Miles abarrotan playas nicaragüenses pese a COVID-19

MANAGUA (AP) — Balnearios repletos de bañistas y pueblos desbordados de fieles en procesiones religiosas resumen la imagen de esta Semana Santa en Nicaragua, donde las aglomeraciones sin control desafían por segundo año consecutivo la pandemia de COVID-19.

Miles de nicaragüenses han atiborrado lagos, ríos y playas del Pacífico aprovechando el asueto de 10 días que el gobierno de Daniel Ortega dio a unos 140.000 empleados públicos, desde el 27 de marzo hasta el 6 de abril.

“Sí, hay pandemia, pero estos son los días de más calor y de vacaciones, así que hay que gozar. Yo al menos no tengo temor al COVID”, dijo a la AP Martha Luisa Obregón, una obrera de una empresa textil de zona franca, mientras esperaba abordar un transporte público rumbo al sur del país.

La mujer viajó con su familia en un autobús que partió de un mercado capitalino hacia el balneario de El Menco, situado sobre las costas del lago Cocibolca, el más grande del país y a unos 100 kilómetros de Managua. El bus estaba abarrotado de pasajeros, muchos de ellos sin mascarillas. En un asiento se ubicó doña Teodora, de 69 años y madre de Martha. “No tenemos miedo al virus, Dios nos protege”, respondió, entusiasmada con el viaje.

El flujo de veraneantes que salieron de la capital aumentó en las últimas horas. Solamente ayer, jueves santo, la Cruz Roja brindó 3.957 atenciones en 108 balnearios del país y reportó solamente dos ahogados.

El último fin de semana de marzo, según el gobierno, se movilizaron unas 450.000 personas. “De ese total, 260.000 visitaron 572 centros turísticos y casi 90.000 participaron en actividades religiosas”, dijo la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo.

Uno de los sitios de veraneo más populares es El Trapiche, situado en el municipio de Tipitapa, unos 25 kilómetros al norte de Managua. Está considerado el balneario más peligroso, pues muchos bañistas se lanzan a nadar en estado de ebriedad.

“Ya tenemos más de 2.000 visitantes el día de hoy”, declaró la vicealcaldesa de Tipitapa, Marbely Aráuz, a medios de prensa oficialistas desde El Trapiche, donde la gente se divierte como si la pandemia no existiera.

Por el contrario, en la turística ciudad de Granada, al este de la capital, se observó una baja afluencia de visitantes. Pocas personas se bañaban en las aguas del balneario Asese, donde a diferencia de otros años los bares y restaurantes estaban semivacíos, según constató AP.

Las aglomeraciones han sido criticadas por epidemiólogos que temen una explosión de contagios similar a la ocurrida en mayo del año pasado. “La epidemia del COVID-19 no ha terminado ni ha sido controlada, y desde noviembre en Nicaragua entramos en una segunda ola que va para arriba, lenta pero progresiva”, advirtió el médico Leonel Argüello.

En tanto, la vicepresidenta Murillo informó por televisión que la “vacunación voluntaria” contra el nuevo coronavirus continúa en los hospitales públicos, donde enfermos crónicos y adultos mayores están recibiendo la segunda dosis de la vacuna rusa Sputnik V.

En Nicaragua la vacunación comenzó hace un mes, el 2 de marzo. Hasta ahora se ha recibido la vacuna Sputnik V y la Covishield-AstraZeneca, fabricada en India.

Murillo anunció que el próximo 6 de abril iniciará una campaña nacional de vacunación para inmunizar también a niños y adultos contra polio, sarampión y otras enfermedades que pueden prevenirse.

Nicaragua no aplicó en 2020 ninguna cuarentena debido a la pandemia, y según el gobierno sólo 178 personas han fallecido por COVID-19 y otras 6.697 han sido contagiados desde que el virus apareció hace un año.

Sin embargo, el independiente Observatorio Ciudadano reporta hasta hoy 3.014 decesos por neumonía y otros síntomas relacionados con el coronavirus, así como 13.312 casos “sospechosos”, ya que las pruebas PCR sólo puede realizarlas el Ministerio de Salud.

Según datos oficiales divulgados este viernes por el Ministerio de Gobernación, 113.777 nicaragüenses que habían emigrado retornaron al país durante el último año, desde que comenzó la pandemia, tras perder sus fuentes de trabajo o medios de subsistencia en el exterior.

20210402 https://www.diariolibre.com

Temas

Noticias

+ Leídas