Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Asesinatos
Asesinatos

Caso de la niña Liz María se complica para los investigadores

Abogados identifican los desafíos que enfrentan para probar el caso

Expandir imagen
Caso de la niña Liz María se complica para los investigadores
La niña Liz María Sánchez. (Fuente externa)

El caso de la niña Liz María Sánchez se ha convertido en un desafío para el Ministerio Público luego de que el presunto asesino, Estarlin Francisco Santos complicara el caso al decir que su confesión inicial del crimen se produjo bajo amenaza o presión.

De acuerdo con la opinión de expertos en derecho penal, a raíz de las nuevas declaraciones, los investigadores tendrán que esforzarse más para reunir pruebas que les ayude a probar el caso, a pesar de que aparezca o no el cuerpo de la menor de nueve años.

El catedrático univesitario Enmanuel Rosario opina que la fiscalía tiene “un reto mayúsculo, porque la confesión realizada por el imputado fuera del proceso y sin la presencia de su abogado, carecen de validez”.

“Ahora le corresponde al Ministerio Público demostrar la ocurrencia de los hechos y todas las circunstancias del caso, y esto se complica ante la ausencia del cadáver y la negación del imputado respecto de su participación en los hechos”, opinó Rosario.

El abogado Thiaggo Marrero expresó que la confesión del imputado en sí, no es prueba, ya que existe derecho a la no autoincriminación y si él dice ahora que confesó bajo amenaza o bajo presión, evidentemente ese testimonio no es válido.

“La nueva versión del imputado cambia la teoría del caso del Ministerio Público, ya el no debería sindicar que hay un asesinato u homicidio porque todavía no se tiene el cuerpo, no se sabe qué pasó a ciencia cierta con Liz María por más que haya indicios”, consideró.

Sin embargo, consideró que si se puede demostrar que hubo un homicidio o asesinato, siempre y cuando se cuente con los elementos de pruebas indiciarias que recoja el Ministerio Público y se demuestre que el último paradero de Liz María fue en la casa de este señor y que haya indicios de que hubo sangre.

“Obviamente todo esto se debe hacer con los cuidados de lugar, basados en peritajes científicos, imágenes de cámaras, testimonios, entre otras pruebas recogidas en el lugar de los hechos”, consideró

Expandir imagen
Infografía
Estarlin Francisco Santos, acusado de haber matado a la niña. (Fuente externa)

También opinó que el Ministerio Público puede ampliar el abanico de posibilidades, porque si no aparece el cuerpo puede darse la posibilidad de un rapto, un caso de trata y tráfico de una menor o que esté viva la niña.

Para el abogado Félix Portes, que aparezca el cuerpo es de suma importancia para probar que hubo un homicidio o asesinato.

Pero, en su defecto, entiende que ya hay precedente de condena sin cuerpo y que se puede probar si se hace una investigación exhaustiva en la que se incluya inteligencia electrónica, geolocalización, ADN de niña en ropas, cama u otra parte del lugar de los hechos.

También dijo que puede ayudar a probar, el hecho de que encuentren pertenencias de la niña en casa del imputado, Pruebas circunstanciales y referenciales, además de videos y testigos.

Escena del crimen

Otro de los escollo en la investigación es que la escena del crimen (casa del imputado) no fue resguardada y la motocicleta donde presuntamente el imputado trasladó el cuerpo, y que podía contener sangre o ADN de la menor, fue quemada.

    Los hechos

    Según la investigación preliminar hecha por el Ministerio Público, Estarlin Francisco Santos habría violado y asesinado a la menor Liz María aproximadamente a las 11:00 de la mañana del pasado domingo 16 de agosto en su vivienda, ubicada en un callejón del ensanche Isabelita.

    De acuerdo con las informaciones de la Fiscalía, el imputado había estado tocando de forma indebida a la niña desde hace tiempo. La mañana del domingo 16 de agosto cuando le dijo a la menor que fuera a su casa para regalarle un celular, empezó a abusarla, pero esta se negó y amenazó con decírselo a sus padres.

    Ante el miedo de ser denunciado, el imputado apretó el cuello de la niña hasta estrangularla, la metió en un saco que luego montó en la parte trasera de su motor y salió para tirar el cuerpo en el mar Caribe, establece la Fiscalía.

    El pasado jueves, durante su sometimiento, el imputado dijo que había dicho que cometió el crimen porque lo amenazaron. Sin embargo, el órgano investigador asegura que cuenta con suficientes evidencias para sustentar su expediente y conseguir condena.

    A Estarlin Francisco Santos le impusieron 18 meses de prisión preventiva a ser cumplida en la cárcel La victoria.

      TEMAS -

      Periodista dominicano oriundo de Tamayo.