de Visas

$!Casos en Centro Nacional de Visas

Fruto de los cambios recientes, el Centro Nacional de Visas se ha convertido en un verdadero caos, donde los casos viejos están en un limbo, y donde el tiempo de espera de la cita es indefinido. Lo que antes duraba 2 meses, ahora dura 6. La verdad es que no hay mucho que esperar, porque parece existir la intención de hacer todo más difícil para los aplicantes; los métodos establecidos cambian de la noche a la mañana y no hay respuestas concretas que no sea la realidad de la espera para obtener respuesta a casos sencillísimos. El sistema que obliga a escanear documentos es un poco engorroso: los requisitos no están del todo claros, además de haber agregado cosas que nunca se habían pedido, aun existiendo de manera específica en la ley: Tal es el ejemplo del asunto de la prueba de domicilio, el cual es bastante delicado y es posible negar casos en base a esto; la realidad es que el peticionario sólo tiene que probar que tiene la intención de ir a vivir en los Estados Unidos junto con la persona que fue pedida. Por otro lado, el tiempo de espera es larguísimo para todas las categorías, ya que anteriormente una cita para familiar inmediato de ciudadano de los Estados Unidos podía tardar tan solo un mes o mes y medio, ahora puede durar hasta 4 y 5 meses, todo dependiendo de si su proceso es nuevo o todavía se procesa con el viejo método (aunque ambos están durando muchísimo).

USCIS (Ciudadanía y Servicios de Inmigración de los Estados Unidos) se ha convertido en una institución que buscar negar, a como dé lugar, cualquier tipo de beneficio a los aplicantes – los impedimentos cada día son mayores, aún con menos cantidad de aplicaciones. Recientemente, una petición fue cerrada unilateralmente por USCIS para evitar tener que otorgar un beneficio, en el caso muy en particular, un I-601 por presencia o estadía ilegal. Resulta increíble que la política actual de USCIS sea simplemente anti-inmigrante. En toda verdad, de manera personal entendía que los oficiales que deciden estos waivers o permisos especiales estaban manteniendo un mínimo de prudencia, pero la práctica me ha confirmado lo contrario. Para no catalogar como exageración los constantes RFE´s enviados – solicitudes de información adicional – para cualquier waiver o permiso especial, había preferido criticar como insensibilidad la osadía de pedir actualización de documentos un año después de los envíos, entre otros detalles. Sin embargo, llegar al colmo de cerrar una petición para evitar que alguien se beneficie de la aprobación de un permiso especial es demasiado. Espero que en algún momento no muy lejano, este desenfreno llegue a su final feliz. La mejor recomendación que puedo darle es trabajar en su permiso especial incluso antes de la cita para poder estar debidamente preparado para enfrentar cualquier cambio en los requisitos.

+ Leídas