Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Pobreza
Pobreza

Refugiados por huracán Fiona se reducen a 12 en el Gran Santo Domingo

La mayoría regresó a su casa para no afectar el inicio del año escolar

Las lluvias dejadas por el huracán Fiona no han afectado a las familias que viven en las riberas de los ríos Ozama e Isabela ni de las cañadas del Gran Santo Domingo y de los 48 refugiados que había en la demarcación, 36 ya se fueron a sus casas.

La gente se mantiene en sus hogares, en sus actividades cotidianas en ambos lados de los ríos, mientras que las cañadas tampoco se han desbordado como para representar peligro. En esta parte del país las lluvias o han sido tan intensas como en el Este y el Nordeste.

Clemente Aquino, director provincial de la Defensa Civil para el Gran Santo Domingo y encargado de refugio, informó que 12 familias del barrio Los Tres Brazos se mantienen en una iglesia evangélica, donde se refugiaron durante el huracán Fiona.

Indicó que hasta ayer tenían dos albergues, pero no descartó que se habiliten otros si continúan las lluvias y se incrementen los caudales de los ríos y de cañadas.

“Podemos decir que Fiona fue más suave que lo que esperábamos, gracias a Dios nos protege y no fue de mucha magnitud. En San Luis hubo muchos árboles caídos, como en otros lugares de la provincia, pero gracias a Dios resolvimos con el equipo que tenemos”, dijo.

En la localidad La Curva de Valerio, en el municipio de Guerra, 36 familias se refugiaron desde el domingo en la escuela Pedro María Ballester, pero voluntariamente desalojaron el plantel este martes para que no afectar el año escolar que oficialmente inicia este miércoles.

Sin embargo, la gente retornó a sus hogares, pero con la expectativa de que si continúan las lluvias volverían al refugio más cercano que tienen. Aquí la gente habla con amargura por las condiciones en que viven.

La mayoría de las viviendas se inundan y otras están a punto de colapsar, debido a que la madera está podrida. Juana Arias Castro, dijo que tiene confianza en que las autoridades les ayudarán a “arreglar el rancho” que ya no sirve.

Juana Santana manifestó que son muchas las necesidades en La Curva de Valerio que ahora con la temporada generada por Fiona se han manifestado con mayor intensidad.

Juana Santana tiene cinco hijos y está pasando por una situación difícil. Su casa casi le cae encima porque el agua penetra a su interior con facilidad y encima de ese problema no trabaja. Es una sobreviviente de cáncer de seno y se ve obligada a comprar medicamentos muy caros sin tener recursos para poder mantenerse viva.

Afirmó que la única persona que se ha condolido de la comunidad es Luisito Pie, quien en ocasiones ha ido a llevar ayuda. Pie es nativo de una comunidad cercana.

“Aquí no viene ayuda, por lo menos si vienen y nos hacen los ranchitos, estamos mejor para cuando vengan estos ciclones uno está un poco más seguro, se lo pedimos, por favor a las autoridades, al presidente Luis Abinader que se conduela de nosotros”, refirió.

Brenda Germán llamó a las autoridades a que se conduelan de las familias que viven en la Curva de Valerio. “Vienen gobierno tras gobierno y nunca nos han dado una mano y siempre hemos dicho presentes cuando hay elecciones, esta ha sido una de las comunidades más olvidada por todos los gobiernos”, dijo.

Mientras que Dalila Germán manifestó que ellos solo son útiles y necesarios para las elecciones cuando los políticos van a la comunidad a ofrecer para que voten por ellos.

La situación de Estela Ricardo es otra manifestación de abandono, llevan años por levantar su casa de bloque y no ha pasado de la zapata. Su vieja casa está doblada por la madera podrida y cuando llueve tiene que poner sábanas para impedir que por las hendijas entre toda el agua.

“Yo quisiera que Luis Abinader me dé una mano con esta casa, tengo muchos problemas, me enfermo de neumonía, no puedo trabajar. Yo quiero que el Presidente me ayude en lo que pueda para terminar mi casa y vivir tranquila”, sostuvo.

De igual modo, sus vecinos viven en condiciones deplorables y demandan la intervención del Estado para poder vivir dignamente.

TEMAS -

Licenciado en Comunicación Social por la universidad O&M. Ha ejercido el periodismo desde 1988 en radio, televisión y periódicos.