Lluvias complican llegada de personas a sus hogares antes del toque de queda

  • Pasada las 7:00 pm, muchos aún permanecían en paradas del Gran Santo Domingo tratando de conseguir un medio de transporte

Cuando el reloj va acercándose a las 7:00 de la noche, hora estipulada para el inicio del toque de queda, la premura invade a la ciudadanía. Las personas hacen todo lo posible para encontrar transporte, en medio de las limitaciones existentes por la pandemia, para retornar a sus hogares antes de que se les agote el tiempo

Este jueves, la lluvia complicó aún más el regreso para decenas de ciudadanos que se desplazaban por el Gran Santo Domingo.

Siendo las 7:00 de la noche, muchos aún permanecían en las calles tratando de conseguir transporte para llegar a sus casas, cuya posibilidad parecía imposible, debido a que las filas para acceder al transporte público eran extensas.

Lluvias complican llegada de personas a sus hogares antes del toque de queda

Muchos con paraguas en manos, otros sin nada para cubrirse, formados en fila, agotaban todas las vías para buscar en qué irse antes de que agentes de la Policía Nacional les sancionaran por violar el toque de queda.

Varias personas subidas en la parte trasera de una camioneta blanca, violaron el distanciamiento social, porque llovía y no encontraban como retornar a sus casas.
Varias personas subidas en la parte trasera de una camioneta blanca, violaron el distanciamiento social, porque llovía y no encontraban como retornar a sus casas. ( )

Tras un largo tiempo de espera varias personas que estaban en el kilómetro 9 de la autopista Duarte, al encontrarse con un chofer de una camioneta color blanca que transitaba por la zona, se olvidaron rotundamente del distanciamiento social, medida establecida para frenar el contagio del COVID-19, y se montaron en la parte trasera del vehículo. Su única preocupación, más que contagiarse del virus, era regresar a sus casas.

Lluvias complican llegada de personas a sus hogares antes del toque de queda

Lo mismo ocurrió en una unidad de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), donde el protocolo de seguridad y protección fue ignorado y la multitud se hizo evidente.

20200528 https://www.diariolibre.com

+ Leídas