Empresas reformadas reportaron 18,000 millones en dividendos; ¿a dónde fue el dinero?

San Juan y Santiago, las demarcaciones de las que son oriundos Danilo Medina y Fernando Rosa, son las que reciben más inversión en obras contratadas al 2019

San Juan, de donde es oriundo el presidente de la República, Danilo Medina, y Santiago, pueblo natal del presidente del Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper), Fernando Rosa, son las provincias más impactadas con los proyectos sociales y de infraestructura que se ejecutan con los recursos que aportan al Estado las empresas capitalizadas.

El Fonper, como administrador de los recursos, tenía en ejecución 29 proyectos de obras abiertos hasta septiembre de este año, y 15 están ubicados en Santiago, jurisdicción por la que Rosa se postuló como precandidato a alcalde por el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en 2016 y mantiene sus aspiraciones para 2020.

San Juan, que vio nacer y crecer a Medina en Arroyo Cano, con solo tres obras abiertas, acapara la mayor cantidad del presupuesto destinado a infraestructura.

El reporte de “Ejecución presupuestaria de proyectos con contratos abiertos al año 2019” muestra que el total de las 29 obras conlleva un monto contratado de RD$511,573,647.

La más ambiciosa de las obras, que consiste en la construcción de 240 viviendas económicas de dos y tres habitaciones, en varios sectores del municipio San Juan de la Maguana, tiene un monto contratado de RD$147.5 millones.

El segundo proyecto más costoso, también en la provincia natal del mandatario y consistente en la construcción de 150 viviendas, tiene un monto asignado de RD$93.2 millones.

En San Juan también se construye una panadería, a un costo de RD$8 millones, para un total en la provincia de RD$248.7 millones, equivalente al 49% de la inversión total.

Pero al “Granero del Sur” le llegan otros recursos, pues el presidente del Fonper cuenta que hacen un aporte mensual de RD$750,000 a la Asociación de Mujeres para el Desarrollo de San Juan (Asodemusa), una organización de la diputada del PLD Lucía Medina, hermana del presidente Medina, y quien buscaba la senaduría por su demarcación.

Las obras de Santiago, que incluyen play, centros de salud, viviendas, panadería, destacamento policial, funeraria y centros de confección textil, abarcan un presupuesto de alrededor de RD$150 millones.

Cuestionado sobre un posible favoritismo por la “Ciudad Corazón”, Rosa se define como “un representante de Santiago en la capital” que tiene que velar por sus necesidades. Menciona el caso específico del Politécnico Don Bosco, construido en el sector Pekín ante el reclamo de la comunidad que carecía de un centro de educación media a donde enviar a los adolescentes.

Luego de declararse un apasionado de su ciudad, defiende que en Santiago operaba la Compañía Anónima Tabacalera, una de las empresas capitalizadas, por lo que merece la inversión, la que, según sus cálculos, no alcanza más del 10% de los recursos destinados a los proyectos de la institución.

Su predilección por Santiago rememora la que en su momento manifestó el también santiaguero José Augusto Izquierdo cuando estuvo al frente del Fonper, cargo que desempeñó desde el 8 de marzo de 2011 al 17 de agosto de 2012.

En ese periodo se cuentan siete obras iniciadas, todas en esa provincia, conforme una lista 59 proyectos de infraestructura realizados entre 2005 y 2015 que publica el Fonper en su página web.

En el año y cinco meses de gestión de Izquierdo también se entregaron otras cinco obras, aunque corresponden a proyectos iniciados en años anteriores a su llegada, dos fueron en Santiago, uno en San Pedro de Macorís y dos en Barahona.

De San Juan, Rosa justifica que se trata de una provincia con altos niveles de pobreza y que el Fonper desarrolla obras en todo el país. Asegura que la dependencia ha construido unas 1,142 viviendas a nivel nacional, a lo largo de sus 18 años, y que los aportes a la entidad de la diputada Medina son parte de los acuerdos con fundaciones diversas a las que prestan ayuda.

San Juan ocupa el noveno lugar en el mapa de pobreza elaborado por el Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo (MEPyD) en 2014 (último publicado). La más pobre es Elías Piña y le siguen Pedernales, Bahoruco, Independencia, El Seibo, Monte Plata, Barahona y Azua, en los primeros lugares.

En el siguiente gráfico, desplácese sobre las barras para ver las obras en ejecución por provincias.

Herencia de la capitalización

El Fonper es una herencia del proceso reforma y capitalización de las empresas públicas que emprendió el primer gobierno del expresidente Leonel Fernández en el año 1997, mediante la Ley 141-97.

Dicha legislación establece, en su artículo 20, que los beneficios y dividendos de las empresas que no sean reinvertidos deberán pasar a un fondo patrimonial para el desarrollo.

Con la Ley 124-01, de julio de 2001, durante la gestión del expresidente Hipólito Mejía (2000-2004) se creó el Fonper, “constituido por todas las acciones que posee el Estado Dominicano en las empresas capitalizadas; por los recursos generados por cualquiera otra de las modalidades establecidas en la Ley General de Reforma de la Empresa Pública, No. 141-97, así como por los beneficios y dividendos que éstos produzcan, que no sean objeto de reinversión”.

A lo largo de sus 18 años, el fondo ha manejado unos RD$18,000 millones en dividendos.

Rosa refiere otras cifras para destacar lo beneficioso del proceso de capitalización. “El Estado dominicano invirtió 6 mil millones en las empresas capitalizadas y ese dinero se ha triplicado a 21 mil millones de pesos en las reservas del Estado en las empresas que fueron capitalizadas, empresas que han llevado grandes inversiones en todo el territorio nacional y esa inversión le corresponde al pueblo”.

Solo el año pasado, el Fonper recibió RD$2,467.8 millones por concepto de dividendos pagados por las empresas capitalizadas, según sus memorias institucionales. Las que reportaron dividendos al Estado son la Empresa Generadora de Electricidad Haina (EGE Haina); Empresa Generadora de Electricidad Itabo (EGE Itabo) y Molinos del Ozama, específica Rosa. Aunque el Estado también es socio en La Tabacalera, Rosa explica que, debido a sus condiciones operacionales, esa empresa no está reportando beneficios.

De enero a julio de este año, el monto de los dividendos alcanzó los RD$2,760.6 millones, conforme una relación de ingresos y egresos que publica en su portal. Los egresos, para ese período alcanzan los RD$568.9 millones.

¿A dónde va a parar el dinero?

Por mandato de la ley que lo crea, los recursos que recibe el Fonper deben ir a una cuenta del estatal Banco de Reservas (BanReservas) y destinarse al desarrollo.

Durante los primeros cinco años de su creación, el 20% de los recursos deberían invertirse en las comunidades relacionadas con las empresas reformadas. Luego, dicho porcentaje se destina a cualquier comunidad del país, en función del reglamento interno de la entidad.

Otro 20% debería destinarse como fondo de reserva para aumentar capital en las empresas capitalizadas, aunque dicho porcentaje dejaría de separarse cuando el monto alcance el 20% de la inversión del Estado en las empresas capitalizadas. “La totalidad o la porción que, al cabo de cinco (5) años, a contar de la fecha del establecimiento del citado fondo de reserva no fuere utilizada en los fines indicados, y previa recomendación del presidente de la República, quedará a la disposición del Estado dominicano e ingresará en el Fondo General de la Nación.

El resto de los recursos debe destinarse a financiar programas y proyectos de desarrollo a nivel nacional, conforme las prioridades que establezca el reglamento interno de la institución.

De acuerdo con Rosa, a las cuentas del Estado se han destinado, a través de la Tesorería Nacional, RD$12,000 millones a lo largo de los 18 años de creación del Fonper. Mientras, la inversión en programas y proyectos de infraestructuras alcanzan los RD$1,868.6 millones.

Image

El funcionario explica que el Gobierno Central ha asumido la gran mayoría de los recursos debido a las necesidades extraordinarias que tiene y dada su capacidad para construir obras de gran envergadura que ellos no tienen.

“Cuando el Gobierno necesita construir acueductos, le solicita (dinero) al Fonper. El acueducto de Sánchez Ramírez lo hizo el Fonper; el de la Romana lo hizo el Fonper; aportamos US$30 millones para construir el puente de San Pedro de Macorís, sobre el río Soco. En Santiago, el presidente solicitó para el acueducto de La Canela y nosotros aportamos RD$600 millones”, detalla.

En la actualidad, dice Rosa, la prioridad de la entidad son los proyectos del programa de “Visitas Sorpresa” que realiza el presidente Medina los domingos a distintos puntos del país.

Las memorias del año pasado reportan 19 proyectos asignados a esa entidad, correspondientes a obras que ofreció el presidente Medina en sus visitas. Al menos cuatro estaban en ejecución en 2018, y los restantes serían licitados en 2019.

Conforme el desglose de gasto que exponen en sus Memorias de 2018, el Fonper ejecutó una variada carpeta de programas y proyectos, los cuales representaron una inversión total de RD$261,668,211.

La entidad señala que durante el año pasado ejecutó un programa de inversión en infraestructura ascendente a RD$378,794,222.14, de los que desembolsó RD$105,151,315 ese mismo año.

+ Leídas