BÉISBOL
| 13 SEP 2017, 4:30 AM

El 12% de criollos jugó 2005-2017 suspendido por vínculo con dopaje


 Albert Pujols demandó a Jack Clark por difamación y este tuvo que retractarse.
Albert Pujols demandó a Jack Clark por difamación y este tuvo que retractarse.
20170913 https://www.diariolibre.com

SANTO DOmingo. A pesar de no haber defendido la corona del Clásico Mundial en marzo, los peloteros han dado razones de sobra para resaltar la dominicanidad en lo que va de 2017 a través de hazañas individuales y colectivas como grupo que elevan al infinito la ya bien posicionada Marca País.

En el año 61 de presencia criolla, Albert Pujols se convirtió en el extranjero con más jonrones en las Grandes Ligas, Adrian Beltré en el primer nativo con 3,000 imparables, Bartolo Colón está a un paso de ser el latino con más triunfos y la cifra de quisqueyanos que han desfilado por el Big Show se acerca a los 730,706 de ellos nacidos en la media isla caribeña.

Sin embargo, al pasarse balance a ese capítulo tan especial que es el caso dominicano en la historia del béisbol hay un pasaje que no para de hacer sombra: El peso del dopaje en este grupo.

Cuando Beltré ingresó al club de los 3,000 hits en julio y desató el júbilo colectivo el comentarista de Fox Sports, Doug Gottlieb, quiso bajarlo del cielo apelando al feo historial que tienen los jugadores dominicanos como asiduos usuarios de sustancias controladas.

Si bien Beltré nunca ha fallado a una prueba en 12 años que lleva el programa, ha tenido que limpiarse del lodazal que le cae por la fábrica donde fue manufacturado.

Y es que desde que la MLB comenzó a hacer pruebas de esteroides en 2005 a la fecha han llegado al máximo nivel 326 dominicanos entre nacidos en la isla y el exterior. De ellos, 40 fueron suspendidos por fallar a exámenes o estar vinculados al uso de sustancias prohibidas, 29 mientras jugaban en la liga grande y 11 bigleaguers mientras jugaban en las menores.

Es decir, el 12,2% de los jugadores criollos que han visto acción en la última docena de años se han ponchado en los laboratorios médicos, una lista que incluye a 20 hombres que jugaron por última vez en 2005 cuando abrió el programa.

En comparación, Estados Unidos, que representa poco más del 70% de todos los jugadores, ha tenido 54 suspendidos, 23 mientras jugaban en la MLB y 26 en las menores, de acuerdo a Baseball Almanac. Otros proveedores importantes de talento como Venezuela tiene 8 casos, de ellos uno en las menores, mientras que Cuba lleva dos (incluido Rafael Palmeiro), Japón, Puerto Rico y Nicaragua, uno.

En la mención más seria que apareció de Beltré, su ex compañero en los Dodgers, el relevista canadiense Éric Gagné, escribió en un libro bibliográfico (Game Over – L’histoire d’Éric Gagné) publicado en francés en 2012 que el 80% de sus ex compañeros en la novena californiana se habían dopado.

El antesalista criollo salió al frente de inmediato y le pidió al quebequense que diera nombre. “Estoy seguro que no soy uno de ellos”, dijo Beltré.

En 2013, Pujols sometió a la justicia por difamación al ex jugador Jack Clark por comentarios que este último hizo en un programa radial donde alegaba que el ex entrenador del criollo, Chris Mihlfeld, le suministró sustancias prohibidas por la liga en su etapa embrionaria. La demanda fue retirada antes de llegar a corte a principio de 2014 cuando Clark se retractó.

NPerez@diariolibre.com

Un castigo de por vida

Sammy Sosa está fuera de Cooperstown, además de usar un bate con corcho, por su supuesta aparición en una lista de jugadores que fallaron la prueba piloto de dopaje en 2003; David Ortiz ha tenido que cargar con la sombra de supuestamente haber figurado en esa lista y el único jugador que ha sido expulsado de por vida por fallar a tres pruebas también es quisqueyano, Jenrry Mejía. Manny Ramírez y Alex Rodríguez también tienen sus candidaturas a la inmortalidad hipotecadas por sus vinculaciones a las jeringas y jugadores como Nelson Cruz, Miguel Tejada, Bartolo Colón, Ervin Santana y más recientemente Starling Marte, cargarán con ese asteriscos por la eternidad.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese