La Falacia contradice su primera versión de que temía que la Policía lo matara

  • Dice ahora que se entregó por su madre y sus tres hijos y que no le importaba que lo mataran

Luis Alexander Lamber (La Falacia), el joven de 19 años, padre de tres niños y acusado de participar en el asalto al guardaespalda de los suegros del presidente Danilo Medina, contradijo ayer su primera versión de que se entregó a la Policía por temor a terminar siendo víctima de un intercambio de disparos.

En su última declaración a los medios, en la que se ve seguro de lo que dice y sin mostrar miedo a lo que pueda sucederle de ahora en adelante porque, según él, saldrá pronto de la cárcel, aseguró que mientras huía no le importaba que lo mataran y que finalmente se puso a disposición de la justicia por su madre y sus tres vástagos.

“Pues yo estaba corriendo, nadie me iba agarrar donde yo estaba, ni Juan Bosch me iba agarrar a mí. Me entregué por mi mamá, en vedad, verdad y mis hijos, sino yo no me hubiera entregado, que me maten, a mi qué me importa”, admitió a los periodistas previo a que se le conociera la medida de coerción

La Falacia ha insistido que esta fue la primera que ha participado en un delito y que lo motivó hacerlo el hecho de que sus compañeros cuando retornaban de uno “venían con diez teléfonos y se buscaban 10 mil pesos en menos de media hora”.

A él y a Lisa Marina Elías García (Marina) se les dictó un año de prisión preventiva en las cárceles La Victoria y Najayo Mujeres, respectivamente.

Ambos han admitido su participación en el asalto al mayor de la Policía Nacional, Domingo García Sugilio, jefe de la seguridad de los padres de la Primera Dama de la República, Cándida Montilla de Medina, en la residencia de la pareja en el sector Alma Rosa.

El oficial se encuentra en estado delicado en el Hospital General Plaza de la Salud por las heridas de balas que recibió durante el incidente violento.

Según Marina, el que disparó al mayor fue Osmil Eduardo García (Tiki tiki), quien fue abatido a tiros al día siguiente en un intercambio de disparos.

Además de admitir su participación en el hecho criminal, Marina reveló que ha realizado otros actos delincuenciales, entre ellos un asalto en el que hubo un homicidio y por el cual fue sentenciada a diez años, pero salió en cinco después de llegar a un acuerdo con el Ministerio Público.

También involucró a La Falacia en otras andanzas parecida, una de ella en la que despojaron a un hombre de un anillo y otro caso en el que le quitaron a una joven RD$500 por la avenida Venezuela. Dice que Falacia era quien cargaba una pistola que se la prestó para encañonar a la víctima de la prenda.

Al ser detenida por la Policía, en un vídeo que se ha difundido por todos los medios, Marina relata que La Falacia se quedó con el anillo y le dio a ella 5,000 en efectivo por participar en el asalto, lo que este rechaza.

Para que le lleven flores, comida

Luis Alexander Lamber (La Falacia) insiste en que su familia habló con él para que se entregara a la Policía y que decidió entregarse porque era mejor que le lleven comida a la cárcel y no flores a la tumba.

“Yo voy a salir un día, porque yo no hice na, yo no di tiros ni na. Ahora, si yo doy el tiro yo hubiera estado asustado”, afirma La Falacia.

Al ser entregado con la mediación de representantes de los derechos humanos repetía que no quería que le quitaran la vida. También su familia pedía que se le respetaran todos sus derechos.

“No quiero que maten en la calle, aunque yo sé que me van a matar como quiera, por eso no me quería entregar, porque me van a matar. Confié en mi hermana y me traicionan, yo confié en ellos”, se quejó ante las cámaras del noticiero del canal 13, NotiCentro.

Los tres son primeros

Luis Alexander Lamber (La Falacia) reveló que el hoy occiso “Tiki Tiki es su primo hermano y que Marina lo es de este.

“Tiki Tiki es primero hermano mío, hijo de la hermana de mi mamá, primo hermano mío de sangre, y Marina prima de Tiki Tiki”, aseveró.

20190607 https://www.diariolibre.com

+ Leídas