Clase silencia bates del Big Show a velocidad de misil

  • Domina con holgura los lanzamientos sobre las 100 millas
  • El 42% de sus pitcheos llega tan rápido como un parpadeo
$!Clase silencia bates del Big Show a velocidad de misil
Emmanuel Clase, un lanzador que se hace notar.

Según Baseball Info Solution, en 2008, los radares en Grandes Ligas registraron 196 lanzamientos que alcanzaron las 100 millas por hora, una velocidad que permite a la pelota realizar en 400 microsegundos el trayecto entre dejar la mano del lanzador y llegar al guante del receptor. Como referencia, pestañear toma entre 300 y 400 microsegundos.

En esa búsqueda implacable de la ciencia aplicada al béisbol por descubrir cómo prevenir carreras, que la tecnología ha transformado en la última década, elevar la velocidad de los pitcheos se convirtió en munición de uso intenso y ya para 2019 hubo 1,320 lanzamientos que alcanzaron las 100 mph.

Ese número no para de subir, hoy la velocidad promedio alcanza el récord de 93.4 mph cuando en el 2002 se quedaba en 88.7, lo que hace que el arte del bateo sea más difícil que nunca.

En este nuevo escenario, nadie lanza más rápido que Emmanuel Clase, un derecho nacido en Río San Juan hace 23 años y de quien en 2018 los Padres se desprendieron por un receptor que jugó por última vez en la MLB en 2017.

Al llegar a la acción del domingo, de los 414 pitcheos que Clase había tirado como relevista de los Indios este 2021 hubo 172 que superaron en el radar las 100 millas. En 28 partidos, solo en nueve no superó el umbral. Es decir, en el 42% de sus pitcheos el bateador tuvo 50 microsegundos para verlos y 125 para tomar la decisión de hacer swing, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Illinois.

Para encontrar el siguiente lanzador en la lista hay que irse a Jacob deGrom (Mets), que se queda con 88. Luego sigue el venezolano José Alvarado (Filis) con 73, según Statscat, el servicio de estadísticas avanzadas de la MLB.

Aroldis Chapman, la gran referencia de los pitcheos a velocidad de Fórmula 1, el 15% de sus 344 lanzamientos este año han alcanzado las 100 millas. Es decir, 52.

El despegue

San Diego firmó a Clase en 2015 antes de cumplir 18 años por US$125,000, pero se desprendió prácticamente por nada en mayo de 2018. Lo envió a los Rangers por el cátcher Brett Nicholas y en diciembre de 2019 Cleveland lo adquirió junto a Delino Deshiel Jr., en la transacción que envió a Corey Kluber a Texas.

Según un reporte del diario Fort Worth Star-Telegram, Jackson Quezada, con ocho años trabajando para los Padres, fue el entrenador que le enseñó los ajustes en su mecánica de lanzar para encontrar la localización, a principio de 2017, y en lo adelante cada vez que se sube al montículo el sonido de la mascota no deja a nadie alrededor ajeno.

Se trató de colocar dos muñecas con un pequeño espacio en el medio y se le requería lanzar por el centro. Fue la rutina que lo transformó.

Un despegue que tuvo que esperar este 2021, ya que el primero de mayo de 2020 (con los jugadores en cuarentena por el COVID-19) la MLB informó que en la orina de Clase se encontró Boldedona y lo suspendió por 80 partidos.

Clase (3-2) acumula nueve rescates en 10 oportunidades. En 25.2 entradas ha tolerado 24 hits, tres carreras limpias, 13 boletos, ha ponchado 28 y su efectividad llega a la microscópica cifra de 1.05.

La ralentización de los pitcheos

Según Alan Nathan, doctor en física de la Universidad de Illinois, un lanzamiento que deja la mano de un lanzador a 100 mph se ralentizará entre 9/10% para cuando cruce el plato, unos 55-58 pies más tarde. De modo que el lanzamiento de 100 mph podría medirse a esa velocidad (en la mano del lanzador), 99 mph (a 50 pies del plato de home), 94 mph (a mitad de camino) o 91 mph (cuando cruza el plato).

20210610 https://www.diariolibre.com

+ Leídas