Rutas alimentadoras van a ritmo lento, mientras el transporte masivo avanza

En lo que todos coinciden

SANTO DOMINGO. El proyecto de rutas alimentadoras anunciado al inicio de las operaciones del Metro de Santo Domingo marcha con lentitud al igual que los nueve corredores que complementarían el sistema de mejoría del transporte en el Gran Santo Domingo, pero sí se ha avanzado en un modelo integrado colectivo de movilidad humana.

Las dos líneas del Metro han sido la piedra angular del proceso de transportación público masivo y como afirma el urbanista Marcos Barinas es la primera vez que en el país se implementa un sistema integrado con las conexiones del Teleférico, el Metro y algunas rutas de autobuses de la OMSA.

“Yo creo que el logro más importante que ha hecho esta administración en los último dos o tres años en término de transportación masiva, no es el Metro, ni el Teleférico, que me parece una buena decisión. Lo que es innovador y realmente importante para el futuro de la ciudad es que por primera vez estamos hablando de un sistema integrado de transporte.

Pero el especialista tiene sus observaciones porque entiende que en la actualidad no conviene al Metro que haya muchas rutas alimentadoras porque podrían hacerlo colapsar y más bien sugiere implementar los corredores como solución paralela al servicio del Metro.

“El Metro solo ya cubre la demanda que puede cubrir que es de 130,000 pasajeros al día, apenas cubre la demanda que tiene ahora y si tú le manda más personas con las rutas alimentadoras, entonces puedes llevar el Metro al colapso, por tanto las rutas alimentadoras, no en todos los casos son aplicables”, advirtió.

El desplazamiento

Antonio Marte, presidente de la Central Nacional de Organizaciones del Transporte (Conatra), asegura que alrededor de 2,000 choferes afiliados a esa organización han sido afectados con la operación de la línea 2B del Metro de Santo Domingo y que mientras eso ocurre ninguna autoridad oficial acude en su auxilio.

“A mí me preocupa que los choferes estén perdiendo su empleo, hay choferes desplazados por la Línea 23 del Metro que han conversado conmigo y algunos me dicen que se ganan 47 pesos por la ruta de la 17 y la San Vicente. Es lambiendo que andan esos pobres choferes por ahí”, sostuvo.

En similar situación están los choferes de la Central Nacional de Transportistas Unificados que dirige William Pérez Figuereo, quien informa que saludan el interés del Gobierno de mejorar el sistema de transporte, pero que no están dadas las condiciones para trabajar en conjunto el sector privado y el Gobierno.

Indica que no solo es el problema de las rutas alimentadoras, sino de los nueve corredores que anunció el Gobierno y de los cuales no se ha hecho nada para comenzar a operar a pesar de la disponibilidad sector privado.

“(Sobre) la directora del INTRANT, Claudia Franchesca de los Santos, lo que ella dice es una cosa y lo que está ocurriendo en la práctica es otra, pero ha perdido tiempo, se le han dado tres chance y ahora pidió seis meses más, mientras tanto nosotros hemos estado buscando la posibilidad de sobrevivir”, dijo.

INTRANT explica

La respuesta de la directora del INTRANT es que se está trabajando en un plan general y cita estudios que se hacen con usuarios de la línea 2B del Metro. Indica que en el caso de los choferes del corredor de la avenida John F. Kennedy se hará un proceso similar a lo que se hizo con los afectados por el Teleférico.

“Muchas veces hay rutas que tienen mucho más vehículos que pasajeros. O sea, hay más ofertas que demandas, nosotros estamos estableciendo que la oferta vaya de acuerdo con la demanda y si la demanda crece, pues permitiremos que la oferta crezca”, agregó.

Manifestó que no se detiene el sistema de transporte que eficientiza el transporte y que espera que el ciudadano comience a sentir un servicio de calidad. Informó que se están sentando a dialogar con cada uno de los sectores del transporte para afinar soluciones.

Hasta ahora las rutas alimentadoras operan por iniciativa propia de los operadores de rutas, pero no obedecen a un plan integral. Tal es que caso de microbuses y algunos carros que se estacionan a la salida de estaciones del Metro como la Eduardo Brito, en la 17 y la Concepción Bona, en la carretera Mella.

La queja de esos choferes es que como no hay reglamentación los agentes de la DIGESETT no los dejan trabajar y constantemente les imponen multas, por lo que llaman a la directora del INTRANT a regular la situación.

En lo que todos coinciden

Los operadores de rutas, los empresarios del transporte, choferes y el urbanista Marcos Barinas coinciden en que además de reconocer la importancia del servicio que ofrece el Metro y el teleférico, el Gobierno debe aunar esfuerzos para poner en funcionamiento los nueve corredores que anunció.

Antonio Marte y William Pérez Figuereo dijeron que no se ha hecho nada, a pesar de que en principio fue presentado como una de las soluciones complementaria al problema del transporte masivo en la capital como ocurre en otros países.

Marte informó que tienen un pre acuerdo con una empresa china para importar unos 5,000 autobuses y minibuses, muchos de los cuales podrían ser utilizados en esas rutas alimentadoras, pero que al Gobierno no decidir sobre los requisitos, podría quedar sin efecto.

Recordó que el Estado no tendría que invertir ni un peso, sino que serviría de aval para llegar a la negociación mediante la modalidad del fideicomiso.

En tanto, Pérez Figuereo aseguró que en esos corredores trabajarían muchos de los choferes que hoy son desplazados por el Metro y el Teleférico.

20180815 https://www.diariolibre.com

+ Leídas