Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
incendio
incendio

Cuando te quedas sin nada, en medio de lo que era todo

Familia solicita ayuda al perder todo en un incendio

Durante más de 16 años, Soledad Reyes y su esposo José Tancredo de los Santos trabajaron duro para tener, aunque sea lo mínimo para su familia compuesta por cuatro hijos.  A base de esfuerzo lograron comprar una estufa, camas, muebles, televisor y tenían lo básico para vivir en su casita techada de madera y zinc, pero la tarde del domingo 24 de abril un incendio arrasó con todo que tenían.

Era la 1:15 de la tarde cuando la casa se incendió en el barrio capitalino La Antena de Arroyo Hondo, justo donde se une con Cristo Rey, supuestamente por un cortocircuito. Los seis miembros de la familia no estaban, algunos en la iglesia, porque es una familia evangélica, y al enterarse corrieron despavoridos hasta lo que ese día fue su hogar, pero ya era tarde.

El impacto fue tan grande para Soledad, que al ver lo que quedó de su casa se desmayó y no supo más de ella hasta un tiempo después, no podía creer que por lo que había luchado junto a su esposo toda la vida se había extinguido en tan poco tiempo.

“Yo estaba en la Iglesia con los niños y mi esposo se llevó al varón a trabajar,  me llaman cuando se terminó el servicio y me dijeron que se estaba incendiando, yo me desmaye, claro está no supe más nada cuando vi destruido todo nuestro esfuerzo”, narra.

El panorama era desolador, quedaban de pie la estructura metálica de la estufa, los esprines y tubos de las camas y un montón de material quemado, entre ellos toda la ropa y la tristeza de lo que fue un espacio de armonía, de amor y oración.

De todo, hubo algo que no se quemó, que quedó prácticamente intacto: una biblia. Solo los bordes se quemaron, pero los textos quedaron intactos y fue lo único que pudieron salvar, luego que las llamas arrasaran con todo dentro de la vivienda. Una vecina la guardó y en el pequeño barrio llamado La Antena, donde solo viven 28 familias, la mayoría cristianos evangélicos, aquello fue un milagro.

Pese a quedar sin nada, Soledad no se siente sola, su fe en Dios le ha dado fuerzas junto a sus hijos y esposo para discernir y recordar la expresión bíblica de que “Dios proveerá”.  Ahora siguen más unidos que nunca, aunque no estén tan cerca. Parte de sus hijos viven donde una tía y la otra parte en casa del padre de Soledad.

En el barrio, la gente lamenta lo sucedido y afirma que intentaron salvar algunas cosas de la vivienda, pero el incendio fue tan rápido que no hubo tiempo.

Escarlet de los Santo, la hija de 13 años, cuenta que cuando se enteró de que su casa se había quemado sintió un gran pesar: “Yo sentí que se me caía el mundo encima porque fueron tantos esfuerzos que mis padres hicieron para estar bien y mira”, cuenta mientras mueve sus ojos en los alrededores de su casa de la que solo quedó la pared y un amasijo de metales.

Al terminar la entrevista, Escalet le susurró algo a su hermana y como conocía donde estaba todo en su casa se dirigió con cierta alegría a un punto de la vivienda y sacó algo como de una mochila lo abrió lentamente, pero de una vez se apagó su semblante.

“Se quemó!..pero mira a ver si no fue todo- le dijo su hermana mayor- pero ella, luego de revisarla bien lanzó de nuevo la pequeña carterita a los escombros y al preguntarle a la madre qué era dijo: “eran sus ahorros, 900 peso que tenía ahí”.

La hija mayor, Nathaly de Los Santos, de 15 años, narra que desde que se enteró de lo que sucedió en su casa le atacaron los nervios y corrobora con su hermana de 13 años de que todo aquello era producto del gran sacrificio hecho por sus padres en años y ya no quedaba nada.

Dijo que estaba en shock y solo atinó a preguntarle a su madre, ¿y ahora, dónde vamos a vivir? Sin encontrar respuesta inmediata de la madre. Ella solicita ayuda para volver a tener un hogar y en medio de la situación difícil en que vive, da gracias a Dios porque todos tienen vida.

“Es una situación muy difícil, pero que verdad ha sido Dios que nos ha dado la fuerza para continuar, para no desesperarnos, esperar en Dios y los que la gente, a los que les salga del corazón y crea que puede ayudarnos”, dijo.

Para cualquier ayuda a esta familia pueden contactar a Soledad Reyes al número 809 413-1926 o dirigirse a la calle prolongación Héctor García Godoy, calle S esquina T número 11, La Antena, Arroyo Hondo, próximo al Zoológico.

TEMAS -

Licenciado en Comunicación Social por la universidad O&M. Ha ejercido el periodismo desde 1988 en radio, televisión y periódicos.