Patriots cancelan práctica tras su 5to caso de COVID-19

INDIANÁPOLIS, Indiana, EE.UU. (AP) — De Nueva Inglaterra a Atlanta, pasando por Indianápolis, varios equipos se concentraron el viernes en un tema distinto al fútbol americano: las pruebas de coronavirus.

Los Patriots de Nueva Inglaterra cancelaron sus entrenamientos de la jornada y más tarde colocaron al centro James Ferentz en la lista de reservas por COVID-19. Ferentz fue el quinto jugador del equipo que ha dado positivo de coronavirus.

En los Colts de Indianápolis, hubo cuatro casos positivos. Pero tras nuevas pruebas, todos se descartaron.

Los Falcons de Atlanta regresaron a sus instalaciones un día después de abandonarlas por un segundo caso positivo.

Nueva Inglaterra (2-2) de antemano había sufrido el aplazamiento de su duelo ante Denver, originalmente programado para la quinta jornada, después de que cuatro de sus jugadores dieron positivo de coronavirus, entre ellos el quarterback Cam Newton y el cornerback Stephon Gilmore. El partido está programado para el domingo en Foxborough, Massachusetts, pero podría estar en riesgo.

“Realmente desconozco la respuesta a eso”, dijo el coach de los Broncos, Vic Fangio, cuando se le preguntó sobre si finalmente jugarían contra los Patriots. “Asumimos y comprendemos que el juego está programado a realizarse en tiempo y forma. Y cualquier otra cosa que suceda diferente pasará cuando tenga que pasar”.

Newton y Gilmore, el Jugador Defensivo del Año pasado en la liga, regresaron a los entrenamientos esta semana por primera vez desde que dieron positivo de coronavirus.

Newton no participó en la derrota de Nueva Inglaterra ante Kansas City después de dar positivo en una prueba el 2 de octubre. Fue recuperado de la lista de reservas/COVID-19 el miércoles. Gilmore, quien arrojó positivo en una prueba el 7 de octubre, fue reintegrado el jueves. Bill Murray, jugador de la escuadra de entrenamiento, también regresó de la lista de COVID el jueves.

El defensive tackle Byron Cowart era el único jugador de los Patriots que sigue en la lista después de dar positivo en una prueba el 11 de octubre. Ahora, Ferentz se le ha unido.

Los Broncos (1-3) no han jugado desde el 1 de octubre. Si tienen actividad el domingo habrán pasado 16 días entre un encuentro y otro. Será un día más de inactividad que el que tuvieron los Titans de Tennessee, quienes vencieron el martes a Buffalo luego de reportar el primer brote de COVID-19 en la NFL, el cual afectó a una veintena de miembros de la organización.

El número de días sin partido por parte de los Broncos es el más largo de la liga desde 2001, cuando la NFL pospuso otodos los encuentros del fin de semana posterior a los atentados terroristas del 11 de septiembre. Tres equipos —Nueva Orleáns, Pittsburgh y Tampa Bay— descansaron una semana después, cuando se reanudaba la actividad.

Así, esos equipos estuvieron 20 días sin jugar en aquel año. De los tres, sólo los Steelers ganaron cuando volvieron al terreno.

Indianápolis cerró sus instalaciones de prácticas, antes de que las cuatro nuevas pruebas arrojaran negativo, lo que permitió la reapertura.

El entrenador Frank Reich había comenzado ya a definir los planes de contingencia para enfrentar los Bengals el lunes o martes, y reorganizó la agenda del viernes. Se realizaron reuniones virtuales y, después de que llegó la segunda serie de resultados, los Colts realizaron una práctica más ligera con mascarillas.

“Simplemente tenía sentido que totáramos, viéramos lo que necesitábamos, moviéramos un poco el cuerpo, aceleráramos el corazón, pero no a tope”, dijo Reich.

Los Browns de Cleveland, que jugaron ante los Colts el domingo, reportaron que todas sus pruebas arrojaron negativo la mañana del viernes y sus instalaciones continúan abiertas. Entre los casos negativos se encuentra el wide receiver estelar Odell Beckham Jr., que el jueves había sido enviado a casa por enfermedad.

Atlanta reanudó el viernes los entrenamientos en persona en sus instalaciones, siguiendo protocolos intensivos adicionales de la liga, con miras a su duelo del domingo en Minnesota. El equipo había cerrado su sede el jueves después de un segundo caso positivo en las pruebas de COVID-19.

El defensive tackle novato Marlon Davidson fue incorporado por Atlanta a la lista de COVID-19/reserva el martes y una segunda persona, que no es un jugador, subsecuentemente dio positivo.

Los protocolos adicionales que los Falcons deben seguir incluyendo pruebas diarias y el uso de cubrebocas en todo momento. Las reuniones deberán realizarse virtualmente, al aire libre o, en caso de ser bajo techo, en espacios amplios que permitan mantener un distanciamiento de 1,80 (seis pies) entre una persona y otra.

20201016 https://www.diariolibre.com

Temas

Deportes

+ Leídas