Salvemos al río Lebrón

Se requiere educar a la población sobre la importancia del medio ambiente
$!Salvemos al río Lebrón
El río Lebrón desemboca en el Isabela y este a su vez en el Ozama

Las lluvias de la semana pasada, además de aliviarnos de la severa sequía que azota al país, nos mostraron otra realidad que para muchos permanece oculta o cuando menos es indiferente a muchas personas.

“El agua bajó con fuerza” y arrastró basura e inmundicias que muchos no vemos porque estamos enclaustrados en una especie torre de marfil urbana, condenados, casi de por vida, a escuchar la salmodia de los políticos del patio, pero los videos y fotos, con su viralidad, por las redes, nos las estrujaron en el rostro.

Preocupa el estado de los ríos, arroyos y cañadas por la cantidad de basura que arrastran, señal de que muchos dominicanos vivimos de espalda al medio ambiente, sin importarnos el daño que podamos infringir a las corrientes acuíferas, o sea que actuamos como si no quisiéramos legar a las próximas generaciones los recursos naturales que garanticen su existencia.

Aterran las fotos de ríos ahogados por toneladas de basura, especialmente de plásticos, que explican están cerca de que les escriban sus epitafios: “Por aquí cruzaba un río”.

Lo que más llamó la atención fue el caso del río Lebrón, ubicado en el municipio Santo Domingo Oeste. Las lluvias arrastraron corriente abajo toneladas de desechos de objetos de plásticos y prácticamente su cauce desapareció bajo estos desperdicios.

Creo que hay presionar a las empresas que elaboran productos a base de plásticos para que cambien su estrategia y busques otra solución amigable con la naturaleza.

Hay que iniciar una campaña real de educación ciudadana para hacerle ver a todos los dominicanos que debemos variar nuestra conducta frente al plástico y al medio ambiente.

Las alcaldías de las comunidades que atraviesa el lecho del río Lebrón deben ser más diligentes con la recogida de la basura para evitar que terminen en esta corriente acuática, que desemboca en el Isabela y luego en el Ozama.

Si no educamos a los niños y a la juventud terminaremos derrotados frente al avance de un sistema industrial que solo ve ganancias sin importar el daño que cause a la naturaleza.

Satisface que la semana pasada la adolescente sueca Greta Thunberg concitara la atención mundo con su dramático llamado a preservar el planeta, lo que nos indica que no todo se ha perdido.

+ Leídas