Turista dice que fue casi asesinada por empleado de resort en Punta Cana

$!Turista dice que fue casi asesinada por empleado de resort en Punta Cana

Una turista reveló ayer cómo fue estrangulada, golpeada y dejada por muerta en un violento ataque mientras estaba de vacaciones en un hotel en Punta Cana. Su declaración se ha hecho viral y ha recibido réplicas de decenas de medios internacionales.

Tammy Lawrence-Daley, de 51 años, dijo en una publicación de Facebook que el ataque ocurrió en enero de este año cuando se hospedaba en el resort todo incluido del hotel Majestic Elegance, en Punta Cana, con su esposo Christoper y sus mejores amigos.

En dicha publicación, Lawrence-Daley compartió fotos de sus heridas.

La madre de dos niños dijo que pasó cinco días en un hospital recuperándose y tuvo que someterse a una cirugía para reparar sus lesiones, algunas de las cuales aún se está recuperando cuatro meses después.

Lawrence-Daley afirma que fue atacada por un empleado del hotel porque recuerda haberlo visto con un uniforme con el logo del resort.

Dijo que el ataque ocurrió en la segunda noche de su estadía en el centro turístico alrededor de las 10:30 de la noche cuando salió de su habitación para buscar una merienda y tomar fotos de la luna en la playa.

Lawrence-Daley dijo que ella recuerda haber sido atacada por detrás, y sintió los brazos de su atacante a su alrededor cuando la llevó a una sala de mantenimiento cercana.

Afirma que habla sobre su terrible experiencia en un intento por advertir a otros viajeros que tengan cuidado.

A continuación, declaraciones de la víctima:

Cómo le explicas a tus hijos que casi te mata un extraño y que “mami volverá a casa, pero no me parezco a mi”, ¿cómo miras a los ojos a tus padres, mientras ven tu cara golpeada, y les dices: “estoy bien, estaré bien”.

Todos te preguntan, ‘¿por qué?’, ‘¿cómo?’, entonces, les cuentas la historia; haces un recuento solo de los detalles más importantes, de manera que puedas mantenerte fuerte y no te desmorones... para que no vean el miedo, desilusión y debilidad que sientes.

Ahora que he tenido tiempo para sanar, es el hora de contar mi historia, con la esperanza de que las mujeres estén más atentas, y que ojalá prevengan lo que me pasó. También quiero que la gente entienda que el hotel no se hará responsable y que no seremos reembolsados por los gastos en el centro turístico.

Fui de vacaciones a finales de enero con mi esposo y nuestros mejores amigos, Diane y James, a un resort todo incluido, del hotel Majestic Elegance, en la República Dominicana. Llegamos el lunes por la noche. Tras registrarnos, nos acostamos relativamente temprano (10 de la noche, más o menos), porque siendo honestos... ¡fue un día largo y ya no somos tan jóvenes!

¡El martes trajo consigo sol y playa! Esa noche quedamos con nuestros amigos para ir al show del teatro con temática de los años 80, cerca de nuestra calle.

El show terminó a eso de las 10:30 de la noche y fuimos devuelta a nuestros cuartos. Nos dio hambre por el baile, así que llamé al servicio de habitación. Estaba ocupado y volví a llamar, entonces, recibí el mensaje de que ellos ya no estaban dando servicio (no recuerdo el mensaje exactamente).

Le dije a mi esposo que iría rápidamente a la cafetería de nuestro edificio para tomar una merienda y volvería en 5 minutos. No pasé por esa y opté por ir a la del siguiente edificio, que estaba en la playa. Pensé que podía obtener algunas fotos de la luna en el agua, pero nunca llegué a la playa.

Cuando pasé entre los edificios, noté que no había nadie en el pasillo. Nada extraño, pero si inquietantemente tranquilo. Di unos 10 pasos, más menos, balanceándome de un lado a otro, sin preocuparme por nada. Fue entonces cuando lo escuché. Pasos pesados ​​... uno, dos, tres, cuatro, luego aceleraron, y luego, antes de que pudiera reaccionar, fui agarrada por detrás e inmovilizada de inmediato. Sus brazos me envolvieron y comenzó a empujarme de inmediato a una sala de mantenimiento.

No entraré en detalles sangrientos, sin embargo, tengan en cuenta que luché con todo lo que tenía en ese momento; él era demasiado fuerte. Las próximas ocho horas fueron de dolor y miedo.

Fui estrangulada varias veces hasta caer inconsciente, mi cuerpo fue arrastrado por las escaleras hacia un área subterránea de agua negras. Me pateó la cabeza, me golpeó con un palo, y luego, me estranguló otra vez para matarme; en ese momento, él tiró mi cuerpo en un área a la que me refiero como un “agujero”.

Estuve inconsciente varias veces durante el ataque salvaje, así que no tengo idea de qué más se me hizo durante ese tiempo. De alguna manera sobreviví. Una vez más, no voy a entrar en todo el infierno por el que pasé estando básicamente “enterrada” en ese infierno durante tantas horas.

Pasé 5 días en una clínica fuera del resort y me operaron para reparar las lesiones. Todavía estoy lidiando con varios problemas, así como todos los gastos médicos desde que estoy en casa.

El hotel Majestic Elegance no se responsabiliza por el ataque ya que no pude identificar al atacante (a pesar de que llevaba un uniforme con el logo del resort, que me golpeó directamente en frente de la sala de mantenimiento y me arrastró escaleras abajo hasta el sótano para que nadie pudiera escucharme ni encontrarme.)

La policía encontró evidencia en la manija de un trapeador y en un sombrero que estaban manchados de sangre en el área donde me encontraron, pero eso no significa nada en estos países. No había cámaras, ni buena iluminación.

Mi esposo y mis amigos fueron a la recepción al menos 3 veces durante la noche antes de que el personal de seguridad accediera a buscarme. Esto consistió en que llevaron un quad a la playa y buscaron allá. La seguridad en Majestic Elegance pensaba que estaba borracha en alguna parte. Me perdí a las 10:30 y fui encontrada más de 8 horas más tarde. Fue el infierno.

Este hombre pensó que me había matado, pero fracasó. Aún está suelto, un depredador, esperando a su próxima víctima. Sólo que la próxima mujer puede que no sea tan afortunada.

Por favor, por favor no camines sola. Estos ataques ocurren con mucha frecuencia y los delincuentes NO están siendo procesados ​​a pesar de que se encuentran pruebas. Las víctimas no reciben compensación médica, ni de dolor y sufrimiento, y los centros turísticos no se hacen responsables.

Majestic Elegance no ofreció reembolsarnos el dinero por nuestra estadía, y mucho menos mis gastos médicos actuales. Los litigios no fueron a ninguna parte.

Cuando se encuentre en lugares desconocidos, o incluso en lugares conocidos, recuerden... sean inteligentes, manténganse seguros.

Las imágenes son de antes del ataque y después de que me limpiaron en el hospital.

20190530 https://www.diariolibre.com

+ Leídas