Adolfo Luque fue el primero en ganar un juego de Serie Mundial

$!Adolfo Luque fue el primero en ganar un juego de Serie Mundial
El lanzador Adolfo Luque tuvo marca de 194-179 en su carrera de 20 campañas en las Grandes Ligas.

El lanzador cubano Adolfo Luque en su notable e impresionante catálogo histórico incluye primer lanzador latino en ganar un juego de la Serie Mundial (1919).

Y primer lanzador latino en obtener una victoria en la Serie Mundial, logrando el campeonato para los Gigantes de Nueva York en el quinto juego lanzando 4.1 entradas a los 43 años (1933).

Primer lanzador latino en liderar la Liga Nacional en victorias, efectividad, porcentaje de victorias, blanqueadas y derrotas. Primer lanzador latino con 100 victorias en su carrera.

Sus 27 victorias en 1923, todavía se mantienen como la marca más alta de Cincinnati en la actualidad, un récord empatado por Bucky Walters en 1939. En 1923 fue notable en cualquier medida. Luque terminó con récord de 27-8 con efectividad de 1.93 y seis blanqueadas.

En 1871 el primer jugador de pelota cubano Esteban “Steve” Bellán había recibido su bautismo en el béisbol del Norte.

Aunque pasarían otras cuatro décadas (1911, para ser precisos) antes de que más cubanos siguieran a Bellán a las verdaderas “Grandes Ligas”.

El más grandioso de los primeros fenómenos cubanos de lanzar y batear fue simplemente demasiado un pionero solitario: Adolfo Luque un pítcher derecho de bola de fuego que debutó con los jugadores de las Ligas Nacionales de Boston en 1914 y ya era un pilar veterano del cuerpo de monticular con Cincinnati cuando la infame Serie Mundial de los Medias Negras en 1919. Quizás más vergonzoso para el béisbol cubano que el mero aislamiento de la carrera de grandes ligas de Luque fue el sabor persistente de su imagen negativa en Chicago, Boston, Nueva York, St. Louis. Desafortunadamente, este ídolo cubano de piel clara y temperamento difícil mantuvo una reputación duradera entre los fanáticos de las grandes ligas y los periodistas que nunca fueron tan “justos y equilibrados” como la mayoría de los fanáticos cubanos hubieran deseado en casa.

Los diversos incidentes de Luque parecen abarcar capítulos de películas de suspenso. Luque fue el estereotipo del jugador latino de “de sangre caliente”.

Es un debate digno de si Luque merece una placa de bronce en Cooperstown. Pero ciertamente merece un status más elevado entre las legiones de Grandes Ligas. Papá Montero o El Habana Perfecto no fue un pitcher del montón y así lo confirman sus numeritos.

20200323 https://www.diariolibre.com

+ Leídas