El salto astronómico de la civilización taína

  • En la Cueva del Puente, cada solsticio de diciembre, se produce un evento que invita a revalorizar la cultura taína
  • Hoy el país cuenta con dos cuerpos en el universo que llevan nombres de los habitantes originarios del Caribe
$!El salto astronómico de la civilización taína
Los rayos del Sol descienden a la base de la cueva en donde reposan grabadas las deidades taínas Márohu y Boinayel.

Hasta hace pocas semanas Márohu (dios del tiempo despejado) y Boinayel (dios de la lluvia) reposaban en la quietud de la Reserva Antropológica Cuevas de Borbón o del Pomier, en la provincia de San Cristóbal, esculpidos, concretamente, en una estalagmita de la Cueva del Puente.

Sobre estas dos deidades de la cultura taína, fray Ramón Pané dejó constancia escrita a finales del siglo XV, en su “Relación acerca de las antigüedades de los indios”, un compendio que ha sido considerado como la primera obra escrita en el Nuevo Mundo en un idioma europeo.

En su relato Pané destaca que, para los nativos, el Sol y la Luna salían de esta cueva, —llamada Iguanaboina por ellos—, y que Márohu y Boinayel eran dos cemíes que gozaban de “mucha estimación”, porque cuando los aguaceros no presentaban credenciales, según contaron los taínos a Pané, ellos giraban una visita a la cueva y de inmediato llovía.

El mismo fray Ramón Pané describió a los cemíes con cuidadoso detalle: “[...] hechos de piedra, pequeños, del tamaño de medio brazo, con las manos atadas, y parecía que sudaban”.

Un singular hallazgo

Desde hace poco más de cuarenta años el arqueólogo y espeleólogo dominicano Domingo Abreu ha inspeccionado la Cueva del Puente, y en una de sus visitas notó que Márohu y Boinayel prácticamente no eran tocados por los rayos solares que paulatinamente penetraban desde lo alto hasta las profundidades de la caverna.

Todo cambió para siempre cuando Abreu decidió acudir a la cueva en un época del año en la que los rayos del Sol alcanzan su mayor inclinación hacia el sur, específicamente en el solsticio de diciembre. El hallazgo fue sorprendente: Márohu y Boinayel, los cemíes que por meses permanecen en las sombras, fueron tocados en su base por la luz solar pasada la una de la tarde del 21 de diciembre, en lo que desde ya se considera un singular evento astronómico-antropológico.

Image
De la quietud a las estrellas

Este vínculo de dos cemíes con el solsticio, la luz solar y la innegable conexión de los taínos con su entorno natural, sirvió como sustento para que el periodista Marvin del Cid, quien junto a Domingo Abreu había visitado la Cueva del Puente en los solsticios de diciembre de 2017 y 2018, propusiera, a principios del pasado mes de noviembre, a Márohu y Boinayel como nombres para la estrella WASP-6 y su exoplaneta WASP-6 b, a través de ‘NameExoWorlds’, una iniciativa de la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés).

Y así fue como el dios del tiempo despejado y su gemelo, el dios de la lluvia, “abandonaron” la Cueva del Puente, la mañana del 17 de diciembre de 2019, cuando la IAU anunció a través de sus redes sociales que ambos habían sido seleccionados, entre las 618 propuestas recibidas, para que de manera oficial nombraran a dos cuerpos del universo en representación de la República Dominicana.

En la Cueva del Puente

Cuatro días después de la selección de las deidades taínas por parte de la Unión Astronómica Internacional, Diario Libre acudió una vez más a la Cueva del Puente, junto a varias personas que estuvieron involucradas de una manera u otra con la iniciativa de nombrar en el país una estrella y su exoplaneta, para documentar junto a ellas el evento que remontó a Márohu y Boinayel hasta el firmamento.

“El valor fundamental de esta cueva es tener la mayor cantidad de manifestaciones pictográficas de ascendencia inca, que es totalmente diferente a lo que aparece en otras cuevas. Acá tenemos simbología inca, como el cóndor, y aparece, naturalmente, la representación en una sola pieza, en una sola estalagmita, de Boinayel y Márohu”, indicó Domingo Abreu, quien presenció por primera vez el efecto de la luz solar en la cueva y lo documentó junto a Marvin del Cid por tercer año seguido.

Para la astrofísica dominicana Mayte Vásquez, la persona clave ante la IAU para que se le asignara un exoplaneta y su estrella a la República Dominicana, fue “muy impresionante” y una “experiencia única” contemplar el evento del solsticio de diciembre en la Cueva del Puente. “Ver a la una de la tarde cómo se acerca un rayo de Sol, (que) ilumina los pies de los cemíes, pues es una conexión única a nuestros ancestros”, precisó Vásquez.

En palabras del presidente de la Sociedad Astronómica Dominicana, Manuel Grullón, “es increíble ver y comprender que los taínos tenían o podían manejar, por su observación, esta clase de eventos y que honraron en esta cueva a esos dos cemíes que ellos veneraban”.

Marvin del Cid, periodista de Diario Libre, se considera tan solo “un pequeño eslabón en toda esta cadena de personas y eventos”, y entiende que el acontecimiento del solsticio de diciembre fue “como mandado a hacer” para nombrar los astros asignados a la República Dominicana. Para él es inefable lo que siente, luego de que los nombres que sugiriera, a través del proyecto ‘NameExoworlds’, fueran escogidos para designar universalmente y para siempre una estrella (Márohu) y su exoplaneta (Boinayel).

Un nuevo enfoque

El arqueólogo Domingo Abreu entiende que los hallazgos en estas cuevas “plantean un nuevo enfoque a la arqueología antillana, a partir de las manifestaciones rupestres”.

“Hasta ahora los estudios arqueológicos se han basado en restos materiales encontrados: vasijas completas, ídolos, fragmentos, piezas de hueso, de arcilla, de concha y, principalmente, en el rastro arahuaco. Sin embargo, hemos encontrado en esta y otras cuevas el rastro maya, inca y nahua, lo que nos plantea la necesidad de un nuevo enfoque del estudio arqueológico en el área del Caribe”, señaló Abreu.

20191230 https://www.diariolibre.com

+ Leídas