Inconsciencia sigue siendo la causa de acumulación de basura en La Barquita

  • Cabildo recoge residuos, pero las cañadas siguen llenas

SANTO DOMINGO ESTE. Pese a los esfuerzos que realizan el cabildo de Santo Domingo Este y la Unidad para la Readecuación de la Barquita y Entorno (URBE) por evitar que los residuos sólidos lleguen al río Ozama, el problema persiste debido a la falta de consciencia de habitantes en los alrededores de las cañadas.

La alcaldía y URBE trabajan mancomunadamente para enfrentar el problema, pero se han encontrado con la dificultad de que mucha gente no colabora y sigue lanzando basura a las cañadas.

Felipe Decena, director de Limpieza y Aseo Urbano de Santo Domingo Este, cuenta que desde mediado de Semana a la fecha han sacado alrededor de 50 toneladas de basura de las cañadas, sobre todo en los cabezales o colectores construidos para evitar que la basura llegue al río.

Indicó que luego del encuentro que hizo el alcalde Alfredo Martínez con dirigentes y moradores de los barrios cercanos al parque fluvial, iniciaron el proceso de limpieza de las cañadas a cielo abierto y han comprometido a algunos de los líderes comunitarios para que ayuden a solucionar el problema.

Involucrar a la sociedad en la solución del problema

“Tiene que venir un plan en el que se involucre la sociedad, la gente y hacer conciencia de eso y entre el ayuntamiento y lo munícipes lograr un gran pacto social para nosotros poder tener los espacios limpios”, dijo.

Informó que para lograrlo se designó a la señora Thelma Sánchez, encargada de Juntas de Vecinos de Santo Domingo Este que trabaja en un proyecto de concientización de los habitantes para que en vez de tirar la basura a la cañadas, las suban a las calles hasta donde pueden llegar los camiones.

Afirmó que los camiones pasan casi todo los días por las calles que borden el área de impacto del parque fluvial como son las calles: Las Mercedes, Callejón 27, Martha Cruz, Respaldo Ñ, calle R2, Santa maría, santa Luisa de Marillac, Manzana A y la avenida del Ozama, entre otras.

Explicó que la gente tiene tan poca conciencia que en partes donde las cañadas están cubiertas por plataformas de concreto han abierto hoyos para tirar la basura, lo que hace que cuando llueve esos residuos son arrastrados y acumulados en grande cantidades en los cabezales que tienen la función de retener no toda esa cantidad de residuos.

“La situación es compleja, pero pienso que en la medida que se cumpla el tema de la orientación ciudadanas vamos a ir avanzando, si de 100 personas 10 captan el mensaje y hacen conciencia de las diferentes enfermedades que la basura les provoca, tanto a ellos como a los niños, entonces vamos a ir ganando el pleito, pero esa es una solución a largo plazo”.

Afectados opinan

Clemente Mendoza, comunitario del barrio Vietnam, dice que la mayoría de la basura que se lanza a la cañada es de “viciosos” (adictos a las drogas y al juego) que recogen residuos por paga y hasta aprovechan las altas horas de la noche para echarlas por los hoyos que abren encima de las cañadas.

Plantea que la solución al problema es que se coloquen tubos y luego se rellenen para que la gente no les haga hoyos como ahora.

“Si se meten los tubos hasta la calle Fausto Maceo, ese cáncer se elimina. Hicieron las boca (cabezales o rejillas) para que toda la basura en el barrio entero vaya a caer ahí, pero lo sufridos somos los vecinos que vivimos por aquí. El ayuntamiento recoge su basura allá afuera, aquí abajo no llegan camiones”.

Para Máximo Enrique Sena, miembro de la Defensa Civil, los vecinos tiene que ponerse de acuerdo para evitar que lancen basura al lugar, sea de lo que viven en los alrededores de la cañada como de otros lugares y meter preso a quien lo haga.

“A los ingenieros no les importa el mal olor que hay por aquí porque ellos no sufren. Aquí hay que estar sacando los niños con fiebre y dolor de cabeza de esa misma contaminación hay un hoyo abierta donde se tira la basura y eso hay que resolverlo”, dijo.

20180409 https://www.diariolibre.com

+ Leídas