Encarnación está considerado el bateador designado de lujo de Toronto

$!Encarnación está considerado el bateador designado de lujo de Toronto
El dominicano Edwin Encarnación ha sido considerado como el bateador designado de lujo en la historia de loas Azulejos de Toronto. (Fuente: MLB=.

El bateador designado es una figura del béisbol, establecida en la Liga Americana, que hace la profunda la ofensiva de los equipos. Por lo regular los bateadores designados de los equipos del nuevo circuito, son de poder y están entre los terceros y quinto bate de cada conjunto.

Varios trabajos han sido realizados por reporteros de MLB y publicados en sus páginas.

El dominicano Edwin Encarnación encabeza el listado en los Azulejos de Toronto, según lo analiza Keegan Matheson, Greg Johns pondera la actuación de Edgar Martínez con los Marineros de Seattle.

Edwin Encarnación, 2009-2010, 2011-2016

Dato clave: Encarnación es tercero en la historia del club con 239 cuadrangulares

En el tope de su carrera con Toronto, Encarnación conformó junto a José Bautista y Josh Donaldson el 1-2-3 más peligroso de Grandes Ligas. No sólo tuvieron en común el talento, sino el hecho de que los tres explotaron tarde en cada una de sus respectivas carreras.

Para Encarnación, fueron muchas las ocasiones en las que pudo haber visto desviada su carrera. Luego de ser adquirido por los Azulejos proveniente de los Rojos en el cambio por Scott Rolen en la fecha límite de cambios del 2009, el dominicano cubrió la antesala de manera poco eficaz, ganándose el apodo de “E5”. Fue reclamado en waivers por los Atléticos luego de la campaña del 2010. Afortunadamente para los Azulejos, Encarnación decidió probar la agencia libre luego de ese año y terminó regresando a Toronto.

Encarnación cambió de lado del diamante para cubrir la inicial, pero pasó la mayor parte de su carrera con los Azulejos como bateador designado, convirtiéndose en uno de cañoneros más constantes por casi una década. En cada una de sus últimas ocho temporadas, en quisqueyano ha dado 32 cuadrangulares o más con cuatro equipos diferentes. En Toronto, tuvo un OPS de .878.

El paso de Encarnación pudo llegar a ser subestimado. Se esperaba siempre de él una temporada de 35 jonrones y 100 impulsadas, pero tal vez le haya afectado el hecho de no tener una campaña de 50 cuadrangulares o más. Pero no se pueden ignorar sus números. Encarnación – junto a su cotorra—serán parte de la historia de los Azulejos por siempre.

Con Encarnación también recibieron votación en los Azulejos:

a) Paul Molitor, 1993-1995Dato clave: Molitor lideró las Mayores con 211 imparables en 1993, su primera temporada con los Azulejos

b) Otto Vélez, 1977-1982. Dato clave: Fue el primer bateador designado en la historia del club. Vélez se fue de 4-2 con un boleto y una anotada en el juego inaugural de Toronto, el 7 de abril de 1977

c) Dave Winfield, 1992Dato clave: Winfield terminó quinto en la votación por el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en su única temporada con los Azulejos.

d) Adam Lind, 2006-2014Dato clave: Es noveno en la historia del equipo con 146 cuadrangulares

Edgar Martinez, 1987-2004

Dato clave: Exaltado al Salón de la Fama en el 2019

¿En verdad hay alguna duda? El puertorriqueño Martínez no sólo es claramente el mejor bateador designado en vestir el uniforme de los Marineros, sino uno de los mejores en la historia de Grandes Ligas. Su humildad, bajo perfil y lealtad a Seattle – el único equipo con el cual jugó en su carrera de 18 años en las Grandes Ligas – han hecho de él la figura más querida en la historia de la franquicia.

Su número 11 fue retirado junto al 24 de Ken Griffey Jr. en el 2017, hay una calle llamada Edgar Martínez Drive afuera del T-Mobile Park y un restaurante llamado “Edgar’s Cantina” detrás del jardín izquierdo.

El hit de oro de Martínez en el 11mo inning de la decisiva victoria en el Juego 5 sobre los Yankees en la dramática Serie Divisional de la Liga Americana en 1995 – bautizado como “El Doble” – fue el punto más alto de una carrera en la que el boricua dejó una línea de .312/.418/.515 con 309 jonrones y 1,261 empujadas. Su bWAR de 68.4 es superado sólo por el de Griffey (70.6) en los Marineros.

Aunque no firmó su primer contrato para el profesional hasta los 20 años--cuando los Marineros lo ficharon por un bono de US$4,000--y no se convirtió en ligamayorista a tiempo completo hasta los 27 años, Martínez fue siete veces al Juego de Estrellas, ganó cinco Bates de Plata y en dos ocasiones se coronó campeón de bateo en el Joven Circuito. Ganó el Premio Roberto Clemente en el 2004. El entonces Comisionado Bud Selig le cambió el nombre al galardón que se entregaba al mejor bateador designado a Premio Edgar Martínez.

Le tomó 10 años, pero Martínez fue electo al Salón de la Fama en su último año de elegibilidad en la boleta en el 2019. Sin embargo, ese largo camino hasta Cooperstown pareció encajar perfectamente en la historia de un jugador que tuvo que superar su inicio tardío, algunas lesiones crónicas y recurrentes problemas en los ojos para mantener una carrera impecable.

“Lo de Edgar era trabajar”, dijo su compañero de equipo por muchos años, Jay Buhner. “Para poder conseguir algo, tienes que poner sangre, sudor y lágrimas. Ésa era su personalidad. El hombre tiene a los Marineros en la sangre y respira béisbol”.

20200520 https://www.diariolibre.com

+ Leídas