El tiempo se acaba para poder frenar el cambio climático

  • Para evitar el calentanamente global las emisiones deben disminuir por encima del 50% de aquí a medi
SUDÁFRICA.- El tiempo para frenar el cambio climático se acaba, si se quiere evitar que el planeta se caliente de aquí a finales de siglo por encima de los dos grados centígrados de media considerados críticos por los científicos.

"Antes de que finalice esta década deberíamos estar en una senda de reducción efectiva de las emisiones de gases de efecto invernadero", señala a Efe el catedrático de Ecología de la Universidad española de Castilla la Mancha y miembro del Grupo Intergubernamental de expertos de la ONU sobre Cambio Climático (IPCC) José Manuel Moreno Rodríguez, en vísperas de una nueva cumbre para atajar el problema en Durban (Sudáfrica) entre el 28 de noviembre y el 9 de diciembre.

Según el cuarto informe del IPCC de 2007, la Tierra se calentó en aproximadamente 0,74 grados centígrados en el siglo XX y si se permite que las emisiones aumenten al ritmo actual, antes de 2100 las temperaturas habrán subido entre 2 y 4,5 grados.

Para evitarlo, las emisiones globales deben disminuir por encima del 50% de aquí a mediados de este siglo, dijo Moreno.

En un informe sobre la gestión de fenómenos extremos y desastres hecho público el pasado 18 de noviembre, el IPCC afirma que "tanto las temperaturas diarias máximas como las mínimas han aumentado a escala mundial debido al incremento de los gases de efecto invernadero".

Como consecuencia, el IPCC vaticina un aumento de las olas de calor, sequías y lluvias más intensas e inundaciones, que ya son patentes como las recientes inundaciones en Tailandia y Australia y las sequías registradas en el este de África y Rusia.

La acidificación de los océanos, la pérdida de biodiversidad y la subida del nivel de mar son otros tantos males que acechan al planeta, según informes anteriores.

Pero lejos de disminuir, en 2010 los gases de efecto invernadero generados por la actividad humana han alcanzado niveles récord desde la era pre industrial, advirtió recientemente la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Incluso si se lograra detener hoy estas emisiones su efecto estaría presente durante décadas, señaló el secretario general de la organización, Michel Jarraud.

Las concentraciones de dióxido de carbono (CO2), principal responsable de la captura de calor en la atmósfera, han aumentado en un 39% en los últimos 150 años hasta sumar 389 partes por millón, frente a unos niveles constantes en torno a 280 partes por millón durante los 10.000 años anteriores.

Los científicos consideran que si se quiere mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados no se pueden superar las 450 partes por millón de dióxido de carbono, lo que no da mucho margen de maniobra.

Según los datos de la OMM, también se ha producido desde la era pre industrial un aumento del 20% en el óxido nítrico y del 158% en las emisiones de metano, otros gases de efecto invernadero.

Con actividades como la quema de combustibles fósiles y la tala de árboles el hombre ha roto el equilibrio del efecto invernadero, un fenómeno natural por el que el vapor de agua, el CO2 y otros gases retienen el calor que irradia la Tierra y sin el cual en vez de una temperatura media de 14 grados centígrados estaríamos tiritando a 18 grados bajo cero.

Factores naturales como la erupción de los volcanes y la radiación solar, además de variables climáticas como el fenómeno de El Niño y los cambios térmicos en el océano Atlántico también pueden ser responsables de un calentamiento o un enfriamiento, pero no explican el alza de las temperaturas medias globales desde mediados del siglo XX, causada por las concentraciones en la atmósfera de gases de efecto invernadero de origen humano.

Estas variables naturales han confundido en el pasado a los científicos, pero no hay que llamarse a engaño, dice a Efe el profesor Michael Schlesinger, de la Universidad de Illinois (EEUU) y miembro también del IPCC.

Según Schlesinger, por ello sería "imprudente" vaticinar un aumento anual de las temperaturas en un futuro próximo, ya que de producirse un enfriamiento podría disminuir la preocupación por el calentamiento global.

"Los escépticos han ignorado mi llamamiento a la prudencia y han puesto al mundo en peligro", declaró Schlesinger al ser preguntado por los grupos que niegan que el calentamiento global sea causado por el hombre.

Unos grupos a los que la organización ecologista Greenpeace relaciona con los intereses de la industria más contaminante y a los que acusa de entorpecer la lucha contra el cambio climático.

En Durban, 200 países deberán decidir cómo reducir sus emisiones una vez que expire en 2012 el protocolo de Kioto, el único tratado en la materia, que sin embargo sólo obliga a 37 naciones industrializadas y a la Unión Europea y del que no forman parte las dos más contaminantes del planeta, EEUU y China.

Las emisiones de gases de efecto invernadero han crecido en un 25% desde que se aprobó Kioto en 1997. Desde entonces, China se ha convertido en el principal emisor por delante de EEUU y las emisiones de los países en desarrollo representan hoy el 58% del total y están en aumento.
20111128 http://www.diariolibre.com

+ Leídas