El ambicioso sueño de Danny Jordan Carbuccia: “Mantenerme en la NBA”

  • El jugador fue el armador de la selección nacional, que clasificó al Mundial sub17

Los sueños carecen de límites y los más arriesgados advierten que aquello que pongas en tu mente, eso puedes convertirlo en realidad.

Danny Jordan Carbuccia, residente en Estados Unidos, nacido aquí, es un chico de 15 años y fue el armador de la selección domi- nicana sub16 que clasificó al Mundial de baloncesto en el torneo FIBA Américas de esa categoría celebrado en Xalapa, México. El jugador, que hereda el nombre de su padre, un exjugador en el baloncesto superior distrital (Club Los Prados), tiene una meta distinta a la de su papá.

Carbuccia va más allá del sueño tradicional de llegar a un equipo élite, en este caso la NBA, como dicen todos. Su mentalidad es mantenerse.

“Mi sueño es mantenerme en la NBA”, dijo Carbuccia en una entrevista para DL en el Palacio de los Deportes.

Pero ¿en la NBA? “Mantenerme”, insiste. “No llegar, mantenerme en la NBA”, dice con calma en la conversación, el jugador que quedó en el quinteto estelar del torneo.

Eso suena como mucho pedir, cuando apenas va a su primer año de secundaria, pero él luce ser uno de estos chicos que tiene respuesta para todo: “Muchos llegan”, dice de forma concluyente sobre ese punto.

En el FIBA Américas, Carbuccia encestó 76 puntos, lideró a los dominicanos y fue el séptimo en general entre todos los jugadores, con seis partidos jugados, dos puntos más que su compatriota. Promedió 12.6. Entre los bases-armadores finalizó cuarto.

En asistencias fue quinto con 32 (5.3), en general al igual que entre los bases-armadores.

Son buenos números, pero lamenta que no pudo ayudar a su equipo a vencer a Argentina, partido en el que terminó con siete puntos.

Para sus planes de ser NBA, requiere mejorar su consistencia.

“Seguir trabajando, perfeccionar más mi juego. Aprendiendo el juego con los años”, señala Carbuccia.

Si de algo sirve, para ayudar a su mejoría ya ha conversado con Carmelo Anthony, ya que jugó con su hijo. Y ha practicado “un par de veces con Chris Duarte”, el dominicano elegido 13 en el pasado draft de la NBA.

¿Mejor que su papá?

Su padre, conocido domo Daniel Carbuccia, llevaba por apodo Danny Jordan, nombre con el que bautizó a su hijo.

El nuevo Jordan tiene dudas sobre si su padre fue un buen jugador. “Me han dicho que él era bueno, era duro, defendía y que jugaba bien. Pero yo no creo mucho en eso, a mí hay que enseñarme prueba”, dice sin dejar de sonreír.

El punto es que para la época no abundaban los celulares. “Es verdad, pero la mayoría que me lo dicen son amigos, entonces es difícil de creer”.

En la conversación me resultaba increíble, que pensara así de su padre. “No he dicho que él no era bueno (dice y sonríe), es solo que para mí algunas veces dicen más de lo que él era”.

Al fin, él se sincera porque vio a su padre jugar en liga añeja “y se le veía que sabía pasar, (aunque) para mí él era bueno, yo lo digo relajando”.

Lamenta juego ante Argentina

Carbuccia se presenta como un jugador maduro en la toma decisiones en la cancha. “Me lo han dicho. Eso yo lo saco de mi papá”, señala el chico que reside en Estados Unidos. Eso lo ha logrado “viendo muchos videos míos. Antes cuando era chiquito mi (mi papá) me ponía a ver todos mis juegos y mis prácticas, pero ahora yo me acostumbré y lo veo yo”. En el partido contra Argentina, sin embargo, tuvo poco resultado. En ese encuentro jugó 25 minutos, tiró de 9-2 desde el campo, tuvo cuatro asistencias, pero cuatro pérdidas. “Pienso que, si hubiera tenido un mejor juego, hubiéramos tenido una mejor posición”, señala. “No me fue muy bien”. RD terminó cuarta al caer por el bronce ante Canadá. Pero eso hay que dejarlo atrás. Claro, “eso no se puede cambiar”.

20210915 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas