“Las muertes infantiles son por la baja calidad de la atención médica que hay en el país”

  • El ex director del Servicio Nacional de Salud (SNS) aprovecha su estatus de exempleado del Ministerio de Salud para compartir con los lectores
  • de DL sus experiencias.
$!“Las muertes infantiles son por la baja calidad de la atención médica que hay en el país”
Nelson Rodríguez Monegro

SANTO DOMINGO. Su formación como médico pediatra y los cargos que ocupó como viceministro de Salud Colectiva y más recientemente ex director del SNS, pero sobre todo, su fama de hablar sin “pelos en la lengua”, que en más de una ocasión lo puso en discordia con sus colegas, le llevan a afirmar que la situación de las muertes infantiles, sobre todo de neonatos, es peor de lo que aparenta y lo atribuye a baja calidad en la atención.

—¿Qué opinión le merece la alta mortalidad materna?

Verdaderamente la situación es peor de lo que aparenta, pues usualmente los números se ven en términos absoluto, es decir, hay x cantidad más que en el mismo periodo del año pasado; pero si nos damos cuenta, tenemos menos nacimientos, entonces proporcionalmente la tasa de mortalidad es mucho más alta. Recuerde que la tasa se mide número de fallecidos por mil nacidos vivos, si nacen menos y tenemos más fallecidos esto se incrementa.

—¿A que atribuye este incremento?

Si revisamos la explicación que dan algunos actores de sistema, como son autoridades, gremios y opiniones de algunos profesionales, nos encontramos con medias verdades, casi siempre evadiendo responsabilidad o buscando culpables en otros litorales. Estas son dependiendo de quién se trate: alta incidencia de embarazos en adolescentes, parturientas haitianas, falta de chequeo prenatal, prematuridad, ausencia de insumos y medicamentos, proceso de remodelación hospitalaria, falta de equipos, falta de personal, entre otras.

La verdad, es la baja calidad de la atención, lo cual no es exclusivo de la mortalidad infantil, opera igual para cualquier tipo de mortalidad.

—¿Cómo se debe enfrentar esa baja calidad de atención?

Las estadísticas nos dicen que cerca del 98% de las embarazadas tienen al menos cinco consultas prenatales, es algo envidiable por los países con igual nivel de desarrollo. El personal no tiene la conciencia de la importancia conceptual del porqué; se hace de manera mecánica, no se detectan, las más de las veces, los niveles de riesgos, y el manejo de esos riesgos es ineficiente. Pudiera faltar algunos insumos y equipo básico, pero lo esencial es recurso humano competente, motivado y comprometido.

¿Qué recomienda para mejorar la calidad asistencial?

Permítame responder con esto que dijo Javier Cabo Salvador: “La calidad asistencial y la seguridad del paciente depende tanto de la competencia, experiencia y habilidades de los profesionales sanitarios como de la existencia de un modelo de gestión integrado que permita implantar medidas de control, supervisión y evaluación de los procesos y de sus resultados, con gestión de las TIC, gestión y control de las estructuras y tecnologías, gestión y motivación del personal, y potenciación de la formación continuada”.

—¿Qué puede decir de las parturientas haitianas y de las adolescentes a quienes se les atribuye una alta mortalidad neonatal?

Si bien es cierto que las parturientas haitianas impactan nuestros indicadores de forma negativa, no menos cierto es que también están afectados por la mala calidad de la atención, el porcentaje no es tan significativo, como para atribuir nuestra alta mortalidad infantil y materna a este componente.

En cuanto a las adolescentes, ellas aportan el 25% de los embarazos, la mayoría de alto riesgo. Su descenso involucra a la sociedad en sentido general y políticas elaboradas e implantadas por el Ministerio de Salud: Educación en Salud Sexual y Reproductiva, acceso a métodos anticonceptivos, Y en los servicios hacer que toda parturienta o post aborto se egrese debidamente planificada.

— ¿Y la prematuridad?

Es evidente que tenemos alta incidencia de partos prematuros y esto contribuye a la alta mortalidad infantil; también, que para el buen manejo de ellos se necesita tecnología, medicamentos e insumos y recursos humanos competentes. Alrededor del 50% de los partos prematuros tiene causas indeterminadas. Los otros, una buena parte tienen que ver con la salud de la madre, de modo que si tuviéramos una atención prenatal de calidad se podrían detectar esos problemas de salud relacionados y tratar a tiempo.

—¿Qué podría decirnos de las infecciones, pues muchas de esas muertes se le atribuyen a esa causa?

Evidentemente, las infecciones son una causa importante de morbimortalidad. Tenemos estudios que arrojan que en muchos hospitales el agua usada está contaminada, para lo cual se requiere ingentes esfuerzos gerenciales para superar esta situación. Por otro lado, falta de cultura de lavado de las manos por parte de los profesionales, que aunque saben que deben hacerlo no lo hacen. También, ausencia de observación de los protocolos de bioseguridad para los pacientes y los trabajadores. Alta circulación en áreas restringidas de personas ajenas al servicio sin la protección necesaria, con lo cual se aumenta las posibilidades de contaminación. Es importante señalar la ausencia aplicación de procesos de “Partos Limpio” por condiciones no adecuadas, falta de insumos e impericia del personal.

¿Hay otros factores que incidan en la alta mortalidad?

Los hospitales en remodelación. Es verdad que esto interfiere con la facilidad del manejo en condiciones óptimas, pero hospitales ya terminados en su remodelación exhiben un aumento de la mortalidad infantil como la Maternidad San Lorenzo, de Los Mina.

Recuerdo el caso de la Maternidad La Altagracia, cuando los famosos 14 fallecidos en un fin de semana, si se entiende que estadísticamente hay un aumento de fallecidos en área neonatal que amerita una investigación, qué se busca: fallo de electricidad que impide el calentamiento de los bebés, o el funcionamiento de ventiladores, desabastecimiento de medicamentos e insumos, entre ellos antibióticos, surfactante, nutrición enteral y parenteral, un brote infeccioso, competencia del recurso humano, entre otros. Esa área perinatal tenía nombrados 47 perinatólogos, 43 pediatras haciendo su residencia en perinatología, es decir un médico por incubadora o canasto, pero cuando hicimos una vista a eso de las 11 de la mañana no encontramos más de cinco médicos.

El manejo del trabajo de parto es algo fundamental, pues muchos problemas del recién nacido derivan de aquí. Una causa de morbimortalidad es la asfixia neonatal, el niño que nace deprimido, porque presento un sufrimiento fetal no detectado y como consecuencia con manejo tardío, lo cual es una mala práctica. El alto número de cesárea impacta negativamente la salud de la madre y el niño. Solo tenemos que ver que el promedio de cesáreas anda en el 50% de los nacimientos en el sector público y 90% en el privado. OPS (Organización Panamericana de la Salud) señala que el por ciento de cesárea debe andar entre el 15 al 20%.

20180430 https://www.diariolibre.com

+ Leídas