¿Robel García o Wander Franco, hoy o mañana? Eterno dilema del draft Lidom

  • El sorteo de novatos abre hoy la previa del campeonato
  • La edición 2019 presenta más de una docena de joyas

Wander Franco es hoy candidato número uno a ser la próxima estrella dominicana en la Gran Carpa y Robel García es dueño de una historia de novela con final feliz que hasta puede convertirse en un jugador estable de la Lidom.

Es el dilema que afronta Juan Mercado, cuya ganada fama como gran reclutador en el draft de Lidom le valió para trepar hasta el puesto de gerente general de los nordestanos.

Los Gigantes tienen la oportunidad de tomar a uno de ellos, como también a cotizados prospectos de la talla de Julio Rodríguez, Gilberto Celestino, Ronny Mauricio o Jeromy Peña u otro de los 159 que estarán en la tómbola.

En un circuito donde los tiempos son cortos para planificar, el debate es permanente entre si tomar el material más cotizado o el que tiene una proyección más moderada, que a la larga puede permanecer más tiempo en la Lidom.

En 2017, Stanley Javier, entonces máximo ejecutivo de los Toros, tenía el turno para la segunda selección (después de que las Estrellas tomaron a Fernando Tatis III de primero) y prefirió al higüeyano Jesús Sánchez por delante de Vladimir Guerrero Jr.

Javier previó que Guerrero sería de vida corta en Lidom (como lo ha sido), pero Moisés Alou lo escogió para el Escogido, que solo lo pudo utilizar un mes en ese primer curso y las posibilidades de que regrese son bajas.

Pablo Peguero, que fue gerente de Estrellas, Escogido, Gigantes y Toros, es de teoría de priorizar con el talento premium, puesto que si no llega a establecerse en el Big Show puede ser un jugador estable en el patio.

Cuando los Gigantes han tenido la oportunidad de tomar primero no han vacilado en irse por lo mejor. Abrieron la historia del sorteo en 2002 con Albert Pujols, en 2006 eligieron a Kendrys Morales y en 2016 a Eloy Jiménez. Del trío solo Pujols no le jugó y Jiménez es poco probable que vuelva, pero ya disputó dos torneos.

El diamante Franco

Cuando el entrenador y ex escucha Rudy Santini presentaba a Wander Franco en 2017 en los torneos élites lamentaba que los equipos tuvieran un presupuesto cerrado, puesto que entendía que en un mercado abierto era un pelotero de US$10 millones.

Santini, el mismo preparador de Rafael Devers, negoció para Franco el desembolso internacional más alto de esa clase, US$3,825,000 con los Rays, y el torpedero banilejo acaba de terminar su segundo año como profesional con los bonos en las nubes.

MIL Pipeline (el sitio especializado en ligas menores de la MLB) lo tiene como el prospecto número uno. Viene de una temporada entre Clase A y Clase A+ con una línea de .327/.398/.487 en promedio de bateo, embasarse y extrabases, con 27 dobles, siete triples, nueve jonrones, 53 empujadas, 18 robos. Para adornar más su hoja, los 56 boletos contra solo 35 ponches hablan de lo selectivo que es con los pitcheos, con solo 18 años.

Rodríguez también es parte de la clase élite de 2017. Seattle le dio US$1,750,000 y viene de azotar Clase A y Clase A+ con .326/.390/.540, además de 12 jonrones, 26 dobles y 69 producidas.

El novelesco caso de Robel

García es un utility de Las Matas de Farfán que fue firmado en 2010 por los Indios y en 2013 fue dejado libre. Un año después retomó el béisbol en ¡Italia! donde jugó cinco años en la liga local e integró la selección transalpina hasta que en el invierno pasado los Cachorros lo ficharon, jugó en el equipo grande en julio y fue vuelto a llamar en septiembre. Es un bateador ambidextro con poder que despachó 27 vuelacercas entre AAA y AA. Con el equipo grande lleva cuatro.

20190911 https://www.diariolibre.com

+ Leídas