Cepeda y Urueta, firmas de Noboa que llegarán a MLB sin pisar líneas de cal

  • El cazatalentos identificó condiciones técnicas en este dúo
  • Serán parte del cuerpo técnico de terreno el próximo año

El domingo, mientras la pelota invernal pause y grandes celebridades del béisbol de ayer y hoy iluminen el estadio Quisqueya, Junior Noboa estará en el hotel Hilton San Diego Bayfront recibiendo el prestigioso premio Sheldon “Chief” Bender Award, que cada año entrega la Minor League Baseball a una persona que haya tenido gran influencia en el desarrollo de peloteros.

Noboa, que comenzó a trabajar con los Arizona Diamnondbacks en 1995 como escucha y ha trepado hasta la vicepresidencia del club, será reconocido por ser el responsable de firmar jugadores como los venezolanos Miguel Montero, Carlos González, Ender Inciarte, Gerardo Parra, el nicaragüense Vicente Padilla y los dominicanos José Valverde y Emilio Bonifacio.

Pero hay otro tipo de talentos para los que Noboa ha tenido ojo de águila y que en 2020 le darán una satisfacción como cuando un hijo se gradúa.

El colombiano Luis Urueta se convertirá en el primero de su país que trabaja como coach de terreno en un equipo de las Grandes Ligas cuando haga las veces de asistente de banca en los Diamondbacks. Y el vegano Wellington Cepeda será el coach de bullpen de los Miami Marlins. Ambos fueron fichados por Noboa, ninguno llegó a la Gran Carpa con spike, pero tan pronto la industria lo descartó dentro de las líneas de cal, Noboa los fichó para trabajar como técnicos, una lista donde también entra Audo Vicente.

“Eran dos jugadores con un perfil que yo sabía que podían hacer una carrera de béisbol, aunque no fuera como jugador que llegaran a las Grandes Ligas, pero sabía que sí podían y que tenían la capacidad para ser coaches”, dijo Noboa a DL.

¿Igual satisfacción con ellos que con los peloteros que han llegado?

“Más todavía. Más porque te das cuenta que hay otros equipos que valoran la calidad de estos muchachos, que no eres tú nada más, que no fue la gente que lo firmó, nada más, sino que hay otros equipos que lo valoran”, dice Noboa, quien al trío también dio la oportunidad de trabajar con él en los Tigres del Licey, además de a Vicente.

Escala en RD

Noboa firmó a Urueta en su natal Barranquilla, en el 2000, con 19 años como un inicialista, pero la carrera de este en ligas menores terminó en 2003 y la extendió hasta 2006 en Italia.

“Se lo debo casi todo a la República Dominicana, a Junior Noboa, quien fue que me dio la oportunidad de venir aquí no solo como jugador sino como coach”, dice Urueta, dirigente de la selección colombiana.

“Vengo de un país que no es tan beisbolero, pero afortunadamente llegué a un país como la República Dominicana que me abrió sus puertas y he aprendido mucho aquí. Súper agradecido, si no hubiese sido por la República Dominicana, el conocimiento que he adquirido, no hubiese sido posible”, repite el esposo de Vanessa, con quien ha procreado a Martina y Francesca.

Firmó viejo

A Cepeda, Noboa lo firmó cuando el derecho tenía 23 años, en 1997, y de inmediato fue enviado a la liga de novatos de Arizona, donde era cuatro años mayor que la media del circuito. Su carrera se extendió hasta el 2000 y no superó Clase A, como un relevista que trabajó 235.2 entradas con efectividad de 4.62.“Yo creo que es más difícil llegar de esta forma que como pelotero, pero de verdad que uno ha luchado muy fuerte por esto, he trabajado por esto, estoy muy orgulloso y contento”, dijo Cepeda, coach de pitcheo de los Gigantes del Cibao.

Los Marlins acaban de ficharlo por dos temporadas, a petición del nuevo jefe de lanzadores del equipo, Mel Stottlemyre Jr., con quien coincidió en los Dbacks.

20191203 https://www.diariolibre.com

+ Leídas