Pelegrín Castillo: “Las próximas elecciones son la última oportunidad de recomponernos”

El candidato opositor apela a las reservas humanas para un reajuste del país

SANTO DOMINGO. Pelegrín Castillo apela a la conciencia de las “reservas humanas” que están fuera del sistema político para producir el reajuste que a su entender necesita el Estado dominicano para así preservar su soberanía y lograr el desarrollo que esperan sus ciudadanos.

“Las próximas elecciones son la última oportunidad de recomponer las fuerzas”, argumentó.

El candidato presidencial de la Fuerza Nacional Progresista (FNP) critica duramente al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), con el cual esa organización estuvo aliada por 22 años.

Castillo basa su propuesta de gobierno en cuatro ejes, siendo el primero el de una política exterior independiente, fundada en los intereses nacionales, y no en los intereses de otros Estados, organismos internacionales o grupos económicos poderosos.

Aboga por una solución internacional a los problemas generados por la condición de “Estado fallido” de Haití, la construcción de un muro en la frontera, con 4 pasos de control y acceso.

“Es el instrumento que mejor simboliza el cambio de la política exterior, que debe ser respaldado, además, por una enérgica política interior de control migratorio, laboral y de los servicios, así como de reformas productivas como la tecnificación y mecanización de la agricultura y la construcción”, argumentó.

El candidato opositor plantea racionalizar y transparentar la deuda pública externa, procurando un mejor balance entre los empréstitos bilaterales y multilaterales con los empréstitos concertados con los mercados de capitales, revirtiendo las tendencias actuales. Consideró necesario modificar los procedimientos de aprobación de empréstitos público, exigiendo que los correspondientes estudios de factibilidad e impactos de los proyectos que financiarán sean remitidos al Congreso Nacional.

El segundo eje de gobierno que propone Castillo es el de la seguridad, que abarca una reforma en las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y el sistema de inteligencia.

El candidato de la FNP estimó que es necesario el uso de tecnologías para la prevención y persecución de la criminalidad, que incluye desde los bloqueos de llamadas en las cárceles, hasta política de iluminación vial. También el uso intensivo de cámaras de vigilancia, hasta el empleo de brazaletes electrónicos.

“En las cárceles dominicanas hay un call center criminal”, expresó.

Enfatizó en que debe ser una prioridad de gobierno la seguridad alimentaria, la jurídica y la energética.

Como tercer eje de su programa de gobierno enumeró el de la libertad, que a su juicio es la que otorga el conocimiento. Castillo favoreció ampliar el gasto en educación formal en todos los niveles, así como aplicar una política de acceso que considere el internet como bien público de carácter universal.

“Se eliminarán los impuestos al internet y a los computadores y mejorarán la conectividad nacional e internacional del país. También impulsaremos la difusión del software libre”, argumentó.

Propone aprobar una política de propiedad titulada y de democratización del crédito y el capital.

Afirmó que las concentraciones oligopólicas o monopólicas, y “las perversiones o deformaciones de un Estado que regula mal, o que no regula, o que sus agentes de autoridad son capturados, pone un fardo muy pesado sobre las personas, las familias y las empresas, y le restan competitividad a la Nación y sus fuerzas productivas”.

Resaltó que su cuarto eje se basa en la defensa de la vida, la familia, la identidad cristiana. Indicó que en un gobierno de la FNP no se despenalizaría el aborto, pero sí habrá programas de asistencia a madres embarazadas en situación de dificultad.

Rechazó la ideología de género que promueven los colectivos LGTB y corrientes radicales de movimiento feminista. “Apoyamos la creación del Ministerio de la Familia y el Bienestar Social, propuesto por las iglesias cristianas Católica y Evangélicas”, indicó.

“El sistema político está desestabilizado”

El candidato presidencial de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Pelegrín Castillo, afirmó que el sistema de partidos está desestabilizado y en crisis en la actualidad.

“La crisis empezó en el 2002, con el proyecto de reelección del presidente Hipólito Mejía, pero llega a su punto culminante y empieza la desestabilización general del sistema político con la reforma del presidente Danilo Medina”, enfatizó.

Castillo dijo que la FNP advirtió los peligros que vendrían para la soberanía del país, el hecho de que se aprobara la repostulación del presidente Medina, en la forma en que se hizo.

+ Leídas