Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Grandes Ligas
Grandes Ligas

Las nuevas bases en MLB reducen en 4.5 pulgadas distancia entre 1B y 2B

El béisbol busca con el movimiento crear más acción ofensiva dentro del terreno

Expandir imagen
Las nuevas bases en MLB reducen en 4.5 pulgadas distancia entre 1B y 2B
Comparación entre las almohadillas hasta 2022 (arriba) y la que se utilizará a partir de la próxima temporada.

La introducción del reloj a los lanzadores para acelerar el juego y la eliminación de los ajustes defensivos (shifts) en el cuadro han absorbido la mayor atención de la más reciente ola de cambios que Grandes Ligas aplicará desde el jueves en su afán de mejorar el producto.

En el corazón de esta “reforma” ofensiva está devolver más acción al terreno y depender menos del cuadrangular. Uno de los “parches” que se ha notado menos es el de la ampliación de las bases, que ahora son más grandes. 

La primera, segunda y tercera base han sido, durante más de un siglo, de 15 pulgadas cuadradas. Las nuevas almohadillas son de 18 pulgadas cuadradas.

Las medidas desde el home plate hasta la primera base y desde la tercera hasta el plato son tres pulgadas más cercanas que hasta octubre pasado. Además, el trayecto de primera a segunda y de segunda a tercera ahora es 4 1/2 pulgadas más cortos que antes.

Es decir, con una distancia más corta entre las bases, se proyecta que se vea más cosas como hits dentro del cuadro, bases robadas, corredores que intentan tomar una base extra y tal vez incluso más acrobáticos giros de doble jugada en segundo por parte de la defensa.

En ese escenario ganan espacio jugadores rápidos, como los dominicanos Starling Marte, Jorge Mateo, Amed Rosario, Julio Rodríguez, Adalberto Mondesí, José Ramírez y José Sirí.

Seguridad, robos

También está el componente de seguridad. Dado que los jugadores son más grandes ahora que hace un siglo, sus pies también son más grandes y tenían menos base disponible. 

De 1976 a 1997, cada temporada promedió al menos 0.7 bases robadas por equipo por juego. El máximo fue de 0.85 en 1987. El promedio de la liga no ha superado el 0.57 desde el 0.66 de 2012. De 2019 a 21, estuvo por debajo de 0.5, tocando fondo en 0.46 en 2021. El año pasado subió a 0.51.

Uno de los objetivos generales de las nuevas reglas de la liga es hacer las cosas más emocionantes. Las bases robadas son emocionantes y si las bases más grandes pueden recuperar los robos exitosos, eso es una cantidad decente de diversión extra. 

TEMAS -

Licenciado en Comunicación Social egresado de la universidad O&M. Ejerce como periodista especializado en deportes desde 2001.