Pescadores dominicanos pueden ayudar a estudiar al dorado y ganarse unos chelitos

ONG trabaja con una especie poco estudiada de alto valor comercial en la región

El capitán Colt Cook y el pescador Duncan Wright a bordo de la embarcación “Hook n Cook” marcaron y liberaron un pez dorado (Coryphaena hippurus) de 20 ″ al norte de St. Croix en la parte suroeste del Pasaje de Anegada, el pasado 3 de agosto de 2020 y luego fue recapturado por pescadores artesanales frente a la Isla Saona el 23 de septiembre.

El pez fue marcado como parte del programa de investigación de la fundación Beyond Our Shores, de los Estados Unidos. Esta su fundó en 2012 para involucrar al público en la recopilación de datos sobre pesquería marina, hábitats oceánicos y el impacto que esto tiene en las economías costeras y marinas.

El 23 de septiembre, los pescadores artesanales Álido Báez de Bayahibe, República Dominicana, recapturó el pescado de “Hook n Cook” a bordo de la embarcación “La Fiera”, el pez había crecido 5 ″. Álido es un experimentado pescador que además trabaja como técnico en la Fundación Dominicana de Estudios Marinos, FUNDEMAR.

Esta es la undécima recuperación convencional dentro de la región del Mar Caribe y la primera desde el norte de St. Croix hasta el sur de la isla Saona, RD, que abarca todo el corredor de la plataforma continental de las Islas Vírgenes Estadounidenses / Puerto Rico hasta el borde suroeste del Pasaje de Mona.

El doraco capturado por Álido Báez recorrió una distancia en línea recta entre los sitios de marcado y recaptura fue de 257,58 millas; lo que equivale a una tasa de movimiento en línea recta = 5.05 millas por día. Los días en libertad fueron 51, con una tasa de crecimiento = .098 ″ / día ó .68 ″ / semana.

El círculo marca el punto donde fue marcado el dorado y la extrella el lugar de recaptura.
El círculo marca el punto donde fue marcado el dorado y la extrella el lugar de recaptura. ( )

Cuando se combina con las otras recuperaciones informadas al sur de PR y DR desde 2011, la tasa de movimiento promedio es de 8,93 millas por día. En la imagen de la izquierda, los números representan días en libertad para 7 de las 11 recuperaciones. La única otra recuperación generada por el Pasaje Anegada fue etiquetada y liberada a bordo de la embarcación “World Class Anglers” por el Capitán Josh Slayton y recapturada en la parte noroeste del Pasaje Mona por el Capitán Matthew Bierley, lo que demuestra que los peces pueden moverse a través del Pasaje Mona desde el Mar Caribe hacia el Atlántico Tropical.

Para la fundación Beyond Our Shores, el dorado es de mucha importancia económica y ecológica, en el Mar Caribe y en toda América Latina. Esta especie es uno de los pescados más comunes que se sirven en los restaurantes, para llenar las cajas de pesca de los barcos de recreo y especie emocionante para capturar durante las excursiones de pesca. En República Dominicana es la especie pelágica más capturada.

Guy Harvey libera un dorado marcado con una etiqueta plástica.
Guy Harvey libera un dorado marcado con una etiqueta plástica. ( )

A pesar de la importancia de la especie, existe una falta de información necesaria para cuantificar las tendencias estacionales e interanuales y el estado de la especie. Beyond Our Shores busca promover un esfuerzo multinacional en el Mar Caribe y el Gran Océano Atlántico Centro-Occidental para recopilar datos en todos los sectores para evaluar continuamente el estado del pez dorado.

El Dr. Wessley Merten, es director de la fundación y en un correo a Diario Libre, explica que esta fundación sin fines de lucro, y que el pez dorado capturado frente a la Saona es parte del Dolphinfish Research Program. Para la investigación se colocan GPS o etiquetas en los peces, luego se liberan y se siguen sus movimientos.

Merten explica que, si un pescador recaptura uno de estos peces puede reportarlo visitando el sitio web o enviando un mensaje a través de Whatsapp. El número de teléfono, el sitio web y la dirección de correo están en la etiqueta.

Si el pez no es liberado por el pescador que lo recapture, la fundación paga US$1,000 por la devolución del GPS y US$30 por la etiqueta plástica.

+ Leídas