Gavilán de La Hispaniola, guardián de Los Haitises

  • Buteo ridgwayi / especie críticamente amenazada

Ave endémica poco común, lamentablemente la  especie amenazada más crítica de La Hispaniola. Desde hace más de 20 años no se ha reportado avistamiento en Haití y solamente se encuentra en el parque nacional Los Haitises. Se calculan de 250 a 300 individuos en estado silvestre.

Se distingue por sus partes superiores color gris marrón oscuro, partes inferiores grises con un lavado rojo marrón.  Los machos son más grises que las hembras y tienen el doblado del ala de un brillante color rojizo marrón.  La hembra tiene un pecho más claro con más barras y es un cuarto más grande que el macho.

 

 

 

 

Pone dos huevos color blanco cremoso, muy moteados de naranja-rojo. Este gavilán a menudo construye su nido justo encima de un nido activo de cigua palmera, el ave nacional de la República Dominicana. Los gavilanes agregan ramas más grandes en la parte superior de sin causar ningún daño a las ciguas. Es como un edificio de dos pisos para los pájaros. La anidación se produce entre marzo y junio. Sus vuelos de cortejo empiezan en enero y la mayoría ocurre a finales de la mañana, mientras que la construcción del nido, labor que hacen mayormente los machos, empieza a finales de febrero. Las hembras se ocupan de casi toda la incubación de los huevos, lo cual comienza a finales de marzo y toma de 10 a 12 semanas. Los machos capturan casi todas las presas que son llevadas al nido.

 

Frecuentemente permite el acercamiento antes de salir volando. Se alimenta de lagartos, serpientes, ratones, murciélagos y algunos anfibios, insectos y pequeñas aves.

Para este artículo nos dirigimos a la comunidad de Los Limones en la frontera del Parque Nacional Los Haitises, no transcurrió ni un cuarto de hora cuando ya pudimos escuchar y muy pronto observar varios ejemplares dentro de la misma comunidad.

Aunque esta especie parece preferir bosques no alterados en las tierras bajas y colinas, que vive en una gran variedad de hábitats, incluyendo bosques, bosques secos y húmedos tropicales, bosques de pino, bosque de piedra caliza cárstica. Incluso se encuentra en el hábitat humano alterado, incluyendo plantaciones, fragmentos de bosques degradados y tierras de pastoreo. Esta capacidad de adaptarse y sobrevivir en diferentes tipos de ambientes es una buena noticia para la especie. Mientras existan presas adecuadas y sitios de anidación,  el gavilán tiene una buena oportunidad de sobrevivir incluso en las zonas que han cambiado drásticamente por la gente o por otros factores.

Desde finales del siglo 19, la población del gavilán ha estado en franco declive. Gran parte de su hábitat natural está desapareciendo por la tala de los bosques y los incendios forestales, y muchas personas están cazándola o recolectado en los nidos los pichones  mayormente por miedo a que estos maten los pollos. Además de estas dos amenazas principales, otros factores podrían estar afectando la capacidad de los gavilanes  para sobrevivir. Biólogos de The Peregrine Fund, que trabajan con esta especie, han descubierto que las crías suelen ser infestados con larvas de mosca que se  alimentan de los tejidos que a veces puede matar a las aves jóvenes, si no se tratan. Los biólogos no saben aún si la población de esta mosca se ha incrementado debido a los cambios relacionados con los humanos en el hábitat, el cambio climático o las fluctuaciones cíclicas de la población, o si siempre ha estado presente en gran número. Biólogos rocían con una solución los pichoes y el nido para evitar la picada de esta mosca.

Históricamente, los gavilanes anidan en árboles altos y palmeras. Hoy en día, con cada vez menos árboles de madera en pie, los gavilanes anidan, casi en su totalidad, en las palmeras. Si bien estas son buenos de anidación  suponen un problema, las hojas de palma natural se despegan y se caen durante todo el año. Si las hojas de palma que apoyan el nido desaparecen mientras que todavía hay huevos o muy pequeños polluelos en el interior, esto podría significar un problema. Si los huevos o los jóvenes caen al suelo, hay muy pocas posibilidades de que sobrevivan.

En esta temporada de anidación se han contabilizado más de 40 pichones, muchos de ellos libres de la larva de la mosca ya han abandonado el nido. Esto supone una esperanza de que la población siga creciendo. Además Peregrine Fund está tratando de reintroducir la especie en Punta Cana para lo cual ya tiene varias parejas en el lugar.

Debido a que la población de gavilanes de La Hispaniola es pequeña (unos 300 individuos) y aislado (que se encuentra solamente en un área), esta especie se encuentra en un mayor riesgo de extinción. Si un huracán o enfermedad afectaran la zona, la población podría desaparecer inmediatamente. Si tal evento ocurriera, las especies se perderían para siempre.

El gavilán come casi cualquier cosa lo suficientemente pequeña como para atraparlo. Se alimentan de serpientes, lagartos, ranas y sapos, pequeños roedores, murciélagos y aves. En un estudio de 20 parejas nidificantes, biólogos identificaron  que el 97% de las presas son reptiles.

 

Los gavilanes  son cazadores pacientes. A diferencia de algunas otras aves rapaces que vuelan alto en el cielo en busca de alimento, los gavilanes pasan mucho tiempo encaramado en ramas de árboles. Cuando logra ver a su presa se lanza en picada a troncos o el suelo. Durante la temporada de anidación, y quizá todo el año,  son capaces de almacenar alimentos para ser consumidos después. Esto les ahorra tiempo y energía, y les permite tomar ventaja de una fácil captura, en lugar de dejarlo escapar porque no tienen hambre en este momento.

 

The Peregrine Fund ha estado estudiando al gavilán de La Hispaniola desde 2000. Los biólogos comenzaron mediante la búsqueda de los individuos y las parejas reproductoras en muchos lugares alrededor de la isla de La Española. A través de estos estudios iniciales, se dieron cuenta de que el único resto de la población se encontraba en el Parque Nacional Los Haitises y comenzaron a centrar sus esfuerzos allí.

Los biólogos pasan largas jornadas en el campo, el senderismo por muchas horas en un intento de visitar todos los sitios de anidación conocidos y encontrar otros nuevos. En cada nido, los biólogos han visto las aves para aprender más acerca de su comportamiento, lo que están comiendo, la frecuencia con que alimentan a sus crías, y todo tipo de otras cosas interesantes. Los biólogos también se suben a los nidos para comprobar los pollitos, los tratan para infestaciones de moscas y les ponen anillos marcados en las patas. Este anillamiento de aves es una de aprender cuantos gavilanes juveniles sobreviven cada temporada de cría y para reunir información sobre qué tan lejos y donde viajan después de dejar a sus padres y territorio.

Más información en www.peregrinefund.org 

Fuentes:
Aves de la Hispaniola y Hatití 2006 Princeton University Press
Peregrine Fund
Wikipedia
Pedro Genaro R.

 @mdelcid 

Visita nuestra sección especial:

 



20130611 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas