Orden del Ministerio de Educación está plagada de ideología de género

  • Lo afirma el politólogo argentino, Agustín Laje, quien asegura que detrás de la política hay una intención de promoción al aborto
$!Orden del Ministerio de Educación está plagada de ideología de género
Agustín Laje, crítico de la ideología de género.

Agustín Laje es un politólogo y escritor argentino que se ha vuelto controversial por su cuestionamiento a la ideología de género, la cual define como una espuria.

El visitó al país recientemente y dictó una serie de conferencias en diferentes ámbitos ligados a la Iglesia Católica, en las que defendió su tesis de que la ideología de género es una podredumbre anticientífica, que busca desconstruir los estereotipos y favorece el aborto.

Se define como un crítico de esa ideología y cree que en el país se ha tratado de maquillarla, al igual que su alcance, a partir de una diferenciación, totalmente falsa de lo que es una política de género.

Como crítico de la ideología de género, ve que en este país la gente que la defiende se escudan alegando que lo que respaldan es la política de género que son diferentes, porque ese término está desacreditado.

Asegura que la política de género son la institucionalización, a partir del estado de la perspectiva ideológica de género.

Percibe su peligro en que además de que, alegadamente es falsa, es un conjunto de ideas anticientíficas, con propósitos políticos autoritarios que desarraigan de la sexualidad humana su naturaleza y la explican exclusivamente a partir de la cultura.

“Lo específico en la ideología de género es presuponer que el hombre es una construcción en términos, prácticamente, absoluto de su entorno social y cultural. Si eso es así y ha sido construido por una cultura de forma arbitraria, estamos llamados a desconstruirnos y es el Estado que debe poner en marcha políticas de desconstrucción, en este caso la del género”, observa el politólogo.

Con la orden departamental 33-2019 del Ministerio de Educación en manos, subraya varios artículos y considerandos donde el concepto de la descontrucción aparece varias veces, como el artículo 1.d.

“Esta orden departamental está plagada de ideología de género. Los padres están llamados a defender a la familia, porque es el núcleo básico de la sociedad civil, mientras la escuela debe ser un ámbito donde el estudio sea científico y objetivo, que la educación en valores sea una prerrogativa de los padres de familias”, comentó Laje.

Convencido de que el tema despierta pasiones, el politólogo ha expuesto su tesis en diferentes países, donde al igual que en su paso por la República Dominicana, tuvo debates públicos con defensores de la política de igualdad de género.

Dijo que, entre lo que sustenta la orden departamental está que el gobierno considera una prioridad el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, iniciativa que informó fue planteada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde los dominicanos no tienen poder, ni conocen nada de los que ocurre internamente en el organismo internacional, además, agrega, (la orden del Ministerio de Educación) que también debe ponerse en práctica el ODS 5, sobre política de género, que fue un complemento de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible”.
Dijo que, entre lo que sustenta la orden departamental está que el gobierno considera una prioridad el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, iniciativa que informó fue planteada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde los dominicanos no tienen poder, ni conocen nada de los que ocurre internamente en el organismo internacional, además, agrega, (la orden del Ministerio de Educación) que también debe ponerse en práctica el ODS 5, sobre política de género, que fue un complemento de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible”.

Entiende que pretender igualar a los géneros desde el Estado es hacer ingeniería cultural con el dinero de los contribuyentes y está seguro de que la mayoría de la gente no estaría dispuesta de que el dinero de sus impuestos se utilice en esa política.

Piensa que hay organismos internacionales detrás de ese movimiento y no es una teoría de la conspiración, sino que es información pública.

Laje no ve razones para que la escuela tenga una orden de un político de construir la forma de ser niño o niña, que es lo que, a su juicio, plantea la política pública cuando llama a desconstruir los estereotipos de género, que define como la feminidad y la masculinidad.

Aconseja a los padres a estar atento de lo que se les está enseñando a sus hijos en las escuelas y ver si esas políticas están tomando poder.

Asegura que esos organismos internacionales lo que buscan con su apoyo es abrir la puertas a negocios importantes como el aborto.

Asegura que la demanda del aborto es parte de la agenda del género que está muy bien maquillada como derecho sexuales y reproductivos y que hay gente que se cree que el aborto puede ser gratuito, lo cual asegura no es así, y que está financiado, y que la mujer que se lo practique y no lo pague, lo hará el Estado, si se hace como política pública.

Indica que ese dinero lo terminan pagando con el dinero de los contribuyentes.

“Los ciudadanos terminan pagando y hay industrias abortistas que terminan cobrando por estos abortos”, apuntó Laje.

Asegura que el aborto es un gran negocio y es doble cuando el estado lo institucionaliza y financia políticamente, porque no hay una competencia en el mercado.

También menciona que hay gente de países ricos que consideran que en el mundo ya hay demasiadas personas y que si se siguen reproduciendo van por un mal camino.

“No se duerman pensando que esto no va a llegar, esto está llegando en todo occidente, porque es parte de la política de organismos internacionales muy bien financiado, entonces hay que informarse, formarse a tiempo y organizarse para decirle al Estado con mis hijos no te metas”, aconseja.

Laje es coautor con Nicolás Márquez de ”El Libro negro de la nueva izquierda”, en el que trata el tema de la ideología de género, insiste en que la orden del Ministerio es una ideología, porque si entienden que la sexualidad como realidad compleja, donde se genera una dialéctica entre la naturaleza y la cultura pueden ser reducida, simplemente a la cultura, se puede concluir que la sexualidad es una serie de piezas que han sido pegadas arbitrariamente y que se pueden despegar a partir de la desconstrucción.
Laje es coautor con Nicolás Márquez de ”El Libro negro de la nueva izquierda”, en el que trata el tema de la ideología de género, insiste en que la orden del Ministerio es una ideología, porque si entienden que la sexualidad como realidad compleja, donde se genera una dialéctica entre la naturaleza y la cultura pueden ser reducida, simplemente a la cultura, se puede concluir que la sexualidad es una serie de piezas que han sido pegadas arbitrariamente y que se pueden despegar a partir de la desconstrucción.

Cita el caso de su país, Argentina, que asegura está totalmente “infestada” de ideología de género, donde en algunos centros educativos, han llegado a vestir los niños de cinco años como niñas y viceversa, para desconstruir los estereotipos de género y que el infante decida por sí mismo si se siente más cómodo como hembra o varón.

“Los padres deben ser conscientes de que hay un ataque directo que no parte desde este país, sino de organismos internacionales muy importante que están haciendo imperialismo ideológico y demográfico sobre nuestros países. Tienen que cuidar a sus niños, no deben dejar que las escuelas los doctrinen, porque las escuelas están para educar, la educación está vinculada con lo científico”, indicó.

Sugiere que se hable de igualdad ante la ley, porque esto una cosa y otra lo es la igualdad de género, concepto en el que no cree.

“Esto es anticientífico, esto precisa de la fuerza del Estado, de violentar el derechos de los padres a educar en valores a sus hijos y entiendo que los dominicanos no les dejarían a sus políticos, igual que los argentinos, no le dejaremos a nuestros políticos nuestras billeteras para que nos las cuiden, no veo porque, entonces, les dejaríamos la educación moral de nuestros hijos. Las escuelas están para educar, no para doctrinar”
Agustín Laje, politólogo con especialización en terrorismo, contraterrorismo, crimen organizado y coordinación interagencial
20190723 https://www.diariolibre.com

+ Leídas