“Izzy” ahora juega en el jardín de Dios

$!“Izzy” ahora juega en el jardín de Dios
Alcántara es el asistente del coach de bateo del Escogido.

SANTO DOMINGO. El ex jugador de béisbol Israel “Izzy” Alcántara dejó la vida desenfrenada que llevaba para seguir la palabra de Dios.

“El caballete” era conocido, además de sus habilidades con el bate, por su carácter fuerte, que lo llevó a ser protagonista de varias peleas en el terreno de juego.

Alcántara, quien jugaba en los jardines, es el cuarto en jonrones en la historia del béisbol invernal con 51.

“Mi vida ha cambiado en todo el sentido de la palabra, antes era un descarriado. El Señor me ha trasformado. no bebo, ya no soy mujeriego y soy esposo de una sola mujer”, dijo.

Confesó que durante su carrera como jugador profesional, “estaba en querer venir más bonito al estadio, beber los mejores whiskies, y estar con las mejores mujeres”.

Reveló con alegría que le da gracias a Dios porque tuvo misericordia de su vida, lo libertó y salvó.

A los jugadores les invita a buscar la palabra de Dios, para que él sea el guía y dirija sus vidas.

Izzy se define como un motor y testimonio para cada joven que esta a sus alrededor.

Sigue con el béisbol

Alcántara está en su segundo año como asistente del coach de bateo Denio González, de los Leones del Escogido.

Manifestó que se enfoca en ayudar a los muchachos jóvenes, y que se siente contento con la oportunidad que le ha dado el Escogido.

Entre los jugadores nuevos en los que ve mucho potencial resaltó a Rafael Devers, primera selección del pasado sorteo de novatos.

Piensa que el equipo rojo cuenta con una gran gama de prospectos que pueden rendir en el terreno.

Actualmente es coach de bateo en la clase A fuerte de los Marlins de Miami.

En el béisbol invernal jugó trece temporadas, once de ellas con los Tigres del Licey, una con el Escogido y una con las Estrellas Orientales.

Mientras que en las Grandes Ligas militó con los Medias Rojas de Boston y los Cerveceros de Milwaukee.

20151016 http://www.diariolibre.com

+ Leídas