La Navidad renovada conserva destellos de viejas costumbres

$!La Navidad renovada conserva destellos de viejas costumbres
La Navidad al ritmo de los nuevos tiempos.

SANTO DOMINGO. La celebración de las navidades registra numerosos cambios en los últimas décadas, producto de la influencia cultural foránea a que está sometido el país y al proceso de urbanización de la sociedad.

En paralelo hay que citar la influyente globalización a la cual no escapan las costumbres y la cultura de nuestro tiempo, sin importar el lugar del globo terráqueo se encuentren.

La gastronomía, la Epifanía de los Reyes Magos, entre otros hábitos de la época están sometidos a constantes cambios que los homogeneizan con los símbolos de otras culturas.

La culinaria

El menú para la ocasión prácticamente es el mismo, aunque algunos elementos desaparecieron, como el pan de fruta, lerenes y manicongo. Los dulces y frutas importados sustituyeron a los criollos.

El cerdo asado sigue siendo el rey de la mesa, con la variación de que décadas atrás cuando se asaba, bajo el cuidado celoso de las madres, en las casas, a diferencia de hoy es adquirido en supermercados y lugares especializados que se improvisan para estos días.

Antes eran cocidos en las casas y donde se carecía de los mecanismos para asarlo se recurría a la panadería más cercana.

Algo novedoso es que ahora se puede comprar una cena navideña en cualquier supermercado. Las ofertas en este sentido las hay para todos los gustos y bolsillos.

Es común que una familia en lugar de preparar la cena de Nochebuena en su hogar, acudir a cualquiera de los restaurantes que para la fecha ofrecen especiales.

Santa desplaza a los Reyes

Uno de los a cambios más apreciables de la navidades es la entronización de Santa Claus, cuya figura, casi omnipresente, se ha hipercomercializado en artículos como gorros, biberones, cucharas, cuadernos, trajes, cachuchas, calcetines y miles más. Ese gordiflón con barbas canosas, siempre vestido de rojo, inspira simpatía a niños y adultos, desplazó a los Reyes Magos, al Niño Jesús y la Vieja Belén, esa anciana flaca desdentada, pero caritativa que siempre se acordaba de los niños que se habían portado mal durante el año y le dejaba un regalo.

El regalo de juguetes para los niños, que se hacía durante la Epifanía de los Reyes Magos, los 6 de Enero, ahora lo hace Santa Claus el día de Nochebuena.

Muchos consideran que esta costumbre es mejor, ya que permite al niño disfrutar más días de los regalos antes de volver a las clases. Desapareció la costumbre de estrenar atuendos el primer día de pascua.

Algo que está bien metido en la celebración de las navidades, una costumbre que no se practicaba desde atrás, son los intercambios de regalos el 24 de diciembre, algo que nos llega impulsado por el consumismo y por la influencia de Estados Unidos.

Los aguinaldos

Los aguinaldos o asaltos a casa de familias al compás de guitarras, tamboras, güiras y otros instrumentos aderezados con licores y el delicioso té de jengibre, muy común décadas atrás, se esfumaron del escenario, por la inseguridad que afecta las calles.

Aunque los más jóvenes desafían la inseguridad y se ubican en las esquinas, donde danzan al ritmo de merengues, bachata, salsa y música electrónica, otros se quedan en los colmadones. Los aguinaldos fueron sustituidos por fiestas en las casas. Las tarjetas navideñas de impresas pasaron a digitales.

La Misa del Gallo

La tradicional Misa del Gallo, con la que se conmemora el nacimiento de Jesús se oficiaba en la medianoche después de una vigilia alrededor de las 10:00 p.m. que organizan las diferentes comunidades de base con cánticos e himnos. Ahora esa liturgia empieza a las 7:00 p.m., a fin de que una vez terminada, la familia cristiana se integre a la paz del hogar, y para evitar actos de violencia por la inseguridad ciudadana, aunque algunas parroquias mantienen la tradición del horario. El 25 de diciembre se ofician misas especiales para niños donde se entregan regalos.

20161224 http://www.diariolibre.com

+ Leídas