Dominicana ausente: “Lo que más extraño es estar con mi familia”

  • Los dominicanos residentes en el exterior inscritos en misiones consulares y registrados en censos son 1, 219, 125. Solo en EE.UU., viven 897, 980, según el Ministerio de Relaciones Exteriores
$!Dominicana ausente: “Lo que más extraño es estar con mi familia”
Jaqueline Paulino en una nevada reciente.

SANTO DOMINGO. Su última Navidad en el país transcurrió en 2011. A mediados del año siguiente, Jaqueline Paulino tuvo que partir hacia Estados Unidos buscando mejorar su situación económica.

Abrazos, risas y un ambiente matizado por el calor familiar, es lo que recuerda de aquella Navidad aquí.

Esta dominicana partió a los 24 años, con una visa de turista y, al vencerse esta, tuvo que quedarse trabajando sin la documentación requerida. Su deseo de progreso y el de formalizar la relación con su pareja se impusieron.

“Vine legal, con una visa de turista y cuando se venció me quedé. Desde entonces, no he podido sacar los papeles, aunque, Dios mediante, ya casi lo hago”, confesó a Diario Libre.

Paulino lleva más de cuatro años sin ver a su madre, padre, hermanos, sobrinos, tíos y amistades que conserva en Santo Domingo. Explica que esto ha sucedido por su estatus y porque sus familiares carecen de permiso para viajar. De ocho hermanos, solo dos pueden visitarla, una de ellas reside en Europa.

“En este año, a mi hermana y mi cuñado, que viven en Santo Domingo, le dieron visa; ya pueden venir, pero todavía no han podido viajar”, especifica.

Jaqueline reside en Nueva Jersey junto a su esposo, oriundo de Puerto Rico. Allí trabaja como camarera en un restaurante.

“Aquí, uno la pasa más o menos, no tan bien. Bien porque estamos vivos, pero regularmente, tu sabes que la celebración de allá es diferente a como estamos acostumbrados nosotros. Es diferente a la de aquí”, sostiene Jaqueline.

“Mi rutina de este lado es trabajar desde que me levanto. Paso fuera de la casa mi mayor tiempo, casi doce o trece horas diarias trabajando. A veces comparto con amistades. Siempre aquí es la misma rutina”, precisa en su relato.

Lo que más extraña de la Navidad en el país es estar con su familia. Para ella, es lo que le da el toque especial. “Luego todo lo que se hace allá lo podemos hacer aquí”, dijo.

Cuando vivía en Santo Domingo no dejaba pasar una Nochebuena y un Año Nuevo sin estar en familia.

“No es lo mismo. Aquí es sumamente diferente, uno está encerrado por el frío, la nieve, es una vida muy diferente a la de allá en un cien por ciento”, manifestó en su conversación con este diario vía telefónica.

Desde que vive en Estados Unidos suele pasar ambas fechas (Nochebuena y Año Nuevo), en casa de familiares del marido o de amistades que tienen en común.

“Sueño con volver a pasar la Navidad con mis familiares, pero uno tiene que luchar hasta lograr lo que se traza en la vida. La Navidad para mi es una de las cosas mejores, porque es el tiempo donde todo el mundo está alegre y un tiempo que la familia toma para reunirse. Para mí es muy especial”, concluye.

20161221 http://www.diariolibre.com

+ Leídas