Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia celebra 70 años entre “altas y bajas”

El hospital se mantiene como el primer centro de referencia nacional en atender los procesos de gestación y partos

De los más de 10 millones de dominicanos que registra el país, por lo menos un millón nació en la Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, hospital que celebra 70 años de existencia entre altas y bajas.

Entre las décadas de los 80, 90 y mediados del 2000 nacían entre 80 y 100 niños diario.

El centro asistencial fue construido en 1949 y entró en funcionamiento el 24 de octubre de 1950 con el nombre de Maternidad de Ciudad Trujillo, para atender a las mujeres encinta y partos en el país, así como a los bebés recién nacidos.

Ese primer día de labor se asistieron ocho nacimientos, siete varones y una hembra.

El primer parto fue asistido en la Maternidad el mismo día de inicio de la puesta en funcionamiento del hospital, por el doctor Reynaldo Almánzar Henríquez, quien había sido nombrado ese mismo día médico residente. La primera cesárea segmentaria la practicó el doctor Gilberto Herrera Báez, quien aprendió la técnica durante su entrenamiento en el Hospital Royal Victoria, de Montreal, Quebec, Canadá.

Los servicios al público iniciaron bajo la dirección del doctor Ángel Messina, quien desde ese momento dijo que la maternidad estaría al servicio de la Universidad de Santo Domingo ( hoy Universidad Autónoma de Santo Domingo) para la cátedra de obstetricia y ginecología.

En 1953, el Congreso Nacional aprobó cambiarle el nombre por Hospital Maternidad Julia Molina.

En diciembre del 1962, luego del ajusticiamiento de Trujillo, al centro se le volvió a cambiar el nombre, por el que lleva actualmente: Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia.

Era un edificio de hormigón armado de cuatro niveles, dotado de una capacidad de 400 camas y 300 cunas, construida a un costo de RD$1,200,000, incluyendo la adquisición de los terrenos y el equipamiento.

Los datos forman parte del libro “Hospital universitario maternidad nuestra señora de la altagracia, 70 años de historia”, de la autoría del exdirector del centro asistencial, Héctor Eusebio, que será puesto en circulación este jueves 31 en el hotel Crown Plaza, a partir de las 7:00 pm.

Con el transcurrir de los años, la maternidad ofrece otras especialidades médicas, como perinatología, oncología ginecológica, endocrinología, ginecológica y anestesiología.

En la actualidad, la maternidad cuenta con 155 camas, hospitalización materna y 75 en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal.


Hasta 125 partos en un día

Muchos de esos partos tuvieron que ser asistido con linternas y velas, por falta de energía eléctrica.

Ya han pasado 70 años y la maternidad, entre altas y bajas, se mantiene operando y registrando la mayor tasa de nacimientos del país al año, con un promedio de 17 mil.

Las estadísticas de nacimientos en la maternidad desde el año 2008 hasta septiembre de 2019 registran 187,597.

Con la entrada de nuevos servicios maternos-infantiles, se ha ido reduciendo la demanda de servicios y por eso en el 2018 se registraron más de 9, 000 nacimientos.

Doctor Juan Cid Troncoso, exdirector de la maternidad
Doctor Juan Cid Troncoso, exdirector de la maternidad ( )

El doctor Juan Cid Troncoso, exdirector del centro de salud materno, entró a formar parte de la maternidad en 1988 como médico residente y recuerda que a las 2:00 de la madrugada suspendían los servicios energéticos en la zona, hasta las 7:00 am y a veces no había combustible, por lo que debían asistir los partos con linternas y velas.

En el 2002, utilizaban las luces de los teléfonos celulares.

Guadalupe Citronnelle, subdirectora de la maternidad.
Guadalupe Citronnelle, subdirectora de la maternidad. ( )

Mientras tanto, la subdirectora de La Altagracia, Guadalupe Citronnelle, quien nació en la maternidad, recuerda sus años de formación de gineco-obstetra, en el 2001.

Ella se desempeñó como jefa de obstetricia, uno de los departamentos de mayor demanda, y lo hizo después de hacer suya una consigna del Ministerio de Salud Pública de ese entonces de que ninguna paciente debe morir por parir un bebé.

“Me formé como especialista en la Maternidad, en el tiempo que teníamos 110, 120 y 125 nacimientos, lo que me ayudó para adquirir la experiencia que después puse en funcionamiento cuando me dieron la oportunidad de pertenecer al staff de médicos de la Maternidad La Altagracia”, dice Citronnelle.

Dijo que, al igual que sus compañeros, enfrentaron ese volumen de nacimientos con mucho ímpetu y amor a las pacientes.

“Lo de nosotros era desembarazar a la paciente y que saliera de la mejor forma, aún no hubiera luz (eléctrica)”, comentó.

Recuerda que muchas veces se auxiliaban de las linternas de los celulares para hacer las cesáreas y trabajaban en equipo, es decir, obstetras, perinatólogos y anestesiólogos.

No obstante, la mortalidad materna el pasado año fue de 187 por cada 100, 000 nacidos vivos, una de las más altas de la región.


Pero no pasa por alto los días de filtraciones en los quirófanos y en las habitaciones, así como la colocación de seis pacientes en una sola cama.

“Si el hospital, por alguna razón, se llenaba de agua, nosotros mudábamos la paciente y seguíamos trabajando. Este hospital se ha caracterizado por ser eficiente y eficaz, aún dentro de sus precariedades”, asegura la subdirectora.

Para Cid Troncoso, hoy día la Maternidad exhibe los mejores niveles de reducción de la morbi-mortalidad materno y perinatal.

Coincide con Citronnelle en que, además, del remozamiento, el hospital opera con alta calidad humana y tecnicismo, lo que quiere decir, que la Maternidad está a la vanguardia de los servicios de ginecología y obstetricia.

Pacientes muestran satisfacción con los servicios.
Pacientes muestran satisfacción con los servicios. ( )

Wandy Alexis es una joven madre, que reside en el sector Los Guaricanos, en Santo Domingo Norte, y que fue llevada de emergencia a la Maternidad al presentar preeclampsia. Cuenta que fue referida desde una clínica privada del sector, donde recibía sus atenciones prenatales. Relata que tuvo una niña que nació baja de peso, porque su embarazo tuvo que ser interrumpido a las 34 semanas, por lo que la bebé estaba en la Unidad de Cuidados Neonatal de la Maternidad. Aseguró que recibieron buenas atenciones del personal médico que le asistió tanto en la Emergencia como después de superar la crisis.

Joaquincito Monte de Oca, es el padre de otra niña que también nació prematura, porque a su esposa le subió la presión arterial y hubo que desembarazarla cuando acababa de cumplir los siete meses de gestación. Ese día, su pareja se quedó en la casa con los otros dos niños que tienen, porque se sentía débil para salir .

Dijo que estaban agradecidos de las atenciones médicas que han recibido en cada proceso de gestación y parto.

Eran las 10:45 de la mañana de un martes y las madres y padres esperaban afuera de la unidad a que dieran las 11:00 am para entrar a ver a sus hijos.

Otras van a las 3:00 pm que es la segunda hora de visita, tiempo que aprovechan para amamantar, cargar y a darle calor humano a sus crías, como parte de la terapia de recuperación. Ese día había más de 60 recién nacidos en el área neonatal.

Danais Urbáez, tiene 40 años como empleada de la Maternidad
Danais Urbáez, tiene 40 años como empleada de la Maternidad ( )

Cuando Danais Urbáez tenía 17 años y aún residía en su natal Barahona y el hospital Maternidad era administrado por religiosas, fue traída a la capital por una de ellas quien le consiguió un trabajo como conserje. Ella tenía la misión de asear a las parturientas.

De ahí fue creciendo en lo personal y en lo laboral hasta terminar como encargada de archivo, puesto en que la puso uno de los directores más emblemático que tuvo la maternidad: el doctor Vinicio Calventi. Han pasado 40 años y Danais se muestra emocionada al hablar del centro asistencial.

Joselyn Sánchez, directora de la maternidad.
Joselyn Sánchez, directora de la maternidad. ( )

El hospital materno ha sido remodelado en varias ocasiones en su estructura física, siendo las más importantes las del 1999 y la que inició en el 2014 y concluyó en marzo de este año.

A Joselyn Sánchez, su actual directora, le tocó dirigir un hospital en remozamiento y enfrentar todo tipo de precariedades y denuncias, como la del Colegio Médico Dominicano (CMD) en el 2017 que informó que desde el 2015 hasta octubre de ese año fallecieron 1,545 recién nacidos en la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia.

Hoy día recuerda que fue un proceso de cuatro años, difícil, pero con un personal entregado a las pacientes y la cantidad de nacimientos no bajó de 10 mil por año, y lo atribuye a que la población confía en los servicios de la Maternidad.

“Porque la Maternidad no son las cuatro paredes, sino los especialistas que la habitan y su capacidad para salir al frente a los problemas”, comenta Sánchez.

+ Leídas