Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

El arte de crear diseños sensuales sin rayar en lo vulgar

Sensualidad y elegancia van de la mano en las creaciones de Giannina Azar

Expandir imagen
El arte de crear diseños sensuales sin rayar en lo vulgar
La monocromía juega un papel importante en sus diseños. (NELSON PULIDO/DIARIO LIBRE )

Modelos ceñidos al cuerpo, escotes y transparencias… La sensualidad es un recurso presente en casi todas las colecciones de Giannina Azar. Cualquiera pensaría que es una mujer que conjuga estos elementos en su propio vestir, pero no es así. 

Ella confiesa que prefiere la ropa holgada y zapatos bajitos; nada que llame demasiado la atención. A juzgar por la sencillez del atuendo con el que nos recibió en su atelier, no cabe duda de que es así.

“Quienes tienen que lucirse son las celebridades, no yo”, dice entre risas antes de que se iniciara la grabación. Ante esta afirmación surge la pregunta: ¿la sensualidad es un elemento sin el que tus diseños no tendrían sentido? A lo que responde: “Yo los hago pensando en la celebridad, y toda artista siempre tiene su cuerpo muy bien tallado, espectacular, entonces, siempre quiere enseñar”.

Si bien es cierto que hay una delgada línea entre lo sexy y lo vulgar, los diseños de Giannina se caracterizan por hacer de ‘mostrar piel’ algo elegante. “Si ves mis vestidos, ninguno se ve vulgar. Puede ser un crop top, una transparencia, pero siempre tienen su malla debajo, sin enseñar de más”.

La monocromía juega un papel importante en sus creaciones y es un punto clave en esa búsqueda de resaltar la silueta femenina de forma cuidada. “La gente puede decir que mis vestidos se ven ‘encuerudos’, como se dice en buen dominicano, pero se ven finos, porque es una monocromía: si es dorado, es dorado completo; si es plateado, plateado completo. Nunca hago mezclas porque eso es lo que hace que se vea barato”, sostiene. 

Si ves un vestido Giannina, sabes que proviene de su atelier, porque su sello es inconfundible. Sin embargo, producto de hacer un buen trabajo y destacarse, hay quienes han tratado de emular sus creaciones. De hecho, la diseñadora recuerda una anécdota cómica, cuando una vez confundieron un diseño de otra firma con uno de ella, por el gran parecido. 

“Copian, claro, artistas a los que quizá no puedo cumplirles, se dirigen a un sitio en el que puede que lo copien, como ha pasado en ocasiones”, dice, para luego admitir que al principio le molestaba, por verlo como una falta de respeto, no solo a ella, sino también al diseño y los artesanos dominicanos. 

“Pero -continúa- por otro lado me siento bien, porque uno se ha convertido quizá en un ejemplo a seguir”. Ella es consciente de que en el mundo del diseño todo está hecho: lo importante es agregarle el toque distintivo a cada pieza. 

Lo que viene

Entre los proyectos a corto plazo que veremos de manos de la Maestra se encuentra una colección con una tienda por departamentos estadounidense. “Hay algo muy bueno por ahí. Posiblemente el año que viene. No puedo hablarlo todavía, pero es una tienda por departamentos muy querida y famosa en EE.UU.”, adelanta. 

Tras preguntarle sobre colaboraciones con tiendas y marcas locales, para crear ropa más asequible, confiesa que no descarta la idea. “No solo estoy abierta al mercado estadounidense. Si hay una propuesta buena, podría ser aquí también”, finaliza. l

TEMAS -

Periodista de Revista. Me apasiona escribir sobre salud mental y relaciones de pareja. De no ser periodista, sería psicóloga con un blog.