Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días reduce su número de misioneros

  • La medida, que es temporal, surge como respuesta a la situación actual generada por el coronavirus COVID-19
$!Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días reduce su número de misioneros
Imagen ilustrativa. (Fuente externa)

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días informó que ha decidido reducir temporalmente el número de misioneros de tiempo completo en todo el mundo, como respuesta a la situación actual generada por el coronavirus o COVID-19 y como medida para apoyar los esfuerzos de las autoridades sanitarias para detener su propagación.

A través de un comunicado de prensa, la comunidad religiosa indicó que en la mayoría de los países la predicación del evangelio de Jesucristo se realiza mediante el contacto humano, por lo que esta medida responde a acatar plenamente las recomendaciones de prevención de los organismos internacionales de salud y los gobiernos nacionales en torno al aislamiento social voluntario.

Desde República Dominicana, se proyecta que unos 445 misioneros extranjeros retornarán a sus hogares o serán reubicados para garantizar su salud y la de los ciudadanos a quienes sirven. Hasta la fecha, unos 174 han salido del país y se espera la salida de los demás en los próximos días. Todos los misioneros, tanto los salientes como los que permanecerán en el país, gozan de buen estado de salud, señaló el documento.

Comunicó que medidas semejantes se están tomando en otros países, donde muchos de sus misioneros son dominicanos. Por tanto, se estima que en los próximos días unos 287 jóvenes dominicanos regresarán para servir y ayudar en su propio país, guardando las medidas de seguridad y aislamiento correspondientes, según lo recomendado por las autoridades. Éstos también gozan de buena salud.

Esta reducción temporal de la cantidad de misioneros no implica una reducción de la labor misional en el país, sino un reajuste en la forma de llevarla a cabo, ya que la misma se sostiene principalmente mediante los más de 134 mil miembros de la Iglesia que viven en República Dominicana, explicó.

En adición a estas medidas, a fin de contribuir a reducir el impacto de quienes sufren las implicaciones de salud, económicas y sociales de esta situación, la Iglesia ha reforzado sus programas de enseñanza del evangelio en los hogares a través de internet, sus iniciativas de bienestar social y de servicios humanitarios, así como otras acciones tendentes a aliviar a quienes han sido más afectados.

El grupo reiteró una invitación extendida a todo el país de unir el poder de la fe, oraciones y buena voluntad a través de un ayuno colectivo este domingo 29 de marzo a partir del mediodía, con el propósito de solicitar el favor del Dios Todopoderoso que interceda en esta difícil situación que se vive a nivel mundial.

20200326 https://www.diariolibre.com

+ Leídas