Olson Ortiz, joven genio que apuesta por la educación

  • El ingeniero y profesor quedó entre los diez mejores programadores del mundo en el concurso ESPN Winning Formula Challenge
Olson Ortíz, al margen

Santo Domingo. Una pequeña moneda rodando por el piso despertó su curiosidad cuando apenas sabía leer y escribir. ¿Por qué cae cuando pierde velocidad? Años después, ésta y otras preguntas de Olson Ortiz encontraron sus respuesta, no sólo a base de la educación formal, sino también a su afán autodidacta y su deseo por descubrir el fascinante mundo de los números.

Este camino lo convirtió el pasado mes de diciembre en uno de los diez mejores programadores a nivel mundial.

Preciso y escueto al hablar, Ortiz confiesa su asombro al conocer la noticia de que había obtenido el octavo lugar en la competencia mundial de programación "ESPN Winning Formula Challenge".

Esta competencia es auspiciada por ESPN y organizada por Topcoder, en la que participaron 128 programadores de todo el mundo en el diseño de un programa que pronosticara los resultados del fútbol colegial americano, basándose en los resultados de los últimos cuatro años.

"Yo me asombré bastante. Es un gran logro quedar entre los diez primeros. Había chinos, rusos y polacos que son muy buenos".

Pero más allá de este galardón, este profesor universitario de 32 años expresa su preocupación por el sistema educativo del que considera, con sus excepciones, da poca motivación para desarrollar el potencial de muchos jóvenes. También expresa las posibilidades que la computación ha dado a los jóvenes, de cómo se ha convertido en la manzana de Newton de curiosos genios en potencia.

El talón de Aquiles


Las clases le aburrían, confiesa. Su disposición autodidacta despertada por la temprana fascinación al ajedrez motivada por su padre, lo hizo enfrentarse varias veces con profesores que, a su juicio, no ofrecían nada más que los parámetros memorizados de los libros.

"El sistema educativo adolece de muchas cosas", asegura al rememorar esos años de estudiante y su experiencia como profesor desde hace tres años en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

Apunta la necesidad de reforzar la educación básica, además de que en las escuelas los profesores puedan detectar a tiempo a los niños y niñas inclinados a áreas especificas.

"Normalmente se ve al niño que saca 90 ó 95 en materias como matemática, física y ciencias afines; y poderlos sacar y darle un entrenamiento especial, como se hace en otros países. Se convertirían en los líderes del futuro al desarrollar tecnologías. Son los que contrata la NASA y las agencias de tecnologías".

También aboga por "matar el cuco" de los estudiantes antes las matemáticas y otras ciencias como la física y la química.

Sobre el incentivo estatal al desarrollo tecnológico en el país comenta: "En principio el presidente actual (Leonel Fernández) tiene intenciones, siempre las ha tenido hacia la tecnología y cómo desarrollarla. Tal vez adolece de la forma en cómo se fomenta eso. Pero de que tiene intención y ha hecho cosas, sí. Tal vez no son suficientes".

Del ajedrez a la PC

El ajedrez fue la puerta para su curiosidad infantil. "Encontré en el ajedrez un mundo para desarrollar el intelecto", asegura.

De ahí paso a los números, que se convirtieron en su gran pasión. Participó en las Olimpíadas de Matemáticas que durante sus años de bachillerato auspiciaba la PUCMM, llegando a participar en competencias a nivel iberoamericano.

Su opción al decidirse por una carrera fue la Ingeniería Telemática, que se imparte desde hace pocos años en algunos centros de educación superior del país. En esta carrera descubrió su pasión por la programación y las computadoras se volvieron parte de su mundo.

Pero lejos del estigma de "nerd solitario", Ortiz divide su tiempo entre sus clases como profesor en la PUCMM y sus asesorías en software, telecomunicaciones y tecnología; así como compartir experiencias en un grupo virtual denominado Dominican Algorithm.

Sus proyectos: Trabajar en nuevos proyectos que tiene "bajo la manga". Su consejo para los jóvenes: "Hagan lo que les gusta, esfuércense y abran campo. Se necesita mucha iniciativa".



DUARDO ENCARNACIóN

Matemático favorito: Pitágoras. "El tenía una escuela para los que querían aprender".

Científico que admira: Albert Einsten. "Soy creyente en Dios como él".

Deporte: "Como todo dominicano, el béisbol. Pero no soy fanático. Mi equipo favorito es Licey".

Tecnología en RD: "En cuanto a software estamos muy atrasados. Esperemos que eso cambie pronto".
20100126 http://www.diariolibre.com

+ Leídas