Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Cooperstown
Cooperstown

Tres inmortales en 7 años, la ola criolla que irrumpió en los 90´s

El mapa de béisbol adoptó el acento latino a finales del siglo pasado con el peso dominicano

Expandir imagen
Tres inmortales en 7 años, la ola criolla que irrumpió en los 90´s
Pedro Martínez bromea con Vladimir Guerrero en el acto de exaltación de este último, en 2018. (FUENTE EXTERNA)

No solo a ver a compatriotas ganar medallas en los Juegos Olímpicos este siglo. Los dominicanos también se han acostumbrado a la noticia de la llegada de ex pelotero al monte Everest del béisbol.

David Ortiz ya tiene su nicho en Cooperstown y será inducido el 24 de julio. Será el tercer quisqueyano que llega al templo reservado para los mejores en los últimos siete años.

Los duartianos irrumpieron en el escenario en 1956 con Osvaldo Virgil y tan pronto como en 1960 tuvieron su primera gran estrella en Juan Marichal, quien labró una carrera de inmortal que fue certificada en 1983, en su tercera aparición en la boleta y una vez purgó el castigo moral por el violento episodio con el receptor John Roseboro en 1969.

Pasaron 24 años entre el ingreso de Marichal y el de Pedro Martínez (2015) y solo tres para ver el aterrizaje de Vladimir Guerrero (2018), el primer jugador de posición. Y ahora transcurren cuatro para la llegada de Ortiz.

Si Marichal, Felipe Alou, César Cedeño, Ricardo Carty, Pedro Guerrero, Mario Soto y José Rijo fueron parte de las promociones que alertaron en Estados Unidos del potencial que había en la isla, entonces Pedro, Vladi y Ortiz son producto de esa gran ola que irrumpió en la década de 1990, formada en las academias que empezaron a pulular con la apertura de academias.

Entre 1956 y hasta 1989 llegaron 127 dominicanos a la MLB. Pero entre 1990 y 1999 arribaron 165. Ese grupo no solo fue alto en cantidad, allí sobró una calidad nunca antes vista por país alguno fuera de los Estados Unidos.

Se trata de una clase que incluyó a figuras como Martínez, Ortiz, Guerrero, Manny Ramírez, Alex Rodríguez, Raúl Mondesí, Miguel Tejada, Bartolo Colón, Aramis Ramírez, Adrián Beltré, Alfonso Soriano y Francisco Cordero. Sammy Sosa llegó en 1988, pero su explosión llegó en los 90’s.

Manny, A-Rod y Tejada colocaron los números, pero hipotecaron a cuotas prácticamente impagables sus nichos con jeringas. Beltré debe entrar en 2024, Aramis y Soriano tuvieron carreras interesantes, al igual que Colón, aunque este último se dio un tiro en los pies también en los laboratorios.

El talento no paró de brotar en la isla y en el 2000 también llegó otra clase que colocará al menos un jugador en Cooperstown con Albert Pujols.

TEMAS -

Licenciado en Comunicación Social egresado de la universidad O&M. Ejerce como periodista especializado en deportes desde 2001.