La atención primaria dominicana perdida en el tiempo

  • Especialistas y emergencias acaparan servicios preventivos que la atención primaria debería ofrecer
Centro de Atención Primaria ubicado en Villa Francisca, Distrito Nacional.

SANTO DOMINGO. Las Unidades de Atención Primaria (UNAP) fueron instauradas hace más de una década, por el Ministerio de Salud Pública, para ayudar a las personas a conservarse sana. Su objetivo era que ante cualquier malestar de salud el individuo recibiera sin costo en centros que no alcanzan el carácter de hospitales ni clínicas, la asistencia, prevención, seguimiento y orientación adecuada, evitando la visita directa a un especialista o una emergencia. Debían ser lugares aptos para atender tanto personas adineradas como de escasos recursos.

Aunque el artículo 152 de la Ley 87-01 sobre Seguridad Social llama a tener Provee-doras de Servicios de Salud (PSS) que, en conjunto, cubran y articulen los niveles de atención cumpliendo, al menos, con un nivel de atención primaria como puerta de entrada a la red de servicios y centrado en la prevención, son pocos los lugares donde se ofrece el servicio. Por lo general, los ciudadanos acuden a las emergencias de los centros asistenciales para recibir las primeras asistencias ante cualquier dolencia. Y es que tras 14 años de creada la referida Ley, el sector público sólo cuenta con unas 1,725 Unidades de Atención Primaria (UNAP), para dar el primer auxilio de salud a una población de más de diez millones de habitantes.

"Ahí no se hace nada, eso es un Na. Ahí ponen un médico la mayoría de las veces, pasantes universitarios sin formación y a eso ellos le denominan Unidad de Atención Primaria, pero con un desconocimiento total de lo que es porque la Atención Primaria es mucho más que un hospital o centro de atención comunitario. Es una estrategia que involucra aseguramiento, acceso a medicamentos, acceso a centros de salud de calidad, cosas que no tenemos en República Dominicana", manifestó el experto en Seguridad Social y jefe de cardiología del Seguro Social, Fulgencio Severino.

Clínicas y hospitales no dan abasto

Debido al inadecuado funcionamiento de las UNAP, las salas de espera y las emergencias de los centros asistenciales del país se encuentran abarrotadas. Los especialistas reciben hasta 40 pacientes en un día, que incluyen las personas que van sólo por prevención, mientras las emergencias entre 1, 500 y 3, 000 al mes, lo que hace que no se dedique el tiempo y la atención correcta que amerita el ciudadano. 

De acuerdo a un rastreo de DL, en las emergencias de clínicas y hospitales del Distrito Nacional, la mayor cantidad de visitas se producen por procesos gripales, virales, diarrea, migrañas y dolores musculares.

En el Hospital General Plaza de la Salud, por ejemplo, las fiebres, cefaleas, mareos y desvanecimientos, dolor abdominal, pélvico y el pecho, nausea, vómito y alergia son los principales motivos de asistencia.

Mientras, las enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, son las más frecuentes en el Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (CEDIMAT).

"Infarto, crisis hipertensivas, accidentes de tránsito, pero recibimos muchas enfermedades infecciosas y diarreicas agudas también", informó Milvio Pérez, director de CEDIMAT.

Que estas dolencias sean atendidas en estos centros, no es bien visto por algunos expertos del tema que consideran son alteraciones de la salud que deberían atenderse en las UNAP.

"Una gripe, una tos, una diarrea, una vacuna, todo eso se resuelve con la Atención Primaria, porque emergencia es cuando la salud tuya, la integridad tuya está en juego. Hay mucha gente que usa la emergencia para no hacer fila pero esos son distorsiones. Una cosa es la emergencia y otra cosa es la urgencia, la salud, tiene que ser organizada como debe ser", precisó el experto en Seguridad Social Arismendi Díaz Santana.

Especialistas acaparan sistema

Luego de una consulta en Emergencia, por lo general, los pacientes son referidos a un especialista lo que dispara el costo de la atención en salud en el país, pues allí deben pagar entre RD$500 y 1, 000 con seguro y hasta 5, 000 sin seguro, para ser atendidos. Eduardo Read, presidente de la Asociación Dominicana de Empresas de Atención Primaria (ADOCAPS), critica que en el país se siga imponiendo la medicina de curación, por encima de la prevención, colocando en riesgo no sólo la vida de los dominicanos, sino también su estabilidad económica.

En la entidad que dirige, Read maneja más de 70 centros privados de Atención Primaria, ubicados en diferentes puntos del país.

"Aquí hubo un bloqueo por parte de la ANDECLIP (Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados) y el Colegio Médico, que es la que quiere tener un modelo curativo para cobrar. Decían que ahí iban a poner estudiantes, pero no era cierto, porque tenían todos los protocolos para hacer Atención Primaria". En ese momento, recuerda, que los centros privados de atención primaria, percibieron una baja.

"Cuando comienza un sistema nuevo la frecuencia de uso es baja, la gente no sabe dónde tiene que ir, a qué tiene derecho. Pero además, los centros no tenían contrato de cápita con las ARS. Eran consultorios donde tenían personas a sueldo esperando que la gente vaya", sostuvo.

Los centros de atención primaria del sector privado que funcionan ahora poseen pequeños contratos con las ars, para ofrecer el servicio.

"La atención primaria en todo el mundo por ley es capitada, o sea, que hay un monto que te pagan por usuario por mes. Tú vas a tener una población de mil personas y te van a dar 200 mil vengan o no. Con esa cantidad tú tiene que tener médicos y ofrecer el servicio", argumentó.

Beneficios que debería ofrecer la atención primaria en el país

Prevención de enfermedades // El gasto de bolsillo del afiliado es cero. // Centros de salud con infraestructura de calidad, que se dediquen a las consultas. // Médicos con buen nivel de preparación. // Tener los centros en las comunidades, ya que muchos no tienen forma de trasladarse. // Educación sobre los principales problemas de salud y sobre los métodos de prevención // La promoción del suministro de alimentos y de una nutrición apropiada, un abastecimiento adecuado de agua potable y saneamiento básico // La asistencia materno infantil, con inclusión de la planificación de la familia // La inmunización contra las principales enfermedades infecciosas // El tratamiento apropiado de las enfermedades y traumatismos comunes // El suministro de medicamentos esenciales.

Viene de lejos

La necesidad de priorizar la atención primaria en salud, no es de ahora. En 1978, la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud de Alma-Ata, Kazajstán, Unión Soviética, declaró como una acción urgente por parte de todos los gobiernos, el personal de salud y la comunidad mundial, proteger y promover la salud de todos los pueblos del mundo. Para esto declararon la atención primaria como el punto clave. Una atención primaria basada en métodos y tecnologías, puesta al alcance de todos los individuos a un costo que la población y el país pueda soportar.

Se pensó la atención primaria como una orientación hacia los principales problemas de salud de la comunidad, para prestar los servicios de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación necesarios para resolver esos problemas. Aunque el programa es para todas las clases sociales, se acordó dar prioridad a los más necesitados. Contaría con médicos, enfermeras, parteras, auxiliares y trabajadores de la comunidad, así como de personas que practican la medicina tradicional. La meta, era alcanzar un nivel aceptable de salud para toda la humanidad en el año 2000. A la fecha, en República Dominicana, aún falta un largo camino por recorrer.

20150609 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas