Iván Tovar lleva su mundo de sueños y formas a España

SANTO DOMINGO. Iván Tovar es un pintor largo y reservado que, en confianza, o cuando simplemente se le antoja, explota en una sonrisa enorme y cálida.

Motivos para sonreir tiene. Desde el 19 de junio, y hasta el 5 de octubre, el Museo Fundación Eugenio Granell, en Santiago de Compostela, España, acogerá la exposición más completa que se ha hecho de la obra del pintor dominicano.

Eugenio Fernández Granell (1912-2001) fue uno de los intelectuales que recabó tras la guerra civil española en Santo Domingo, después de que Chile se negara a aceptar más exiliados españoles. Era 1939 y era Ciudad Trujillo. Comenzó su etapa dominicana siendo primer violín de la Sinfónica y uniéndose al grupo de la Poesía Sorprendida. Su hija Natalia tiene vivos recuerdos de aquella etapa: el viejo Jaragua, la playa de Boca Chica, un terremoto... La llegada de André Breton Bretón al país cambió la vida del exiliado, llevado por el surrealismo... llegó a la pintura.

En 1946 deja República Dominicana y sigue viaje y vida hacia Guatemala, Puerto Rico, Nueva York, Madrid. Eugenio Fernández Granell es considerado uno de los últimos surrealistas españoles.

Tovar el primero dominicano, lo cataloga Mari Loly Severino.

Ambos guardaron por años admiración mutua y entrañables recuerdos. Los dos, como buenos surrealistas, viven entre la pintura y la escritura. De hecho es un poeta, Franklyn Mieses Burgos quien descubre a Tovar la pintura de Granell. Como recuerda Paco López Barxas en una entrevista a Tovar, realizada en Jarabacoa el año pasado, hace 30 años  en la relación epistolar que mantenían, ya Tovar y Granell sueñan con hacer una exposición conjunta.

Nunca pudieron. Esta muestra de Iván Tovar en el Museo de Granell retoma aquella vieja promesa/deseo y la convierte en gozoso abrazo al amigo.

Colecciones

La obra de Iván Tovar es codiciada. Pintor meticuloso al que le toma mucho tiempo la fase previa del dibujo (según explicación propia) no es prolífico. Una vez resueltos los problemas de conceptualización, encuadre y línea, la pintura, el color, habla fácil.

Los coleccionistas lo esperan y los cuadros que viajarán forman parte de las mejores colecciones privadas del país. Los han cedido Héctor Rizek, Samir Rizek, Nazario Rizek, Edmond Elías, Isaac Rudman, Bernardo Vega, Jesús Rodríguez Sandoval, Giuseppe Bonarelli, Charles Reid, Pedro Haché... Son obras de diferentes etapas de su producción y muy escasas las posibilidades de volver a verlas. Mucho menos, juntas.

Tovar, ahora mira la vida desde las montañas de Jarabacoa, con la meta de volver a vivir en una ciudad europea. París fue por años su medio natural y el entorno cultural apasionante de aquellos años marcó su obra y su espíritu.

La exposición es ambiciosa. La familia Rizek es mecenas del proyecto que cuenta con Frank Pimentel como comisario de la muestra. Yuri Ruiz el co productor, Paco López Braxas ha investigado y trabajado la obra de Tovar. El equipo lo completan Jean Michel Goutier y el fotógrafo Luis Gabú.

 

En el blog Arte Libre " Iván Tovar, ¿el último surrealista?"  por Fernando Casanova

 

 José Antonio Molina viajará a Santiago con 15 músicos de la Orquesta Sinfónica de Santo Domingo, que se unirán a la Filarmónica de Galicia en un homenaje a Iván Tovar que dejará inaugurado el Festival Vía Stellae.

Natalia, hija de Granell impulsa el proyecto: "mi padre admiraba la obra de Iván y guardaba gran recuerdo de este país. Esta exposición en Santiago de Compostela tiene mucho sentido y muchos sentimientos".

 
Yuri Ruiz, Iván Tovar, María Castillo, Bernardo Vega.

 
Frank Pimentel, Natalia Fernández, Iván Tovar, Héctor José Risek, Yuri Ruiz.

20140307 http://www.diariolibre.com

+ Leídas