Eduardo Estrella, el político que vive sin lujos

SANTIAGO. Los hijos de Eduardo Estrella lo han incitado a que la familia se mude a una casa más grande y dejen la morada donde vivió el político cuando pequeño. La misma residencia a la que retornó en 1985 cuando se casó, en la que siguió viviendo cuando se desempeñó como senador y secretario de Obras Públicas, y desde donde hoy teje su sueño de ser Presidente de la República en su tercera postulación.

"Yo creo que en un hogar, lo más importante no es el tamaño de la vivienda, sino la unidad y la calidad con que se lleve la familia. Yo les digo (a sus hijos): 'Pero ustedes son tres, y cuando nosotros vivíamos aquí con papá y mamá cabíamos cinco hijos' ", dice el candidato de Dominicanos por el Cambio (DxC).

En 300 metros cuadrados de solar, Estrella, de 58 años, no exhibe lujos que provoquen que los vecinos de Jardines Metropolitanos se extrañen porque en su sector viva un político, exfuncionario y discípulo del extinto expresidente Joaquín Balaguer. Se mezcla entre ellos como un ciudadano común, al grado de que por mostrar esa amabilidad con que se relaciona, el año pasado lo asaltaron frente a su casa, cuando creyó que los delincuentes buscaban ayuda.

Estervina Gil tiene 40 de sus 93 años de edad conociendo a la familia Estrella. Sus hijos estudiaron con Eduardo. Lo recuerda como un alumno aplicado y tranquilo. "Es bien serio, honesto, lo queremos muchísimo, nunca hemos tenido diferencias en nada", dice.

También asegura que muchos se preguntan por qué el candidato aún vive en esa casa. "A muchas personas les llama la atención porque él no tiene como mucho interés en mudarse; él lo que quiere es el bien para el país", afirma.

De fe y moralidad


Eduardo Estrella se define creyente de Dios y católico desde niño. Fue monaguillo. Asiste con su familia a la iglesia Sagrado Corazón de Jesús.

Una fotografía saludando al Papa Juan Pablo II e imágenes de la Virgen de la Altagracia y del niño Jesús, son ornamentos de la decoración de su casa, albergue de jueves de oración dirigidos por su esposa Arelys Cruz de Estrella.

Su carácter fue influenciado por su padre, el Mayor General Guarionex Estrella Sadhalá, y su madre Mabel Elisa Virella de Estrella.

"Mi padre nos educó con principios y con una reciedumbre moral en el aspecto de la honradez y de la lealtad", dice. Quienes lo conocen, así lo corroboran. Aseguran que su moral la heredó de su padre, un militar que trabajó durante la tiranía de Trujillo y mantuvo su integridad.

Tras la caída de la dictadura, Guarionex Estrella sufrió severas torturas, algunas motivadas por la participación de su hermano Salvador Estrella Sadhalá en la conjura contra Trujillo. Esto provocó que Eduardo y su familia fueran perseguidos.

El ingeniero político

Un 5 de junio de 1953, Santiago de los Caballeros vio el nacimiento del cuarto de cinco hermanos que llegaría a estudiar en los colegios Calasanz de Santo Domingo y La Salle de Santiago. Emigraría a la Universidad Nacional Autónoma de México, para graduarse de Ingeniero Civil con altas calificaciones.

Estrella defendía su apoyo hacia el expresidente Balaguer durante sus años universitarios en México, siendo designado (en 1972) secretario de Segunda Clase en la embajada dominicana.

Hoy afirma que en un gobierno suyo tomaría las cosas buenas del mandato de su maestro, como las construcciones habitacionales, el control migratorio y la reducción del endeudamiento externo.

Su motivación para la política lo llevó a ser suplente del Síndico de Santiago (1986-1990), subsecretario de Obras Públicas (1986-1990), director del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillado (Inapa) (1990-1991), secretario de de Obras Públicas (Seopc) (1991-1994) y senador de Santiago (1994-1998).

Sus más allegados aseguran que Eduardo no ha sido tocado por la corrupción administrativa. Un amigo, que prefirió reservar su nombre, recordó a DL: "La última vinculación que yo tuve profesionalmente con él era cuando se estaba construyendo el HOMS (Hospital Metropolitano de Santiago) y él era el contratista; él era el constructor de esa institución privada. Tan pronto el gobierno hizo un aporte para hacerse accionista, dejó la construcción. Poca gente hace eso en este país".

La Dirección Nacional de Persecución de la Corrupción Administrativa no guarda en sus archivos declaración jurada de bienes de Estrella. No obstante, en su haber, el candidato cita a su empresa Edificaciones y Construcciones Pesadas, y alrededor de un 20% en acciones en la compañía familiar Inversora Mabel Eliza.

"Gracias a Dios nunca me he valido con bienes del Estado ni contratas del Estado", dice. Enfatiza que esto le ha permitido hablar "tan duro" como quiera.

En su persistente búsqueda de llegar a dirigir la nación, se postuló por primera vez a la Presidencia en 2004, apoyado por el Partido Reformista Social Cristiano, obteniendo 312,493 votos, para un 8.65%. La segunda fue en 2008, postulado por la Coalición "La Cuarta Vía", integrada por los partidos Revolucionario Social Demócrata (PRSD), Humanista Dominicano (PHD), Movimiento Frente Nacional Organizado (FRENO) y el Movimiento Dominicanos por el Cambio (DxC). Obtuvo 19,309 votos para un 0.47%. Para 2012, lo hace con el apoyo de DxC, partido que fundó hace dos años.

Vida familiar


Mientras Eduardo conversa sobre su campaña, su esposa entra y sale de la cocina para dejar en la mesa algo con qué merendar a media mañana. El óolo comentarle las cualidades culinarias de ella, hace que se le dibuje una sonrisa burlona para asegurar que él la enseñó a cocinar. "Cuando me casé, mi esposa no sabía cocinar y fui yo quien le enseñé, porque yo estudié fuera, y el que estudia fuera tiene que aprender de todo", dice.

Arelys recuerda que conoció al dirigente político en una reunión de amigos y que de inmediato él se fijó en ella. Resalta sus dotes de galán, que le merecieron que fuera un soltero con muchas seguidoras.

Ambos son padres de Paula Isabel, de 26 años y médico; Eduardo Guarionex, de 23 y estudiante de Ingeniería Civil, y Mabel Elisa, de 20, estudiante de Arquitectura.

Los constantes compromisos políticos de Estrella han llegado a interrumpir su presencia en el hogar y, en ocasiones, su esposa ha tenido que tomar las riendas. Ante la pregunta de cómo ha sido su matrimonio, ella responde: "Bien, gracias a Dios, aunque no lo hemos tenido (a Eduardo) tanto tiempo".

Eduardo sin corbata


Un juego de dominó, bailar y escuchar a Marco Antonio Muñiz o a Juan Luis Guerra, son actividades que disipan la mente del candidato a la Presidencia. También, hacerle parrilladas los domingos a sus hijos y sus amigos.

Estervina, la vecina de Eduardo, no teme que el poder corrompa a ese hombre que conoció de niño, si llega a ser Presidente. "Tengo la seguridad de que le va a ir bien, que si sube va a ser muy bueno para la República", concluye.

mamejia@diariolibre.com
20120504 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas