Cifras malignas; expansión de los tumores más comunes

El cáncer de mamá es el de mayor incidencia entre las mujeres de la región

Esta historia es parte del especial “Cáncer: metástasis de una población enferma” que publica Diario Libre a propósito de celebrarse este 19 de octubre el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama. Este especial es realizado por Tania Molina, Rossanna Figueroa, Yulissa Álvarez y Alexa Olivero.

________

Cáncer, tumores malignos o neoplasias malignas, sea cual sea el término que se use, todos refieren a una enfermedad que cada año mata a millones de personas.

Los datos más recientes sobre la fuerza letal de este padecimiento datan del 2018 cuando se calculó que 9,555,027 personas fallecieron en todo el mundo debido a algún tipo de cáncer. El registro lo lleva el Observatorio Global del Cáncer (Globocan) que reporta una incidencia de 18,078,957 casos nuevos de cáncer ese año.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se trata de la segunda causa de muerte en todo el mundo.

Entre sus tipos, el cáncer de pulmón encabeza la lista de los más mortales en las estadísticas que registra Globocan, con 1.7 millones de muertes en 2018; le sigue el de colon y recto, con 880,792, decesos. Sin embargo, entre las mujeres, es el cáncer de mama que lleva la delantera con 626,679 muertes ese año, y una incidencia de 2.1 millones de casos nuevos.

“El cáncer de mama es el tipo más común y la segunda causa de muerte por cáncer entre las mujeres de las Américas. Cada año se producen en la Región más de 462,000 casos nuevos y casi 100,000 muertes por cáncer de mama”, indica el informe “Cáncer de mama en las Américas 2018”, publicado el año pasado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Sin embargo, el cáncer de pulmón es el tipo que más muertes provoca en la región, con un 17.4 % de mortalidad, frente a un 15.1 % del cáncer de mama, muestra el estudio.

Las proyecciones son pocos favorables. Según los cálculos que hace la OPS, para 2030 se espera que haya un aumento del cáncer de mama en la región, con unos 572,000 casos nuevos y unas 130,000 muertes.

En el caso de República Dominicana, la incidencia de casos nuevos que reporta Globocan fue de 17,988 de los distintos tipos a 2018, en tanto que las muertes se estiman en 10,896.

El primer lugar lo ocupa el cáncer de próstata con una tasa de 60.1 casos por cada 100,000 habitantes. Le siguen el de mama con 57.0, el cérvico-uterino con 17.1, el de colon y recto con 13.4 y el de pulmón con 12.4.

Las tasas de fallecimientos son de 28, para el cáncer de próstata, 26.1 para el de mama, 11 para el de pulmón, 9.9 en cérvico uterino y 7.4 para colon y recto.

La oncóloga Lisbette Balbuena, becaria de tercer año del Instituto de Oncología Dr. Heriberto Pieter, explica que el tipo de cáncer que se forma en las células mamarias tiene cuatro clasificaciones: Luminal A, Luminal B, Her2 sobreexpresado y Triple Negativo.

Los dos primeros son los tumores menos agresivos y se caracterizan por su respuesta al tratamiento hormonal, a diferencia de las otras dos tipologías.

“De esos cuatro tumores, los dos tumores con mejor pronóstico son los Luminales, pues son tumores que generalmente tienen un comportamiento más benévolo y que la progresión va a ser más lenta”, dice.

Explica que las personas que lo padecen responden a hormonas después de terminada la etapa inicial del tratamiento, y luego se sigue con pastillas hormonales indicadas por cinco años.

“Eso es muy importante porque esas pastillas previenen a la paciente o disminuyen el riesgo de que tengan una recurrencia tumoral”, precisa.

En el caso de los Her2, los pacientes reciben básicamente quimioterapia porque no responden a ningún otro tratamiento. Aunque en el pasado solían ser mal diagnosticados, actualmente existen fármacos que van dirigidos molecularmente a bloquear el receptor sobreexpresado, por lo cual este tipo de pacientes tienen mejores predicciones. “Hay un mayor arsenal terapéutico dirigido molecularmente hacia ese receptor. No obstante, las triples negativas lamentablemente no responden a este procedimiento”.

A continuación, una imagen ilustrativa de distintas manifestaciones del cáncer de mama.

Image
Detección temprana, un aliado contra el cáncer

Si un tumor se detecta en su etapa temprana de formación, puede determinar la diferencia entre la vida y la muerte de un paciente.

Balbuena recuerda que los cánceres van desde la etapa 1 a la 4, entonces los tumores que son uno o dos van primero a cirugía y luego, dependiendo de los hallazgos que se vean en la biopsia, se procede a dar un tratamiento subsecuente.

“El tratamiento post-quirúrgico va a depender del tipo de tumor molecular que tenga la paciente”, puntualiza la galena.

De acuerdo con la OMS, uno de los problemas en las altas cifras de muerte por cáncer, es que muchos casos se diagnostican demasiado tarde. “Incluso en los países que disponen de sistemas y servicios de salud óptimos, muchos cánceres se diagnostican en una fase avanzada, cuando es más difícil que el tratamiento dé buen resultado”.

En el caso específico del cáncer de mama, indica que la tasa de supervivencia es de un 80 % o más en países de América del Norte, Suecia y Japón, pero baja a un 60 % aproximadamente en los países de ingresos medios, y a menos de un 40 % en los países de ingresos bajos.

“Las bajas tasas de supervivencia observadas en los países poco desarrollados pueden explicarse principalmente por la falta de programas de detección precoz, lo que hace que un alto porcentaje de mujeres acudan al médico con la enfermedad ya muy avanzada, pero también por la falta de servicios adecuados de diagnóstico y tratamiento”.

Costos y cobertura

Tratar a un paciente de cáncer tiene un alto costo, tanto que la demanda de recursos tiene un impacto en la salud emocional de las personas se estima casi igual que el mismo padecimiento. A esa conclusión llegó un estudio realizado en Texas, Estados Unidos, publicado por la revista Oncologist y citado por American Association of Retired Persons.

El sufrimiento emocional que causan las cuentas de servicio del hospital es percibido como más intenso que el sufrimiento físico causado por el cáncer.

“Para el estudio se tomaron en cuenta 149 pacientes con cáncer avanzado del colon, pulmón, mama y próstata. De ellos, 72 se atendían en un hospital público y 77 en un hospital privado. El objetivo del estudio fue pedirle a los pacientes que compararan el sufrimiento emocional causado por la “toxicidad financiera” con otros tipos de sufrimiento causados por el cáncer”, indica un artículo.

Por toxicidad financiera se refiere el efecto negativo que tiene el costo de los medicamentos y los servicios médicos para tratar el cáncer sobre la calidad de vida del enfermo. Los resultados arrojaron que el estrés financiero fue 30 % más intenso que los síntomas físicos; 31 % más intenso que la pérdida de capacidad física; 43 % más intenso que el estrés social y familiar; y 37 % más intenso que el sufrimiento psicológico causado por el cáncer.

La American Association of Retired Persons estima que el tratamiento del cáncer de seno para una mujer sin seguro médico puede costar entre US$15,000 y US$50,000 para una mastectomía y entre $17,000 a $35,000 para una lumpectomía, seguida de radiación.

“Por su parte, un tratamiento con quimioterapia para ese tipo de cáncer puede costar entre US$10,000 y $100,000, dependiendo del tipo de medicamentos que se usa. Si esos precios parecen excesivos, el precio de un tratamiento de cáncer avanzado lo es mucho más”, dice.

En República Dominicana, algunos pacientes de cáncer cuentan con la cobertura de algunas aseguradoras para tratar la enfermedad.

El Servicio Nacional de Salud (SeNaSa) indica, en un informe que presentó en abril de este año, que “la población bajo tratamiento de cáncer en el año 2019 comprendió un total de 13,147 adultos y 428 niños. Ambos grupos demandaron una cantidad de servicios de 1, 540, 439. “Igualmente, a esta población de afiliados, SeNaSa les autorizó para dicho año un valor de RD$2,598.4 millones, este monto representó para SeNaSa el 11% del valor total autorizado para dicho año”.

De los usuarios del SeNaSa, 56 % son mujeres y 44 % hombres.

+ Leídas