Induveca apoya segundo estudio sobre calidad del salami

  • Con 60% del mercado de embutidos, reportó caída de sus ventas hasta 35% en últimos días
Un empleado sostiene un salami durante el proceso de empacado de la mezcla.

LA VEGA. La empresa Induveca manifestó ayer su respaldo al nuevo estudio que ejecutará Salud Pública para conocer la calidad del salami que se vende en el país. También apoya que sea con ese análisis que se den a conocer las empresas que no cumplen con los estándares alimenticios.

"Nosotros creemos y apoyamos la labor de Pro Consumidor... En el momento en que hagamos un segundo estudio, donde la metodología esté clara, que todo el mundo esté claro en los productos, en cómo se levantaron las muestras, en que los productos sean los productos y que no sean falsificaciones, las empresas tienen que reconocer los estudios que se hicieron", dijo la encargada de Mercadeo y Ventas de la empresa, Lil Esteva.

Induveca, quien produce los embutidos en base a requerimientos de venta, desde hace unos seis días registra un descenso de entre un 30% y 35% en esa actividad, según informes de la compañía. Esto, después del estudio dado a conocer por Pro Consumidor hace nueve días que reveló que el 97% de 258 muestras de salami de 22 embutidoras del país (cuyos nombres no citó) tienen un contenido de proteína por debajo de los límites establecidos, un 15% presentó coliformes fecales, 12% levadura y 51% nitrito de sodio por encima del límite permitido, que no debe exceder 200mg/kg.

El análisis también le ha cerrado las puertas al público de Haití, cuyas autoridades prohibieron la comercialización del salami, salchichas y mortadela de República Dominicana tras conocer los resultados.

Con una participación en el mercado local de un 60%, en comparación con otras marcas de embutidos, y un 70% en exportación, según informó Esteva, Induveca aseguró ayer a la prensa que sus productos son inocuos y cumplen con los estándares de calidad.

Durante un recorrido por su planta de producción de 30 mil metros cuadrados (vea un video en diariolibre.com), ubicada en la avenida Pedro A. Rivera de La Vega, ejecutivos de la empresa hicieron pública la elaboración de los embutidos en búsqueda de sustentar su calidad.

"El nitrito de sodio es un elemento químico inorgánico utilizado en la industria cárnica. Nosotros lo utilizamos como un conservante, pero lo hacemos bajo los estándares aprobados por las normas dominicanas", afirmó el director de Desarrollo de Induveca, el ingeniero químico Mircial Guerrero.

Luego de vestirse con una bata y zapatos especiales y pasar por un proceso de esterilización, el equipo de DL fue guiado por Guerrero hasta donde se producen los embutidos de Induveca. Él ya tiene 31 años trabajando en la planta de los 43 que tiene instalada.

El recorrido se inició en el cuarto de productos terminados, donde se conservan a una temperatura entre cero y 5 grados Celsius. Luego se prosiguió al lugar donde está el horno para la cocción.

Más adelante, se mostró el área donde se vacía la mezcla del embutido en la funda y luego el área donde decenas de hombres picaban carne de cerdo para ser procesada. Sólo ayer se sacrificaron 700 cerdos de hasta 110 kilos cada uno, informó Guerrero.

La visita culminó en el laboratorio de la planta donde la encargada, Andrea Delgado, explicó que es allí donde se realizan pruebas para prevenir organismos patógenos en los productos, el nivel de nitrito de sodio adecuado y otros requisitos de calidad.

"Nosotros confirmamos que lo que se ha formulado en base a las especificaciones y a las normas nacionales e internacionales, sea correcto", aseguró.

Certificaciones

Como parte de los mecanismos probatorios para certificar su calidad, los ejecutivos de Induveca recordaron que la empresa posee certificados internacionales.

Citaron la norma ISO 9001 sobre gestión de calidad, la ISO 14001:2004 sobre gestión ambiental y el permiso ambiental 0151-03 del Ministerio de Medio Ambiente.

Informaron, además, que se suplen de granjeros certificados.

20120801 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas