Nueva camada abridores criollos ilusiona en la MLB

  • Un quinteto de lanzadores menor de 25 años se abre paso
  • Sandy Alcántara encabeza pelotón y Huáscar Ynoa pide turno

Johnny Cueto, tras cuatro campañas dando tumbos por problemas físicos, a los 35 años parece estar de regreso. El petromacorisano es el único lanzador dominicano con un contrato superior a los US$100 millones y en la década pasada fue el de mejor desempeño con 87-53, 3.18 de efectividad y WHIP de 1.14.

Pero Cueto, con 1934 entradas de trabajo en 14 temporadas, ya recorrió la mayor parte del trayecto que alcanzan los mejores brazos y coincide con lo que promete ser el relevo que capitaneará los abridores quisqueyanos en esta década.

Sandy Alcántara (Marlins) tiene 25 años y ya acumula 300 capítulos de trabajo; Freddy Peralta (Cerveceros) tiene 24, igual que Cristian Javier (Astros). Huáscar Ynoa (Bravos) y Sixto Sánchez (Marlins) son todavía más jóvenes, con 22 años.

Si bien Cueto y Luis Severino fueron “finalistas” para el Cy Young en la década pasada en el trayecto comprendido entre 2010 y 2019 el pitcheo dominicano solo cosechó un voto de primer lugar para ese premio y fue de Fernando Rodney en 2012.

Un poco mayores son José Ureña (29), Luis Castillo (28 años), Franquelis Montás (28) y Framber Valdez (27), miembros de rotación en edad para conseguir carreras donde coloquen números impresionantes en una de las posiciones de referencia entre los dominicanos.

Los menores de 25

Alcántara, firmado por US$125,000 por los Cardenales en 2013 con 18 años, es la cabeza de la rotación miamense. Tocó las puertas en 2017 con San Luis y llegó a la Florida ese año en el paquete que llevó a Marcell Ozuna a Misuri.

Pero su punto de quiebre llega en 2019 cuando alcanzó el All Star con 23 años ya con un depurado repertorio de cinco lanzamientos (recta de cuatro costuras, sinker, slider, curva y cambio). En su corta carrera presenta foja de 11-20 con efectividad de 3.63 y 1.30 de WHIP, unos porcentajes mucho mejores en las últimas tres zafras.

De Peralta, por quien los Marineros dieron US$137,000 en 2013 y lo traspasaron en 2015 a Milwaukee, los Cerveceros tienen tan elevadas expectativas que en febrero de 2020 le otorgaron una extensión que le garantiza US$15,5 millones por cinco años que puede doblarse en siete campañas si su desempeño lo justifica.

Si bien ha lanzado generalmente como relevista, el proyecto es para abrir y en sus primeras dos salidas de este 2021 presenta impresionante marca de 2-0 en 13 entradas con efectividad de 0.69 y 24 ponches.

Javier, reclutado por US$10,000 en 2015 por los Astros, fue finalista al Novato del Año en 2020 y es miembro importante de la golpeada rotación de Houston.

Por Ynoa los Mellizos dieron US$800,000 en 2014. Los Bravos lo adquirieron en 2017, quedó esta campaña en el bullpen, pero en las dos salidas que ha tenido ha puesto presión al club para que lo deje en la rotación. En 11 innings lleva 15 ponches y solo ha tolerado una vuelta y otorgado dos boletos.

Sánchez, firmado por US$35,000 con los Filis en 2015, se recupera en el campamento de los Marlins y su regreso luce inminente tras un 2020 donde fue llamado de urgencia y fue finalista a un premio al Novato del Año por el que puede volver a competir este 2021.

20210415 https://www.diariolibre.com

Temas

MLB

+ Leídas