Hipólito Mejía enfrenta cuarta huelga general en su gobierno

  • En junio y agosto de 2001, y febrero de 2003 hubo llamados a paros nacionales que no tuvieron incidencia o fueron abortados
Muchos no saben hacer paros pacíficos.
Santo Domingo. La huelga general convocada para mañana y pasado por la Coordinadora de Organizaciones Populares, es la cuarta con estas características a las que se ha enfrentado Hipólito Mejía en sus casi cuatro años de gobierno.

En junio de 2001 se produjo el primer llamado a paro general, que fue considerado "más o menos" exitoso, aunque no tuvo el alcance esperado por la Coordinadora. De esa jornada emergió una propuesta de pacto social y la designación -por parte del presidente Mejía- de una comisión de diálogo, que no tuvo muchos resultados en sus gestiones mediadoras. En ese momento, las razones del descontento social eran los prolongados apagones y las elevadas tarifas eléctricas. Otra exigencia era la destitución del entonces jefe de la policía, Pedro de Jesús Candelier.

El llamado a huelga general del 4 de febrero de 2003 evidenció diferencias entre las mismas organizaciones convocantes, por lo que no consiguió el arrastre popular necesario para paralizar el país.

La experiencia del 11 de noviembre del año pasado puso de manifiesto la creciente insatisfacción con la gestión del presidente Mejía y el deterioro en el nivel de vida de la población. El incremento de la tasa del dólar, y por consiguiente, el aumento en el precio de los combustibles, los medicamentos y la canasta básica constituyó el telón de fondo para la huelga.

[b]A otra escala[/b]

Durante este período de gobierno, las protestas sectoriales, sindicales y locales han sobrepasado las 400. Según la antropóloga social Tahira Vargas, estas manifestaciones a menor escala tienen causas más relacionadas con el abastecimiento de servicios -agua y energía eléctrica-, con una fuerte incidencia del elemento territorial, a través de exigencias de terminación de calles, caminos vecinales, escuelas y otras obras físicas. En este sentido, a pesar de que el presidente Mejía en todo momento ha expresado su renuencia a hacer concesiones a los huelguistas, por ejemplo, los pobladores de Licey al Medio, con sus incesantes movilizaciones han logrado satisfacer en parte sus demandas para la construcción de carreteras, un liceo, un hospital y una iglesia.Cuando fue convocada la huelga del 11 de noviembre de 2003, el dólar se cotizaba entre RD$38 y RD$40. Por su parte, la gasolina premium se vendía a RD$69.04, la regular a RD$61.00 y el gasoil a RD$47.03.

Ahora, en la víspera de otro paro general, la cotización de la moneda estadounidense se mueve entre los RD$47 y RD$50, mientras el precio de la premium es de RD$99.30, el de la regular alcanzó los RD$90.00, y el galón de gasoil se comercializa a RD$76.
20040127 http://www.diariolibre.com

+ Leídas