Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Actualidad

El Parque Colón, reconocido como el mejor espacio público

Expandir imagen
El Parque Colón, reconocido como el mejor espacio público
El Parque Colón es la plaza principal de la Ciudad Colonial. ANDRéS TERRERO

Santo domingo. No hace muchos años que la juventud dominicana tomara la delantera y comenzara a reconocer que en Santo Domingo la vida urbana se disfruta en las plazas y parques.

Omar Rancier, decano de arquitectura de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), y presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios para RD (ICOMOS), dice que la nueva percepción de ciudad explica el atractivo de la zona colonial para los jóvenes.

El descubrimiento de la ciudad ha ido cautivando a la nueva generación a gritos de "¡Vamos pa la Zona!".

"Comienzan a reconocer a la Ciudad Colonial como un sitio diferente," dice. "Es que hay escala, historia en frente de ellos. Son espacios amables, hay asientos, árboles. Es la única zona donde pueden caminar, no tienen que depender del vehículo."

Y dentro de la Ciudad Colonial, Rancier destaca el Parque Colón, la plaza principal de la ciudad antigua, y la describe como "un espacio mágico". Nos invita a observar las diferentes épocas que convergen en su entorno -- colonial, neoclásico y ecléctico (neobarroco e neocolonial).

A los estilos gótico y renacentista de la Catedral Primada de América, seguirían en el siglo XX edificaciones de una notable selección de arquitectos que dejarían un sello monumental a la plaza.

Antonín Nechodoma, quien sería uno de los arquitectos más reconocidos de Puerto Rico, legaría la edificación del Cine Capitolio (1910-20). Osvaldo Báez, quien estudiaría en Francia, haría en el Palacio Consistorial una torre con escalamiento de capiteles jónicos, dóricos y corintios (1917).

Tenemos también el legado de los arquitectos catalanes Tomás Auñón y Joaquín Ortíz, quienes luego harían los obeliscos del Malecón.

Guillermo González, reconocido como el padre de la arquitectura dominicana, dejaría el edificio simétrico de la Calle El Conde 105 y el edificio ecléctico neocolonial con escudo de armas al centro y portal de piedra tallada que hoy aloja el Hard Rock Café, diseñado en colaboración con William Reid.

No hay diferencia entre los edificios del parque porque todos tienen escala humana. La dimensión se siente acogedora. Los frondosos árboles centenarios invitan a sentarse, a leer el periódico, a conversar con el compañero o a contemplar. Sobre todo permite sentir que se está en "una sala urbana".

Un vistazo a cualquier hora o en cualquier día al Parque Colón permite apreciar su popularidad. Allí los niños juegan con las palomas y alrededor de la estatua de Colón; los viejos se refrescan en la sombra de los vetustos árboles, los de 40-50 años comparten con amigos en los restaurantes de enfrente, y de noche los jóvenes, igual a gusto, en el Hard Rock Café. Y sin dudas el parque es popular con las familias que viven en su entorno, pero también con los turistas.

Por el uso que le damos, los capitaleños lo intuimos, pero pocos saben que el Parque Colón ya ha sido reconocido internacionalmente como uno de los mejores espacios públicos del mundo.

A principios de este año, el mismo arquitecto Rancier presentó una moción para este  reconocimiento mundial a través del listado de Project for Public Spaces (PPS), una ONG basada en Nueva York que hace 30 años promueve espacios públicos que contribuyen a fortalecer las comunidades.

La organización busca concientizar sobre las buenas prácticas y buenos proyectos en urbanismo.

La organización describe al Parque Colón como "el mejor espacio urbano de Santo Domingo, el más antiguo modelo de ciudad europea en las Américas".

En su descripción de porqué ha sido escogido entre los 600 mejores espacios públicos del mundo,  PPS destaca la interesante arquitectura y abundante vegetación en la plaza y menciona la estatua de Cristóbal Colón. La estatua de Colón y Anacaona es del escultor francés Ernesto Guilbert (1887), fecha a partir de cuando la Plaza de Armas se convirtió en el Parque Colón.

El Parque Colón llena los requisitos de PPS de ser asequible tanto a pie como por carro. Se recomienda como "el mejor lugar para comenzar una excursión de la Zona Colonial". También por su confort y sus imágenes. "Este es un espacio de gran belleza", por la arquitectura en escala humana. También cumple el requisito de limpio y seguro, y ser una plaza atractiva para el desarrollo de actividades y socializaciones.

Conocido este reconocimiento, quizás valdría la pena que los capitaleños visitemos de nuevo nuestro Parque Colón para observar estos detalles en sitio. Con la celebración de Santo Domingo como Capital Americana de la Cultura en el 2010, nuestro Parque Colón está llamado a tener un rol protagónico.