El drama de una madre soltera que quiere impulsar a sus hijos

  • Una de sus descendientes es paralítica, y la dominicana insiste en luchar para vencer la pobreza y las limitaciones de la enfermedad
$!El drama de una madre soltera que quiere impulsar a sus hijos
Juana Fernández, junto a Génesis en la sala de tareas.

SANTO DOMINGO. Mientras toma del brazo a su pequeña hija, afectada desde su nacimiento con parálisis cerebral, un trastorno que disminuye la capacidad de una persona para moverse, mantener el equilibrio y la postura, Juana Fernández, una madre soltera de 33 años, narra entre lágrimas las vicisitudes que enfrenta día a día para encaminar a sus tres hijos.

Desde que Génesis Esther, su hija mayor, quien ahora cuenta con 17 años, fue diagnosticada con esta dura enfermedad, Juana supo que su trayecto de vida tendría que dedicarlo al cuidado de su muchachita. Rodeada por la pobreza de uno de los barrios más vulnerables de la ciudad, (Los Gandules), la tres veces madre dice estar optimista y conforme con los retos que se le han presentado.

“Mi hija no habla, no camina, no se sienta, no tiene visión, tiene una deformación en la columna; en sí, mi niña lo único que tiene bien es el corazón, tiene todo muy delicado y requiere de mucho cuidado”, dijo al estrujar sus ojos aguados.

Continuo diciendo: “Mi sueño es ser maestra, pero para lograrlo necesito una beca en una universidad que me permita trabajar y asistir los sábados, así puedo dedicar más tiempo a mis hijos en especial a mi niña paralítica que tanto me necesita”, manifestó.

Pese a que a su corta edad es madre soltera, pues el padre de sus tres hijos desde hace más nueve años se fue a vivir a Santiago de los Caballeros y dice que siempre va a batallar para echar adelante la familia. “No puedo decir que él (el padre de los niños de 14, 15 y 17 años), me ha abandonado, él me ayuda en la medida que puede, pero no es suficiente”, añadió la dedicada madre, mientras asentía a los gestos de su eterna infante, Génesis.

El amor por el magisterio y la necesidad de buscar alternativas que le generen ingresos económicos la llevó a crear desde hace un año, una sala de tareas en su pequeño hogar. Allí cuida y enseña a cuatro niños del sector por el pago de 300 pesos mensuales.

Además de su niña, como ella le dice (pues a pesar de ser una adolescente de 17 años, mantiene las características de un bebé), viven allí con ella los que completan su trilogía de retoños, José Manuel Hernández, de 14 años, Darlyn Esther Hernández, de 15, y su madre Juana Medina García, a quienes considera su inspiración y razón de vivir.

Juana Fernández solicita la ayuda de quienes puedan contribuir a mejorar su situación. Dice que un gran paso de avance para ella sería conseguir una beca universitaria y mejorar el mobiliario de su sala de tareas, para continuar enseñando a los niños de la barriada.

Por tal razón, ha dispuesto, tanto sus números de cuentas, como sus contactos telefónicos. Para colaborar con su realidad las personas pueden comunicarse a los teléfonos 809-538-5834 y al celular 829-699-3404 y el número de cuenta del Banreservas dominicano: 1640549367.

20180725 https://www.diariolibre.com

+ Leídas