Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Nochebuena
Nochebuena

La Nochebuena agridulce de doña Deyanira Contreras

No todos los días la mujer de 70 años y su familia tienen comida en su mesa

Doña Deyanira Contreras tendrá la oportunidad de comer esta noche la tradicional cena de Nochebuena que será proporcionada por uno de sus hijos, sin embargo, la celebración tendrá un toque agridulce ante la situación de pobreza que angustia a la señora de 70 años.

En su humilde vivienda, ubicada en el sector Las Palmeras de Sabana Perdida, en Santo Domingo Norte, la mujer narró a Diario Libre que, aunque, posiblemente, tendrá para cenar esta noche, no todos los días tiene la misma fortuna.

“Si hallamos una libra de arroz nos la comemos; si no hay para cenar, no cenamos”, explicó la mujer dentro de su vivienda de madera y zinc que comparte con su hija y seis nietos.

Haciendo un esfuerzo por no llorar, la señora explica que su hija se dedica a lavar ropa y realiza otros oficios para conseguir entre 500 y 1,000 pesos, mientras que sus nietos recogen botellas para venderlas, en un intento de levantar a su familia tras la muerte del padre, quien se dedicaba a la venta de carne.

Al llegar a su vivienda, un vecino advierte a reporteros de Diario Libre que la mujer tiene inconvenientes para moverse mucho, debido a dolores en sus piernas, no siendo esta su única afección. 

Deyanira Contreras sufre de problemas de la presión, hígado graso y una hernia, explicó su hija Victoria. La señora requiere medicamentos para tratar estas afecciones, los cuales no consigue con frecuencia. También requiere hacerse algunos estudios. “Ella últimamente no duerme bien por sus dolores”, agrega Victoria mientras sostenía una tarjeta del Bono Navideño otorgado por el Gobierno.

Falta de documentación impide a su familia avanzar

Victoria manifestó que le tomó tres años conseguir documentos de identificación para su madre, al tiempo que narró las dificultades que han tenido ella y sus hijos, quienes no han sido declarados. 

Expandir imagen
Infografía
La casa de doña Deyanira. (FRANCISCO ARIAS/DIARIO LIBRE)

“Yo estaba trabajando en un sitio, pero me exigían mi documento hasta que llegó el caso de que no pude seguir yendo porque no tenía seguro médico ni nada de eso y tuve que dejarlo”, sostuvo la mujer, quien indicó que esta situación ha causado que uno de sus hijos no pueda entrar a la universidad. 

El deseo de doña Deyanira

Al preguntarle sobre su deseo para esta Navidad, doña Deyanira expresa la ilusión de una casita para una mejor calidad de vida. “Quisiera tener mi casita, no de lujos, para el día que yo me muera que se queden mis hijos; mi hija que no tiene esposo, ella es sencilla”, exclama la mujer.

Sobre el lugar que las alberga, Victoria cita que la casa tiene una parte sin el zinc, además de otros problemas con el soporte de la vivienda.  “Yo soy cristiana, mi mamá es cristiana, somos muy creyentes, esto (la casa) está en pie por misericordia de Dios”, sostuvo.

Antes de que reporteros de este medio se marcharan de la vivienda, doña Deyanira agradeció la visita orando y pidiendo a Dios por el bienestar del equipo.

TEMAS -

Egresada de la UASD de la carrera de Comunicación Social, mención Periodismo. Ha participado como colaboradora en programas radiales y como periodista en El Nuevo Diario y  Diario Libre.