Gobierno "protege" al autor del libro sobre Leonel

  • Julio César Valdez trabaja bajo la cobertura de un equipo de seguridad asignado por el Gobierno. El 30 de abril abandonó abruptamente el hotel Embajador dejando sin pagar un cuenta de más de
Reconocidas librerías se negaron a vender el libro que terminó en las estanterías de la Comisión de Efemérides Patrias.
[b]Historia DL.[/b]

Santo Domingo. Los colaboradores de Julio César Valdez, autor del controvertido libro "Leonel Fernández y yo" instrumentaron, tres semanas antes de las elecciones, una extraña operación "promocional" en el hotel Embajador.

Valdez trabajaba bajo la cobertura de un equipo de seguridad de seis personas asignado por el Gobierno entre las que se encuentra Juan C. Pérez, alistado de la Policía Nacional, y el segundo teniente Roque Antonio Tejada.

La operación se inició el 22 de abril. El director de Migración, Miguel Vásquez, había reservado unos días antes y hasta el 3 de mayo tres habitaciones con el nombre de Sergio Aguilera.

A la llegada de Valdez, ese nombre se cambiaría por el de Sergio Jiménez, con pasaporte 1-477-295-5.

El equipo solicitó al personal del hotel tener libre acceso a las tres habitaciones. Las conversaciones se realizaron en la más absoluta discreción.

[b]Intrusos[/b]

Tras haber pasado una noche en el interior, Valdez y Jiménez regresaron al hotel el 30 de abril. Al subir a su habitación, se comunicaron con la seguridad del hotel para denunciar que alguien había entrado a su dormitorio.

Una de las maletas de Valdez estaba en el suelo. Pese a que el escritor aclaró que no se le había perdido nada, la seguridad del hotel realizó una lectura de la cerradura de la habitación y les demostró que nadie ajeno al personal del hotel o a su equipo había entrado a esa habitación.

Ese acontecimiento cambió el rumbo de la operación. En torno a las 10:30 de la noche, Valdez y su equipo abandonaron abruptamente el hotel no sin antes arrebatarle a la recepcionista el voucher firmado por Sergio Jiménez que habían dejado como garantía de pago. Hasta ese momento, la cuenta ascendía a RD$ 304,805.09.

[b]El "padrino" paga[/b]

Jiménez alcanzó a informarle a la supervisora de Recepción, que si no regresaba él mismo a pagar la cuenta el Gobierno la liquidaría.

El equipo de Valdez se retiró del establecimiento bajo la protección de su seguridad personal, integrada por miembros de los cuerpos castrenses, burlando la persecución que lanzaron de inmediato los miembros de seguridad del hotel y las patrullas de la Policía Nacional que acudieron al lugar.

Los oficiales lograron identificar uno de los vehículos: una yipeta Nissan de color gris y placa GI-20856.

[b]Robo en la sombra[/b]

Tres días después del incidente, Vásquez, que había realizado la reserva de las habitaciones, encomendó a Hipólito Pérez personarse en el hotel a fin de solicitar copia de las facturas. Facilitó a la recepcionista su número de celular y también los del director de Migración.

La confusa denuncia que realizaron Valdez y Jiménez al personal de seguridad del Embajador fue reiterada cuatro días después. Valdez denunció, esta vez frente a la Policía Nacional, la pérdida de unos disquetes y casetes correspondientes a su libro, "Leonel Fernández y Yo", que según él tenían un valor aproximado de RD$15 millones.

La cuenta de Váldez fue liquidada, en efectivo, el 6 de mayo.

[b]Campaña de descrédito[/b]

El libro de Valdez, "Leonel Fernández y yo", elaborado sin ninguna base documental, es un legajo de acusaciones zahirientes y aviesamente politizadas contra el ex presidente Leonel Fernández. Ese libelo difamatorio e insultante apenas trascendió entre la intelectualidad dominicana. El autor fabula sobre posibles dineros recibidos del narcotráfico para la campaña electoral e inclinaciones sexuales. Ninguna prensa que se respete podría tomarse en serio una pobre narrativa que transpira rencores y que pretende venderse "políticamente" desde un tremendismo como "el libro que cambiará el curso de la historia política de América". Valdez presenta, sin embargo, una fructífera hoja de vida que es difícil hacer corresponder con la puerilidad de su escritura. Egresado de The City University of New York (CUNY), con estudios universitarios en Europa y varias universidades de Estados Unidos. Afirma que entre 1995 y 1996 trabajó en la campaña presidencial de Leonel Fernández, a quien dice conocer desde la década del 1970 y, posteriormente, para el consulado dominicano en Nueva York, entre 1996 y 1998. Su último empleo conocido es el de "relacionista público independiente, para su propia empresa".

[b]"Censurado" en la Feria[/b]

El escritor Viriato Sención, autor de "Los que falsificaron la firma de Dios", pidió a Virtudes Uribe, de la librería La Trinitaria, que vendiera el libro "Leonel y yo", durante la Feria del Libro. Virtudes se negó alegando que el libro era "una solemne porquería". Sención la acusó de recibir órdenes de Tony Raful. La discusión fue acalorada. El segundo encontronazo se produjo con Juany Uribe, hermana de Virtudes, que fue secretaria de José Francisco Peña Gómez. Juany terminó enviando a Sención a "freir tusas". Casi todas las librerías reconocidas se negaron a vender el libro, que terminó en las estanterías de la Comisión de Efemérides Patrias, presidida por Sención.
20040514 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas