Lagunas académicas: el serio problema que llega a las clases semipresenciales

Hay alumnos al día, pero otros no. “Los niños vinieron como si nunca hubiesen ido a la escuela”, dijo una maestra

Esta historia es parte del especial “Estudiar en pandemia” de Diario Libre.

________

En escuelas del sector público que han comenzado la docencia semipresencial desde abril pasado, maestros reportan a Diario Libre que han detectado lagunas profundas entre sus alumnos, generadas durante la modalidad de educación a distancia por la pandemia, y que ahora se deben subsanar con estrategias de nivelación.

“Vienen cero, están llegando cero”, dijo Carmen Reynoso, profesora de segundo de primaria. A las 10:00 de la mañana de un jueves de abril, tenía tres alumnos en el aula donde imparte docencia en la Escuela Antonio Duvergé en Jimaní.

Era la segunda semana del reinicio de la docencia semipresencial, conforme lo dispuso el Ministerio de Educación (Minerd) desde el 6 de abril. Reynoso había recibido menos de 15 niños en los dos horarios programados, de una matrícula de 50 alumnos (de los que no tenía contacto con seis).

El bajo porcentaje de asistencia era similar en otras escuelas de los 48 municipios que en ese entonces podían dar clases semipresenciales, donde muchos padres aun no se convencían de enviar a sus hijos en medio de la pandemia de COVID-19, a pesar del protocolo que incluye dividir a los alumnos en grupos por día (mañana y tarde), y que cada uno use siempre mascarilla y se siente distanciado de los demás.

“Estoy dando una retroalimentación de los números”, dijo la profesora. “Hay dos o tres que sí están al día, pero la mayoría no, de los que están viniendo. Por ejemplo, les puse a que me escribieran su nombre; hay muchos que omiten palabras todavía”.

¿Cree que los padres tampoco ayudaron mucho en la casa?, le preguntó Diario Libre. “No mucho, porque esos cuadernillos los llenaron los padres, no los niños (...). Uno se da cuenta cuando es el papá”, respondió.

La profesora Carmen Reynoso imparte docencia a los pocos alumnos que asistieron a clases semipresenciales en la escuela ubicada en Jimaní, el 15 de abril de 2021.
La profesora Carmen Reynoso imparte docencia a los pocos alumnos que asistieron a clases semipresenciales en la escuela ubicada en Jimaní, el 15 de abril de 2021. ( )

Niños y adolescentes engrosan una generación con lagunas generadas durante el cierre de las escuelas en la actual pandemia para pasar al sistema a distancia o virtual. Esto como consecuencia del limitado acceso a las tecnologías de la comunicación para cumplir con el programa y la descontinuación del hábito de estudio, ya sea por desinterés o dificultades de supervisión de los padres.

“Ahora hemos encontrado una mayor cantidad de estudiantes rezagados”, dijo a Diario Libre la presidenta de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), Xiomara Guante, quien considera “innegable” que también los habrá en el próximo año escolar. “Nos parece, entonces, que el próximo año escolar tendremos una tarea muy fuerte, y es hacer un amplio programa de nivelación”.

Luego de que un sector presionara para que se abrieran las escuelas, el Gobierno dispuso el retorno gradual a la semipresencialidad, comenzando por 48 municipios en abril.

“Ahora los maestros están comenzando de cero, prácticamente”, dijo Deopatria Mancebo, directora de la escuela Firgia Maritza Méndez Fernández de León, en Pedernales, uno de esos municipios.

En la escuela, a mediados de abril aún no lograban contactar a 127 alumnos del nivel primario de los que no tenían información desde el 2 de noviembre del año pasado, cuando comenzó el año escolar tres meses más tarde de lo habitual.

Tras abrirse el recinto, los padres comenzaron a aparecer. Esto, más un trabajo de rastreo de los maestros, permitió reducir la cifra a 28. Los profesores han tenido que evaluar el nivel de aprendizaje de esos 99 que estuvieron desconectados y actualizarlos.

De otros 219 alumnos del nivel inicial y el primer ciclo del nivel primario, se había recibido a unos 64 en la primera semana del retorno. A estos les priorizaban la lectura y las matemáticas, en las operaciones básicas, y se les daba continuidad a los cuadernillos que confeccionó el Minerd para dar clases a distancia.

“Hay que buscar la forma de que esos niños vuelvan a reinsertarse y a tener el hábito de estudio, porque no lo tienen”, comentó la maestra Mancebo.

En el siguiente video se recogen las impresiones más reveladoras de padres y alumnos rezagados en la pandemia.

Image

Lo opuesto al otro lado

Pedernales es un municipio que hace frontera con Haití, y entre los alumnos con lagunas hay descendientes de haitianos, que tampoco los maestros han podido contactar durante las clases a distancia. Esto, a diferencia del dinamismo estudiantil que se observaba próximo al mediodía del jueves 29 de abril, en comunidades haitianas que bordean la lejana y solitaria Carretera Internacional.

Niños y adolescentes caminaban con sus mochilas por la polvorienta vía, cuyos 48.3 kilómetros entre las provincias Elías Piña y Dajabón, fungen como frontera natural entre la República Dominicana y Haití.

Delonés Devilnor, profesor en la escuela de la comunidad haitiana Los Algodones, explicó a Diario Libre que, por disposición del Gobierno de Haití y debido a la pandemia, la pequeña escuela rural de 150 alumnos se cerró entre marzo y agosto del año pasado.

En ese último mes los estudiantes volvieron a las aulas para completar el año escolar hasta octubre. Comenzaron presencial el período lectivo 2020-2021 en noviembre y hasta la fecha las clases han sido en esa modalidad. “Porque aquí no hay gente enferma (de COVID-19), por eso abrieron la escuela”, explicó el maestro.

Los estudiantes no asisten con mascarilla, y durante la hora en que Diario Libre estuvo en la comunidad, no vio a nadie usarla.

En la Escuela Básica Los Tres Charcos, en el municipio dominicano Oviedo, había voluntad para que los niños también estudiaran con el entusiasmo notado en Los Algodones, pero no tenían maestros. Después de que terminó el contrato de los profesores, el Minerd no había nombrado a los nuevos. Por esto, las clases semipresenciales comenzaron más tarde en el pequeño pueblo.

Desde que se iniciaron las clases a distancia, la directora Francis Carrasco era la única docente para 53 alumnos de siete grados distintos. De estos, 20 estudiaban con rezago. El estrés le complicó su embarazo.

Al menos se añadió un profesor que la ayuda desde febrero y con este, más una estudiante que colabora como personal de apoyo de la escuela, las clases semipresenciales comenzaron en la tercera semana de abril, con los 15 niños cuyos padres aprobaron su asistencia.

“La más grande siempre me dice: mami, si no nos liberan este año las materias, ¿tendré que volver a repetir el octavo?, porque tengo 13 años; ya a los 19 años pensaba salir bachiller y entrar a la universidad, pero si pierdo este año, tengo que terminar a los 20”, narró Odalis Matos.

La sureña es madre de una estudiante de Los Tres Charcos. Confesó que la menor y su hermano dejaron de estudiar hace tres meses. Cuando intentaba animarlos, los hijos le respondían que las clases estaban avanzadas.

Odalis Matos en un aula vacía de la Escuela Básica Los Tres Charcos, en Oviedo. La imagen fue tomada el 14 de abril de 2021, cuando aun no comenzaban las clases semipresenciales en el centro por falta de maestros, a pesar de estar autorizadas desde el día 6.
Odalis Matos en un aula vacía de la Escuela Básica Los Tres Charcos, en Oviedo. La imagen fue tomada el 14 de abril de 2021, cuando aun no comenzaban las clases semipresenciales en el centro por falta de maestros, a pesar de estar autorizadas desde el día 6. ( )

El reto de los maestros: nivelar

De 34 alumnos que están inscritos en la estancia infantil de la comunidad Olivero de Las Matas de Farfán, habían asistido unos 16 a las clases semipresenciales organizadas por grupos y por días.

“Los niños han llegado, la mayoría, (con un nivel de aprendizaje) muy mínimo, o sea en realidad los niños vinieron como si nunca hubiesen ido a la escuela”, dijo a Diario Libre la maestra del nivel inicial Fior Pérez. “De un 100 por ciento, un 10 por ciento pudo haber respondido con base en las competencias requeridas”.

¿Qué cree que fue lo pasó?, le preguntó Diario Libre. “En campos como este los padres no cuentan ni con las herramientas tecnológicas con qué trabajar ni con las condiciones en los hogares -respondió-. Por lo menos, en el caso de la mayoría de los niños que yo tengo, la mayoría no cuenta con computador; hay otro gran porcentaje que no tiene un televisor, tengo un listado donde la mayoría ni siquiera tiene un radio”.

Docentes indicaron a Diario Libre que se deberá diseñar estrategias de nivelación para los alumnos, especialmente en lectoescritura y matemáticas para el nivel inicial y primario.

Con eso coincide la presidenta de la ADP, y lo considera imprescindible. “Aunque esto no lo hemos discutido en el seno del Comité Ejecutivo todavía, pero lo que pienso yo, particularmente como maestra que soy, es que lo primero que tenemos que hacer antes de arrancar con los contenidos nuevos de cada grado, es preparar antes un programa de nivelación que permita que todos esos estudiantes que llegaron rezagados y muy rezagados, podamos ponerlos al nivel y luego entonces iniciar”, dijo Xiomara Guante.

“Es preferible hacer eso y no comenzar sobre lagunas, porque entonces estaríamos profundizando la situación. Vale la pena que no se pueda agotar todo en un año, pero sí que lo que se agote se aproveche al máximo”, agregó.

La maestra Pérez ya implementa la estrategia de dividir a los alumnos por grupos. Los que están al día y estuvieron activos durante las clases a distancia, asisten en días diferentes que aquellos que tienen lagunas profundas.

“El plan ‘Aprendiendo en casa preservando la salud’ fue una innovación de este Ministerio (...), pero que luego de las primeras impresiones que venimos teniendo, le hace falta complementar con asistencia a los centros”
Darwin Caraballo Director ejecutivo de Educa

Maritza Novas, directora de la Escuela Antonio Duvergé (de 758 alumnos), dijo que antes de la semipresencialidad ya el centro desarrollaba -de manera no oficial- encuentros con los maestros en grupos de cinco estudiantes por día.

“Creo que muchos pasarán con lagunas por la dificultad, y tendríamos que hacer un reforzamiento con esos estudiantes para poderlos nivelar y que el nivel de competencia vaya acorde con el grado y con la edad del estudiante”, reconoció Novas.

“Estamos siguiendo el reforzamiento de la clase virtual”, explicó Wilton Félix, director del Centro Educativo Hernando Gorjón (735 alumnos). “Esos cuadernillos que el niño no vio, entonces esas clases nosotros se las estamos dando, hasta nivelarlos con el cuadernillo número cuatro que es el último”.

Pero Félix reconoce que esto será arduo. “Podría darse que el niño tenga algunas deficiencias en cuanto a algunas competencias, pero estamos haciendo el esfuerzo de tratar de contactarlos a todos”, dijo.

Aunque los maestros ya están diseñando y aplicando sus estrategias, la maestra Novas entiende que desde el Ministerio de Educación se deberá implementar algún mecanismo oficial de reforzamiento.

Diario Libre solicitó una entrevista con el Ministerio de Educación, pero al cierre de este reportaje no se obtuvo la respuesta.

Niños reciben docencia semipresencial en el Centro Educativo Hernando Gorjón de Pedernales, el 14 de abril de 2021.
Niños reciben docencia semipresencial en el Centro Educativo Hernando Gorjón de Pedernales, el 14 de abril de 2021. ( )

De 537 padres y madres encuestados por la oenegé World Vision, durante la última semana de febrero pasado, el 49.1 % estaba de acuerdo con que las escuelas se abran para retornar a la presencialidad bajo un protocolo que prevenga el contagio y que los alumnos sean recibidos en cantidades pequeñas. Otro 19.3 % estaba indeciso.

A partir del 11 de mayo, se prevé integrar 21 municipios más a la docencia semipresencial, debido a la baja tasa de positividad que presentan de casos de COVID-19. Pero ninguno de estos son de la capital, la provincia Santo Domingo y Santiago, donde se concentra el 48 % de la población estimada del país de unos 10.5 millones de habitantes.

En la capital, representantes del sector privado se mantienen presionando para que se reabran oficialmente de manera general los centros educativos, aunque hay colegios que han estado impartiendo docencia, lo que fue censurado por la Dirección de Colegios Privados del Minerd, que envió una comunicación a las instituciones recordándoles que aun no pueden asistir alumnos a clases en medio de la pandemia.

La tarde del 29 de abril, a Magalys Almonte se le fue la esperanza de que su hija vuelva a estudiar cuando terminaran de hacer unas mejoras en la escuela para reabrirla. El Minerd acababa de anunciar que el municipio donde vive, Las Matas de Santa Cruz, será de los que retornará a las clases a distancia por el incremento a 18.18 % de la positividad del COVID-19.

Su hija, de 9 años, seguiría siendo de esos alumnos rezagados que los maestros reciben en las clases semipresenciales. “Estaba pensando en mandar a mi niña; ahora no sé qué voy a hacer”, se lamentó.

Almonte es empleada doméstica y se lleva a la niña a su trabajo para cuidarla. La menor, quien cursa el tercero de la primaria, pudo estudiar a distancia entre noviembre y febrero con la ayuda de su hermana mayor hasta que consiguió un trabajo.

“Ella solo hizo el primer cuadernillo (ya van cuatro)”, recuerda la madre. “No es por los profesores, porque la profesora manda las clases por el grupo (de WhatsApp), sino por mi tiempo, porque no puedo ayudarla”.

Una maestra del Centro Educativo Hernando Gorjón se lava las manos usando los nuevos equipos que se instalaron en la escuela como parte del protocolo para prevenir contagios del COVID-19.
Una maestra del Centro Educativo Hernando Gorjón se lava las manos usando los nuevos equipos que se instalaron en la escuela como parte del protocolo para prevenir contagios del COVID-19. ( )

El pasado 5 de mayo llegó al país un nuevo lote de dos millones de vacunas anticovid de la farmacéutica china Sinovac. Al día 8 de este mes había 810,445 personas completamente vacunadas y 1,535,083 con la primera dosis.

Un día después de la llegada de las vacunas, el Minerd informó en una escueta nota de prensa que, tras el Gabinete de Salud compartirle su postura favorable a una apertura general en todos los niveles del sistema educativo preuniversitario, la institución “pone en marcha de inmediato las previsiones que, para esta circunstancia, se establecieron desde el inicio del plan Educación para Todos Preservando la Salud, previa consulta con los sectores y entidades relacionadas”.

El pasado viernes, el Minerd adelantó que, a inicios de la presente semana, estará compartiendo los detalles con su cronograma de la nueva etapa del Plan de Retorno Gradual a las Aulas, que incluirá, de entrada, a los niveles de educación Inicial y Primaria, para seguir con Secundaria.

De manera oficial, el sábado el Ministerio de Salud Pública registró 36,371 casos activos de COVID-19 en el país. También, un acumulado de 271,548 casos desde marzo de 2020 y 3,532 defunciones. La positividad en las últimas cuatro semanas se situaba en 11.49 %.

“El plan ‘Aprendiendo en casa preservando la salud’ fue una innovación de este Ministerio que fue reconocido internacionalmente, pero que luego de las primeras impresiones que venimos teniendo, le hace falta complementar con asistencia a los centros por parte de los estudiantes”, dijo Darwin Caraballo, director ejecutivo de Acción Empresarial por la Educación (Educa).

+ Leídas